jueves, 23 de febrero de 2012

¿Santa?




Ayer, casi lloro de la risa. Alguien, me dijo eso de "…tu santa madre" y en serio, no pude parar de reír. La insensata que me lo dijo, me miró con cara de consternación, pensando que mi risa, se debía a algún desvarío producido por la pena de la perdida y se despidió como pudo, de esa situación, mientras mi risa seguía oyéndose en su lejanía.

Y es que, podría haberte puesto cualquier adjetivo... cualquiera, menos el de santa.

Pero si es imposible no imaginarte en el cielo, levantando las nubes para barrer bajo ellas y recolocarlas según tu disposición. 
Hablando con Dios, de esto y aquello, haciendo imperar tu opinión y diciéndole, "no te quejes tanto, del desbarajuste que estoy creando, según tú, o no haberme hecho subir tan pronto, mal nacido". 
Enviando rayos, conseguidos a base de insistencia, tramite el infierno, para enviárselos a los malos desde ahí arriba. 
Hablando con los ángeles y preguntándoles si eso de que no tienen sexo es verdad y si es así, que te lo demuestren. 
Controlando que los santos se comporten y se dejen de tantas lamentaciones, y sino, que no se hubiesen dejado martirizar tan mansamente. 
Intercediendo por tus hijas para que todo nos vaya bien. 
Desaprobando el menú de papá, -demasiado alto su contenido en sal, cariño- te veo diciendo, y derramándole celestialmente, un vaso de agua "sin querer" en su plato y riéndote pícaramente, cuando lo oyes decir: "que torpe estoy hoy, mi mujer se reiría de mí, si viera que sin estar aquí, se ha salido con la suya". 
Preguntando aquí y allí, si esos del purgatorio subirán rápido porque hay que preparar el cielo y hacer una gran fiesta para recibirlos. 
Mirando la vida de los demás mortales, sentada en tu trono lleno de rosas, rojas y frescas, como a ti te gustaban, y criticando, muchas veces su comportamiento y apuntando sus nombres para amonestarlos cuando llegue el momento. 
Quitándole las llaves a san Pedro, alegando que “¿quién va a saber más de abrir puertas que una madre, que lo ha hecho toda la vida mientras esperaba que sus hijas reentraran sanas y salvas? 
Fastidiando a los músicos celestiales, pidiéndoles sin cesar, una canción de Manolo Escobar, y acto seguido, cogiendo a algún incauto que sepa bailar y agotarlo hasta la extenuación, toda recta en tu pose, marcando sus pasos, incidiendo en su movimientos, como hacías conmigo, insistiendo en que era la única de la familia, que como tú, tenía el ritmo en el cuerpo. 
Arremangándote las mangas de tu ¿toga, vestido, túnica? (¡¿que llevaras puesto ahí arriba?!) y diciendo como siempre "¿dónde está mi delantal, que aquí hay mucho que seguir haciendo?".

¡¿Santa?! Has sido siempre la mas traviesa, obstinada, amorosa, aseada, presumida, irreverente, inteligente, malcarada y educada, ordenada y caótica, intransigente y permisiva, divertida, limpia de corazón, defensora a ultranza de tu familia y perspicaz de todas las mujeres, que jamás he conocido.

¡Dales caña, mami, que sepan, ahí arriba, quien manda!

16 comentarios:

  1. Oh, qué preciosidad de texto Juji, de verdad me has emocionado.
    Y si en realidad tu mami era como dices, seguro que habrá encontrado una buena amiga allí arriba, la mía, que también era muy dispuesta. Y qué decir de lo que se reirán en compañía de mi padre. ¡Vaya trío!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Elena: Gracias. De verdad.
      Sí, era tal cual la he mostrado, así que imagino que estará en muy buena compañía con alguien como ella y formando ese trío tan especial. Como si lo viera...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Jeje, que bonito, me has recordado también a mi madre. Ese genio y figura, esa responsabilidad y ese sentido de mando y de como madre, ejercer el mando en su ámbito (que al final llega a todo), con ese encnato a veces desesperante, pero que se recuerda con cariño.
    ¿conoces la canción Shaddap at your face? Es de un tal Joe Dolce, de primeros de los 80, que recopila una serie de frases típicas de madre y que, curiosamente, en inglés son literalmente iguales a las que utilizaba mi madre y creo que muchas madres.
    Besos. Tengo trabajo atrasado para leerte, a ver si puedo este finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pregunto, querido Juan Carlos, si eran de una estirpe diferente, o si era su generación y su tiempo, lo que jugó un papel importante en su desarrollo, haciéndolas tan especialmente buenas y desesperantes a la vez... No me suena en estos instantes, la canción de Joe Dolce, pero estoy deseando escucharla para oir esas frases (gracias por la información e inmersión en el recuerdo.
      Un montón de besos.

      Eliminar
  3. No creo que sea en el cielo como en la tierra aunque por todo lo que dices, mejor imposible.
    Parece el retrato de todas las madres...jejeje Muy divertido.
    bssoss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Spaghetti querido, ¿te imaginas ir al cielo y que fuera una copia exacta de la Tierra? NO, NO :) Esperemos que no lo sea.
      Parece que nuestras madres se parecen un montón. Lo dicho: creo que algo muy especial tenía esa generación.
      Besos y besos.

      Eliminar
  4. M'has deixat amb una bola d'emocions al pab, que m'imposibilita el raciocini sobre el tema.....O sigui que avui aprofito( ja fa dies que t'ho volia dir) per felicitar-te efusivament per la teva magnífica sel.lecció de fotografíes, punyetera, d'on les treus? Són genials, per elles mateixes però sobretot són la que millor escau a cada escrit!!! M'encanten, visitar cada un dels teus escrits té doble sorpresa, moooltes gràcies per la teva generositat!!!
    Petons Victòria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Victòria, no em donis les gràcies, per favor, soc jo qui las ha de donar de tot cor, a vosaltres que em llegiu. I també per les paraules d'alè.
      Una abraçada enorme.

      Eliminar
  5. Un bello homenaje a todas las madres. Una hermosa forma de mantenerla en el recuerdo, aunque sea imaginándola en ese cielo tan peculiar y parecido a este mundo de mortales....

    Un abrazo
    mj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De que otra manera se puede imaginar "un cielo" con una de nuestras madres? ¡Si es que no quiero ni pensar en ese pobre Dios...! :)
      UN ABRAZO, mj.

      Eliminar
  6. Hola Juji,
    Tu relato me ha emocionado profundamente..., un bonito recuerdo a tu madre, que sin duda a parte de organizar a los del cielo, cuida de ti y sus seres queridos aqui en la tierra. No lo dudes!!!
    Besos.
    SAra

    ResponderEliminar
  7. Yo también estoy segura de ello, mi querida Sara. Tu emoción es un regalo para mi. Gracias por todo.
    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  8. bueno, no se si decir que mi madre es diferente, que es todo cariño, será por que he sido de los tres , el hijo que menos problemas la he dado, sin que mis hermanos hayan sido problemáticos. Quizás a mi madre la faltó una hija
    Es tan diferente la cercanía entre madre e hija con madre-hijo, No es cosa de más o menos cariño, si no de entendimiento de ese lazo invisible
    que os une a las mujeres y os hace amaros u odiaros si llega el caso.
    De cualquier forma tu relato en un buen retrato sicologico. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, Javier, que también es cuestión de carácter y de edad, aunque tal vez tengas razón con lo de ser mujeres, la verdad es que no lo se. La cuestión, al fin y al cabo, es poder recordarla y poder sonreir emocionada, pensando en ella como un ser humano excepcional.
      Otro besazo para ti y que tenga un buen fin de semana.

      Eliminar
  9. Jiji, vengo a tu espacio y me encuentro un relato cariñoso, irreverente, simpático, contradictorio, abrumado. Tiempo en el tiempo.
    Me ligo.

    Abrazo primero.
    Sergio Astorga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, a este rincón, Sergio. Es un placer que te haya gustado y que desees ligarlo al tuyo.
      Un abrazo sincero.

      Eliminar