martes, 24 de enero de 2012

Calidad humana





Todos iban en silencio, sentados holgadamente, en el coche de alta gama. Cada uno, sumido en sus pensamientos. Cuando llegaron al parking, se apearon sigilosamente, para que ningún ruido extra rompiera el silencio que les consumía.
 
Las puertas del asilo se mostraron suntuosas, tras los árboles que las celaban amablemente, con sus enormes troncos y sus enormes hojas. En la recepción, el silencio entre ellos persistía. Hasta que una vocecita, serena y cristalina, se alzó entre el asfixiante silencio, diciendo:
 
-Te lo ruego papá, no abandones aquí al abuelo. Si tú y mamá, no podéis haceros cargo de él, lo haré yo.... igual que me haré cargo de ti y de mamá, cuando tengáis la edad del abuelo.
 
Volvieron a subirse todos al coche de alta gama, y esta vez el silencio, tan solo lo agrietaba el sonido ahogado de los sollozos.
 
Los sollozos de la vergüenza.
 
Y los sollozos de gratitud y felicidad, que se percibían con más intensidad en el asiento trasero y que iban acompañados por unas manos entrelazadas, una pequeña y blanca y otra ajada y envejecida.

12 comentarios:

  1. Que bó! Noia en saps un niu de tocar la fibra, moltes felicitats i si et plau no deixis mai d'escriure,doncs és un plaer llegir-te.
    Petons Victòria

    ResponderEliminar
  2. JO,me has hecho llorar.... Me ha parecido precioso y de una sensibilidad. UF!
    Te quiero.....

    ResponderEliminar
  3. De calidad humana... Esta forjado tu inmenso corazón.
    Te amo Juji.
    Il tuo babbo.

    ResponderEliminar
  4. Juji,
    Corto i intensamente emotivo tu relato.
    Me has conmovido nuevamente.
    Besos
    Sara

    ResponderEliminar
  5. oltíssimes gràcies, Victoria. Les teves paraules son alè per l'esperit.
    Petons!

    ResponderEliminar
  6. Siento hacerte llorar, tata-Isa, pero, reconozco que me emocionan tus lágrimas.
    Yo también te quiero mucho.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Sin palabras para ti, mi Babbo... tan solo sentimiento.
    Anchio ti amo, piú di quanto potrai mai immagnare... eternamente.

    ResponderEliminar
  8. Sara, Sara jijijiji ¿esos "catalanismos" te salen solo cuándo te emocionas?
    Un abrazo enorme para ti.

    ResponderEliminar
  9. Lamentablemente no siempre hay un niño cerca que nos eduque.
    bssoss.

    ResponderEliminar
  10. Y aún así, no siempre lo consiguen, Spaghetti.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Lamentablemente la ficción de este texto es que hagan caso al niño. Besos.

    ResponderEliminar
  12. A veces son ellos los que te simplifican la vida con su visión simple y llana... y no está mal hacerles caso.
    Un besazo, Juan Carlos.

    ResponderEliminar