domingo, 6 de noviembre de 2011

Aprendiendo




He aprendido que en esta vida si vas con tu verdad por delante, nadie te cree. Y también he aprendido que no hay solo una única verdad. 
He aprendido que más das y menos recibes. Y también he aprendido a dar sin esperar nada a cambio. 
He aprendido que si robas y eres pobre estás condenado. Y también he aprendido, que si eres rico te condena la riqueza en sí. 
He aprendido que la tristeza y las desgracias no se comparten porque nadie quiere escuchar. Y también he aprendido, que siempre hay alguien que te da su mano para ayudar. 
He aprendido que cuando necesitas dormir, los factores externos, te lo impiden. Y también he aprendido a dormir sin pensar en nada más que no sea descansar. 
He aprendido que nada te hace más fuerte que el amor correspondido. Y también he aprendido que sin amor la vida, aún pareciendo vacía, sigue siendo una vida que hay que llenar. 
He aprendido que nada hay como la familia. Y también he aprendido que el término de "familia" es algo que puedes crearte tú, con la gente afín a ti y a tus emociones. 
He aprendido que siempre que quiero chocolate, nunca queda en la despensa. Y también he aprendido que cuando menos te lo esperas alguien te regala una tarta deliciosa. 
He aprendido que escribir en un Blog es demasiado expuesto y te sientes desnudo ante el mundo. Y también he aprendido que una ventana al mundo puede ser una manta para cubrir tu desnudez. 
He aprendido que gritar es de bestias. Y también he aprendido que a veces si no gritas, tu voz se pierde entre la multitud. 
He aprendido que una sonrisa dice más que mil palabras. Y también he aprendido que las palabras nada son, al fin y al cabo.
Sigo aprendiendo...

6 comentarios:

  1. Has aprendido bastantes cosas útiles, y algunas muy buenas, aunque no siempre hay alguien que te dé su mano para ayudar, sí ocurre a veces...

    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  2. aprender es lo importante. Luego ya veremos lo que hacemos con tantos conocimientos...jeje

    ResponderEliminar
  3. Por si acaso, voy a seguir aprendiendo, moderato_Dos_josef, a ver si llegan más aprendizajes buenos, aunque no sean útiles a la larga :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Spaghetti, así es: a veces, con tanto conocimiento pululando por ahí, te olvidas incluso de como utilizarlo y se acaba reconociendo que se sigue sin saber nada... jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Vivimos un constante aprendizaje, y por desgracia no todas las enseñanzas son buenas, pero todas son muy útiles para forjar nuestra personalidad.
    Lo del chocolate imperdonable, ¡con lo que me gusta! Quiero esa despensa siempre llena, jeje.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hasta de las malas enseñanzas se aprende, Maribel, piensa que mi despensa tiene ahora un cajón secreto, donde nunca más faltará mi chocolote y algún que otro suculento "peccato di cardinale" que he añadido a mi "aprendizaje vital"... más que nada, por si algún día alguien olvida regalarme una tarta...
    Un dulce, pringoso y delicioso abrazo :)

    ResponderEliminar