jueves, 26 de enero de 2012

Inspiración



Me senté en el banco del parque para inspirarme, tal vez con una conversación aferrada al azar, tal vez con la visión de algo peculiar o simplemente con alguna idea traída por el aroma a hierba recién cortada.
 
Cuando me di cuenta de que me había olvidado el sonotone en casa, había también olvidado las gafas y el resfriado que arrastraba hacía días, seguía taponando mi nariz.
 
Volví a casa sonriendo por mi despiste y sin nada en mente que escribir.

8 comentarios:

  1. Ayyyy lo pero del olvido es que además ...podría ser Alzehimer ....
    besos genio!

    ResponderEliminar
  2. Bueno Juji,
    Que aveces pa lo que hay que ver y oir...es mejor salir sin nada.
    Venga un besito.
    Sara

    ResponderEliminar
  3. ¡Muy bueno, Spaghetti! Tal vez algo creó, pero el Alzehimer hizo de las suyas :)
    De nada, poeta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Sara... no se fue sin nada. A veces "la nada" es mucho :)
    ¡Besos y ánimos!

    ResponderEliminar
  5. Pués ya te queda bien el relato así. Hay días que, en efecto, parece que nuestra capacidad de percibir está mermada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Juan Carlos, lo importante al final, mermada o no su percepción, es que ella sonreía y eso ya es mucho :)
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  7. Aquest moments de desconecció serveixen per poder tornar a començar des de zero, crec que són naturals i necesaris. Tornar a encarar la vida amb un somriure és l'exel.lent resultat de tot plegat. Potser no sóm tant diferents dels ordinadors, un resset de tant en tant, va molt bé......
    Petons
    Victòria

    ResponderEliminar
  8. El que va molt bé es llegir els teus comentaris, Victòria. Tot un plaer, com sempre, que gaudeixis d'aquestes lletres...
    Molts petons, amiga.

    ResponderEliminar