domingo, 26 de febrero de 2012

No quiero entrar





No quiero entrar.
No sé, que me depara detrás de esos muros. No sé, si aquello que me han dicho, es cierto. No sé tampoco, si seré tratada peor de lo que me tratan en la calle. Tampoco sé, si me darán algo que llevarme a la boca, cuando el hambre me atormente, como lo hace ahora.
No quiero entrar.
¿Y si una vez dentro, nunca puedo volver a salir?, ¿y si una vez pasada esa puerta, no puedo volver a ser yo misma? He oído toda clase de historias, y no han sido historias nada agradables, sobre aquellas, que como yo, han intentado encontrar una vida mejor, tras unos muros.
No quiero entrar.
Pero, ¿a dónde voy a ir? Ya no me queda espacio en la calle, para mendigar. Ya nadie me mira como a una niña pordiosera, sino como a una jovencita descarada, hambrienta y sin remedio, y ya no me ayudan como lo hacían años atrás. Tampoco puedo ya robar comida con la misma soltura de antes, porque me observan más detenidamente, ansiosos de pillarme con las manos en la masa y así poder desembarazarse de mí.
¿Qué voy a hacer? No quiero entrar.
Me han dicho también, que si entro, me enseñarán a hablar correctamente, a comportarme como una señorita de bien.
Todos me dicen, de lo peligroso que es dormir en la intemperie a mi edad, porque dicen que mi cuerpo (¿este deshecho de huesos?) puede acarrearme problemas, que no he entendido muy bien, sobre la honra y la virtud, bajo el mal hacer, de algunos hombres malvados.
Tengo que tomar una decisión, porque ya no podré seguir por más tiempo en la calle, de hecho, últimamente, no hago más que oír toda clase de insultos y si supiera escribir, les devolvería la misma amabilidad empleada, reescribiéndoselos en las puertas de sus casas con carbón. Tras esas puertas, me han dicho también, que me enseñarán a escribir… aunque no he entendido muy bien, eso de que “la letra me entrará con sangre” ¿acaso te la meten en las venas?

He tomado una decisión.

12 comentarios:

  1. Jo Jiju, (vaya abuso de jotas ¿no? jajajaj) me has dejado con la intriga. Sospecho que has optado por tu libertad y no has cruzado esa puerta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Jo! Jajajajaja Elena, nunca había pensado en que se pronunciara con "j", Juji, mi seudónimo, sino con sonido inglés (o en mi caso, en catalán, aunque es una palabra japonesa. Que lio, ¿eh?) Gracias a ti, me he dado cuenta.
    En fin, joteros días de domingo, amiga... y... lo siento :) pero no voy a desvelar la intriga. La elección la dejo para que cada uno decida.
    Muchos besos soleados para hoy.

    ResponderEliminar
  3. Dificíl elección entre el hambre en la libertad o la incertidumbre de esos muros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, difícil elección, Alicia. Espero que me lo cuente algún día, en susurros y pueda informaros de esa elección... aunque me temo que su elección... nada, nada... :)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Excelente escrito difícil elegir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, para ti también y celebro que te haya gustado y poder volver a verte por aquí.

      Eliminar
  5. Planteas una disyuntiva temenda, difícil. Yo seguro que tendría clara mi opción, desde mi punto de vista actual, diferente sería planteado desde el de la protagonista. Buen relato. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No has dicho cual sería tu opción, Juan Carlos :) La verdad, es que me encataría saber que ha decidio ella, pero se niega a decírmelo, así que solo podemos plantearnos la situación y decidir por ella, poniéndonos en su lugar o no...
      Un besazo.

      Eliminar
  6. Se levantan alrededor los muros interiores y los exteriores. Los de ese sitio y los de la calle. Esto requiere una gran meditación. Aunque prefiero el exterior, siempre me ofrecerá la posibilidad de seguir pensando por mí misma...no sé...tal vez...

    Un saludo
    mj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena reflexión, mj... muros por todas partes, ¿con cual quedarse sin perder uno su esencia vital? Dificil elección.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. els murs poden ser refugi o presó, tot depén de l'estat d'ànim en el qué et trobis quan el tens davant...de tota manera decideixi el que decideixi ho té fotut...
    un petó recatat, (per si al final ha decidit entrar, seràn els únics que podrà fer...pobreta....)
    Victòria

    ResponderEliminar
  8. Es estrany, Victòria... el mateix escrit i les diferents visions que comporta. T'adones? Uns entrarien, altres no, altres no ho saben... (et desvalaré un secret: ella al final... No, millor que no t'ho digui i així potser un dia ho llegiràs per aquí...)
    Muaksssss

    ResponderEliminar