sábado, 24 de marzo de 2012

Culpable




Sucumbí a sus deseos, porque su boca era de caramelo. Olvidé mi juramento, porque ella, me arrastraba como un huracán. Acallé mi conciencia, porque no podía ser de otro modo, para sobrevivir, junto a su cuerpo. Olvidé que era el enemigo, cuando sus ojos brillaban fingiendo pasión. Sabía que me utilizaba. Lo sabía, pero dejé de luchar en cuanto posé el fusil para entregarle mi corazón. Dejé de tener patria. Dejé de creer en ese trapo al que llamáis bandera y en su significado. Todo en lo que había creído, por lo que habría dado la vida, y todo por lo que habría matado, en nombre de vuestra guerra, se difuminó entre sus sábanas.

Miembros de este tribunal militar de guerra, que me acusa de alta traición, me declaro culpable. Culpable de todos los cargos, sin excepción.

16 comentarios:

  1. Sí senyor, així es fa, VISCA LA INSUMMISIÓ!!!!!!!
    No et procupis, ja et vindre a portar bocates, d'aquells que t'agraden tant, amb un ferro a dins....
    et bufo un petò, perquè t'arribi allà on t'haguin portat
    Victòria

    ResponderEliminar
  2. Tu si que captes, Victòria :) ja pots preparar el ferro jajajaja
    Muaks!

    ResponderEliminar
  3. Y es que la naturaleza prevalece sobre los artificios esos por los que pretenden que matemos o demos la vida.
    Muy bueno. Abrazo, Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes que me encanta, a mí, querido Juan Carlos? el "muy bueno"... con ello, hasta me haces olvidar que el pobre infeliz va a ser condenado por, simplemente, haber amado. O igual, no lo condenan, porque entre esos verdugos, hay alguien que ha descubierto el amor y el perdón.
      Abrazos llenos de agradecimiento.

      Eliminar
  4. El amor gana todas las guerras ...mientras dura
    bssos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Spaghetti... el amor, aunque muera, realmente trasnmuta en otro amor :) así que nunca muere. Yupi!
      Besazos.

      Eliminar
  5. Sería magnífico un mundo lleno de "culpables" como el que está siendo juzgado en tu relato. No tengo ninguna duda de que sería un mundo mucho más habitable y humano. Sin guerras, sin bandos, sin fronteras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe, tú siempre tan increíblemente bueno y utópico. Es genial, que aquellos que me leen, sigan soñando con un mundo mejor ¡Seamos culpables, todos!
      Un besazo enorme.

      Eliminar
  6. Bravo Juji, un texto impactante, me encantó.
    Y es que hay momentos en la vida en una se vuelve apátrida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, apátrida Elena :) Un lujo, tus palabras... estoy por regalarte una iguana jajajajajaja ¡Ains! es que aún me acuerdo de tu comentario de "veterinaria" y no puedo parar de reír.
    Un besazo, salá.

    ResponderEliminar
  8. SOLO VALE SER FIEL A SI MISMO. PERO CUANDO SE AMA, SE COMETEN TODAS LAS TRAICIONES
    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tajante, Alicia :) Pues lo dicho: traicionemos y a vivir, que son dos días jajaja
      Un saludo.

      Eliminar
  9. El amor es lo único que puede parar las guerras. Me alegra que en este caso tu protagonista haya cometido esa alta traición a la patria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sindel, veo que a ti también, te va lo de traicionar en nombre del amor :)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Decía mi profesor de historia que si el amor se pudiese usar como arma, ese ejército sería imparable, miles de besossssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen profesor, el tuyo, Susurros.
      Besitos infintos para ti.

      Eliminar