miércoles, 29 de febrero de 2012

Código Morse




Me percato de su existencia, cuando llevo ya varios minutos detrás de él. ¡Qué insistencia! Algo muy importante querrá decirme cuando no deja de hacer esos movimientos epilépticos con la cabeza. Tal vez lo han raptado y me está pidiendo ayuda, aunque la familia que lo lleva en el coche, parece simpática y agradable. Pero tal y como están los tiempos, no debería seguir fiándome de las apariencias. De hecho, cuando apresan al asesino en serie de turno, los vecinos y amigos siempre dicen lo mismo "se le veía tan normal, ¿cómo íbamos a saber que era un asesino?". Eso digo yo, ¿cómo vas a saberlo, no creo que lo vayan diciendo por ahí, no? En fin, ahora lo que tengo que hacer es descifrar ese código Morse tan extraño y averiguar que intenta decirme.

Veamos, cabeza que gira de derecha a izquierda, ¿puede ser una raya? ¿Y arriba y abajo? Tal vez sea lo mismo. ¿Y los puntos? tal vez los exprese cuando cesa el movimiento durante unos segundos… Raya, punto, raya, punto ¿coca-cola? Raya, punto, raya ¿góndola?

¡Maldita sea! No puedo seguir descifrando ese código, con lo que me hubiese gustado saber que quería decirme. Voy a apuntarme mentalmente, la matricula del coche de esa familia tan ideal, por si acaso, porque seguro que algún trapo sucio esconden, antes de coger mi salida de la autopista y abandonarlo a su misteriosa y epiléptica suerte.



8 comentarios:

  1. Seguro que te pedía a gritos una coca-cola, está clarísimo. Todo el tiempo ahí, en la trasera del coche, soportando un sol de justicia los días de verano y un frío que pela los de invierno. Digo yo que alguna sed tendrá, jajajaja...

    Muy bueno Juji, un texto muy original.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me gusta arrancar sonrisas, Elena. Sí, yo también creo que al final pedía una "cocacolica" el pobre "desgraciaico" jajajajaja
      Un besazo.

      PD: Espero, de corazón, que sigas deleitándonos siempre con tus bellas letras.

      Eliminar
  2. Ja, ja.... Juji, yo creo que el animal en cuestión quiere que le saques a paseo y cambiar de escenario aunque sea por unos minutos.
    Besitos
    Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A saber, Sara :) No pude descifrarlo, pero igual, tú también tienes razón.
      Un besazo!

      Eliminar
  3. Hace años que pasaron del perrito en morse al cojín de ganchillo ...pero parece que todo vuelve ...en las ventanas traseras del coche...
    bssoss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero ni pensarlo, Spahetti ¡uf! ¿Y la moda de las fotos de los niños en el salpicadero diciendo eso de "papá, no corras"? jijijijiji

      Eliminar
  4. Qué tiempos verdad? aquellos en los que, también, se solía poner la muñeca de moda encima de la TV.
    Bueno, pues creo que como vivimos en un mundo de aparencia, lo mejor es que tomes el número de la matricula del coche por si acaso...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mj, el torito y la bailaora de flamenco jajajaja. La matrícula la tengo, por si acaso, que ese perrito de algo quería avisarme, seguro :)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar