miércoles, 19 de octubre de 2011

La mirada




Lleva tanto tiempo ahí colgado…
Siempre me mira cuando salgo afanosamente, cerrando la puerta tras de mí con un golpe, erizando el cabello de mi nuca, sintiendo su desaprobación por mis maneras. Y siempre, inquisitivamente, me observa, cuando entro, escudriñando mi semblante en busca de pruebas que denoten como me ha ido el día.
Lleva tanto tiempo ahí colgado…
Nunca me he atrevido a descolgarlo, a cambiarlo de sitio, a anularlo de mi vida enterrándolo en un desván. Nunca.
Él me posee y me aterroriza como cuando era pequeña y a la vez, me da seguridad, porque por mucho que cambien las cosas, él sigue ahí, protegiéndome de las novedades insidiosas o no, que pueda darme la vida y recordándome que el tiempo es efímero para todos… para todos, menos para él.
Lleva tanto tiempo ahí colgado…
Sé que es un pariente lejano, aunque no recuerdo de que rama, tampoco cual era su oficio y mucho menos, cuál fue su historia. Tan solo sé, que ha presidido la entrada de esta casa desde siempre y así seguirá haciéndolo, porque no seré yo la que lo desahucie de su pedestal, de ese mirador particular, del cual nadie, ha osado deponerlo.
El marco, aún inmenso con sus filigranas doradas, no luce, no llama tu atención, porque la atención, toda la atención, es un privilegio y un déspota requerimiento que tan solo su porte y su mirada acaparan sin concesiones.
Tal vez un día, logre abstraerme de su influjo y logre mantener su mirada y tal vez, también, un día, pueda reírme de él y lacerarlo mecánicamente con mi burla y  un martillo, y así hacerlo desaparecer para siempre. Pero por ahora, ese día, aún no ha llegado y es que… Lleva tanto tiempo ahí colgado.

4 comentarios:

  1. Un relato muy interesante. Creo que todos hemos sido "espiados" alguna vez por un retrato de familia, y tú lo plasmas muy bien. Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Maribel, pero hasta que no logre "descolgarlo" no me des la enhorabuena :) por si tengo que volver a escribir algo como: "asesiné a un cuadro maldito".
    Me encanta verte por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que bó! A casa també i havia algún quadre que més aviat feia basarda, de petita no me'ls mirava, així podia passar tranquila.
    I de les hombres que fan els perfils dels mobles quan estàs a l'habitació a punt de dormir, i la llum del passadís l'han deixat oberta per que et quedis tranquila.....El teu relat m'hi ha fet pensar.....Victòria

    ResponderEliminar
  4. Oh, Si! Les ombres que produeixen la foscor de la nit... i els ulls que et miren. Uf! millor que no segueixi...!
    Muaks i reketemuaks!!!!

    ResponderEliminar