sábado, 17 de diciembre de 2011

Carta abierta




Tú no lo sabias, mi querida amiga, pero hacia unos días, que tenia esas dudas que a veces me asaltan, sobre la escritura... sobre, para que sirven mis letras, aparte de para dejar volar mi imaginación, si nada más aportan.
Cuando abrí mi correo... y en él, tus sentimientos expresados en palabras me tocaban el alma y seguidamente leí (copio textualmente):  
“… no te llamé ni te contesté pues no tenia el ánimo como debía y en vez de palabras me hubieran salido lágrimas. Suerte que se me ocurrió conectarme a tu "blog", leí el "Mireuste" y me descojonaba, por fin algo que me hizo reír!!!!, solo por eso, vale la pena que sigas escribiendo en tu blog”.
Sin proponértelo, disipaste mis dudas con una dulzura indescriptible. De hecho, esta vena humorística, que desconocía tener hasta ahora, me asalta solo, muy de vez en cuando, pero… me haría payaso, o contaría chistes, si con eso pudiera arrancarte más risas, créeme.
Si uno solo de mis escritos, uno solo, puede hacer reír a una amiga en un momento delicado, pues... bienvenidas seáis letras mías.



2 comentarios:

  1. Ve haciéndote el ánimo porque esas dudas te asaltarán constantemente mientras decidas seguir escribiendo, pero ya ves cual es la recompensa. Mientras una sola persona se emocione, vibre, ría o llore con un relato tuyo, ya habrá valido la pena escribir.
    Me alegro de que a tu amiga le hayas arrancado unas risas.

    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Sí, Maribel... con dudas a superar o superadas, basta que haya una sola persona que sienta, para que no tire la toalla. Gracias por tus palabras.
    Un abrazo de lunes mágico :)

    ResponderEliminar