viernes, 9 de diciembre de 2011

Mireusté...




-Repítamelo otra vez, por favor, porque sigo sin entender, porqué el hombre, con quien dice que tenía su primera cita, se tiró del balcón de un tercer piso.

-Pues eso digo yo, señor agente, sigo sin entender que ataque de locura le cogió... aunque yo a ese hombre es la primera vez que lo veía en mi vida. Si es que no te puedes fiar de nadie. Lo conocí en un Chats de esos, que me dijo mi sobrina que se ligaba. Quedamos aquí en esta pensión y después de tomar un vinico y hablar de cuatro tonterías, pa caldear el ambiente, pues me quise poner cómoda como hago en casa y ahí empezó todo. Bueno, en principio, lo único que hice fue quitarme la faja que me esconde de barriga y me levanta el culo, porque sino, ya me dirá usté, señor agente, como íbamos a follar. Pues eso, aunque ya lo vi rarillo, seguí y me saqué las lentillas de color azul, que ya me molestaban esas cosas en los ojos, que mi amiga Maripili la muy zorra mentirosa, me había dicho que eran muy cómodas, pero ¡que va! y me puse mis gafas, que soy miope, señor agente, ¿sabe usté? Es que tengo los ojos marrones y un poco bizcos y las gafas aunque están un poco antiguadas, es lo más cómodo que existe... pero bueno, que me pierdo, que le decía, señor agente, que ya empecé a ver en él signos de locura, porque empezó a sudar y a tener ese nervio en el ojo que tiene los locos. Cuando me quité el guanderbrá, o como se llame, no vea como le fue aumentando el tic y el cambio de color de su cara... uf, señor agente, le digo yo, que ese hombre no estaba bien y que no había visto en su vida unas tetas, porque sino, tampoco habría puesto esa cara de susto, porque las tengo caídas, señor agente, pero muchos las querrían tocar. La coleta postiza, que Maripuri, mi peluquera, me dijo que era lo que más se lleva ahora, viendo el estado lamentable en que se encontraba el hombre, me la quité como una estrella de cine, o sea se, señor agente, usté ya me entiende, con movimientos suaves pa no asustarlo, y ahí ya empezó a murmurar algo así como "dios mío, dios mío...me quiero morir" y cuando me quité las uñas de porcelana a mordiscos pa no perder tiempo, porque pensé que le iba a dar un patatús antes de follar conmigo, va y se tira por el balcón el muy desgraciado.
Mireusté, señor agente, si es que no te puedes fiar de nadie.

8 comentarios:

  1. Jo,es muy divertido...! Te quiero.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja... Yo tampoco entiendo por qué se tiró por el balcón, vamos, es que no me hago ni una mínima idea, jajajaja...

    Buen fin de semana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo, yo también te quiero :O

    ResponderEliminar
  4. Vete tú a saber, Maribel... si es que hay cada loco por ahí jajajajaja
    Buen finde!

    ResponderEliminar
  5. Humor del bueno. Pero dados los tiempos...no comprendo de qué se impresionó, si ahora mucha gente son medio androides jaja.

    Bsos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, la causa de que se tirara del balcón, sigue siendo "secreto de sumario" así que no se sabe el motivo jajajajaja moderato_Dos_josef
    Abrazote!

    ResponderEliminar
  7. Se tiró por el balcón en un acto de generosidad ...por no tirarla a ella. jajajaja.
    Muy gracioso Juji ja jeje

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo, Spaghetti... lo de la generosidad me ha encantado jajajaja

    ResponderEliminar