martes, 27 de diciembre de 2011

Alegre frustración





Dos o tres horas antes de la cena de Navidad, compartíamos información de los acontecimientos más o menos relevantes que han surgido estos meses para algunos miembros de la familia. La casa, enormemente grande, ayudaba al revoloteo de una habitación a otra y con las diferentes edades de los miembros que la componen, la mezcla de información fue de lo más variopinta, se tocaron incontables temas, entre ellos, el último concierto al que alguien asistió, el nuevo noviazgo de quien menos te esperabas, un recuerdo casi olvidado y muchas anécdotas recientes. Todo era perfecto, hasta que con gran entusiasmo saqué el tema Blog y fue frustrante.
Solo una persona de mi familia me lee, “solo muy de vez en cuando, porque a veces escribes mucho y no puedo seguir tu ritmo”, los demás dejaron caer más perlas como: “no tenía ni idea de esa pasión tuya”, “¿eso para que te sirve?”, “yo solo leo novelas, porque eso de los mini relatos me parece una tontería”, “¿y eso de un blog, qué es?”, “yo no tengo tiempo para esas cosas”, “eso lo hace cualquiera y está plagada la red de esas tonterías”, “te cansarás enseguida, como me pasó a mí con el mío, que lo tengo abandonado hace dos años”…
No supe que decir. Y me odié por haber sacado el tema. Mis letras dejaron de tener sabor, o más bien percibí en ellas un sabor amargo… después me sumé al karaoke improvisado, con el mismo ahínco de los demás y olvidé… era una noche para estar bien y lo estuve.
La cena fue estupenda, la compañía idílica, y los buenos recuerdos, de esa noche, para grabar, seleccionar y recordar cuando fallen otras cosas…

8 comentarios:

  1. Sabes Juji, tu familia tiene razón, hay demasiadas letras en los blogs, por eso yo solo comento en los buenos.
    Besosss y felices sean los que escriben y hacen felices a los demás.

    ResponderEliminar
  2. Yo... no se qué decir...
    Gracias, Spaghetti.
    UN fuerte abrazo y feliz seas tú también.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente identificado. Yo procuro no hablar mucho, porque cada vez que sale el tema familiares y allegados me echan la bronca: "¡tienes un blog! ¡y por qué no me has mandado el enlace!" El enlace está mandado, lo volveré a mandar, pero la siguiente vez que salga el tema la bronca se repetirá.
    Feliz 2012 y adelante con el blog.

    ResponderEliminar
  4. Sí, me suena. Creo que es mejor no sacar el tema, ni del blog ni siquiera de que escribes. Te ahorrarás disgustos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es un alivio, Juan Carlos, saber que no soy la única a quien también le ha pasado algo similar. En fin, lo mejor es seguir con lo nuestro y rodearnos de quien nos entiende.
    Un muy feliz 2012 para ti también!

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón, Maribel, por mi parte, ya he aprendido la lección. No vale la pena gastar energía en hacerles entender.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Juji!!!,
    Qué más te da lo que digan?, lo importante es lo que tu quieras hacer y los buenos momentos que haces pasar a muchas personas, como yo, en tu blog.
    Además, lección núm.1, en las cenas de Navidad con familia, hablar siempre de cosas banales.
    Yo te mando un besazo y te animo a seguir con tu blog.
    Sara

    ResponderEliminar
  8. Sí, querida Sara, ya he aprenddo la lección n.1 :) y como bien dices, ¿qué más me da lo que digan?
    Aquí seguiré.
    Un besazo enorme y muy feliz, feliz, feliz 2012!!

    ResponderEliminar