miércoles, 2 de noviembre de 2011

Fuerza animal




¡Galopa caballito, galopa! Deja que el viento peine mi cabello, que la brisa acaricie mi cara, que mis piernas sientan tu lomo duro y el ritmo de tu desenfrenado movimiento. Envuélveme en tu fuerza animal y...

- ¡Señora, quiere bajarse ya del tiovivo por favor, está asustando a los niños!

¡Uf! Tengo que volver a leerme el prospecto de los efectos secundarios de estas pastillas “milagrosas” para paliar los signos de la vejez compradas en Internet.

6 comentarios:

  1. Jajaja, mucho ojito con lo que se compra por Internet, no hay que fiarse; pero mira, si sirve para disfrutar (y sin tener sentido del ridículo) bienvenido sea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Maribel, ya sabes eso de: "vive como si hoy fuera tu último día; baila como si nadie te mirara...etc" Así que, si unas pastillas anti-vejez te ayudan a pasarlo bien, pues bienvenidas sean jajajajaja
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Nada hay mejor que la risa y ver a la gente reir.
    Un saludo, moderato_Dos_josef.

    ResponderEliminar
  4. que bó, he rigut molt, ets genial, no canvis mai!!!
    Victòria

    ResponderEliminar
  5. Gràcies a tu, Victoria pels teus comentaris i pel teu somriure :) Tu tampoc canviïs mai.
    Reketemuass!

    ResponderEliminar