miércoles, 21 de marzo de 2012

Déjà vu - Jueves literario



Y de nuevo el mismo error inconsciente.
Voy a llamarte y cuando estoy marcando el número, me doy cuenta con una tristeza desgarradora, que ya no estas entre los vivos. 
Apoyo mi frente contra el teléfono y la frescura del plástico, me tranquiliza. No entiendo porque mi cerebro me juega estas bromas macabras, ¿de nuevo? Tal vez porque sigues tan viva en mi interior que aún no he asimilado tu partida como debería, o tal vez, porque cuando deseo contactar contigo es porque necesito consuelo, oír tu voz y con ello apagar mi tristeza.
Te lo suplico, estés donde estés, envíame toda la energía necesaria para ayudarme a superar este dolor. Y si no puedes, mañana te llamo…
Voy a llamarte y cuando estoy marcando el número, me doy cuenta con una tristeza desgarradora, que ya no estas entre los vivos. Apoyo mi frente contra el teléfono...




Más historias bellas, increibles y maravillosas en el Blog de Carmen Andújar

48 comentarios:

  1. Un acto diario, nada m´s facil que marcar un número y encontrar la voz que consuela. Cuando las personas que amamos desaparecen nos cuesta tanto cortar esa unión que repetimos una y otra vez nuestras rutinas.
    Buen jueves Juji, me gustó este déjà vu
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer, San, volver a los jueves. El déjà vu, es algo tan inexplicable, como una llamada a alguien que ya no está...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tu déjà vu, es mi déjà vu. Me pasa lo mismo, pienso llamarla y cuando estiro mi mano hacia el teléfono caigo en la cuenta, el la macabra cuenta.

    Corto pero intenso relato, como a mí me gusta.

    Un beso Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces lo breve, hasta dice mucho más, ¿verdad, Elena? Macabras cuentas, tienes tanta razón... Un déjà vu, repetitivo y siempre igual, que en este caso, no deja de sorprender por su intensidad.
      Un besito.

      Eliminar
  3. Es difícil de asimilar una pérdida, y el dejà vu es muy probable; pensar que esa persona aun sigue con nosotros y tratarla de buscar, hasta que nos damos cuenta que nunca más la volveremos a ver.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Carmen Andújar, así es, un déjà vu, díficil de asimilar. En fin... un escrito más y un sentimiento y un misterio más.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. A mi me pasó algo parecido durante un tiempo. Mi padre (que vivía en el extranjero) tenía la costumbre de llamarme muy tarde cuando trabajaba por la noche. Después que murió, si el teléfono sonaba por la madrugada, me despertaba con la seguridad de que era el. Duraba unos segundos hasta que estaba totalmente despierta, pero la sensación era muy fuerte. Por eso tu historia me resulta familiar.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Any, la mente es así de extraña y "juguetona" a veces.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¿Pequeñas trampas que nos tiende la mente? ¿deseos subconscientes ante la ausencia del ser amado?...lo cierto es que están allí, dispuestos a sorprendernos, dejándonos como suspendidos frente a una realidad que nos golpea otra vez sin remedio.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Correcto, Neogeminis. Tu comentario es una buena definición de estas cosas tan extrañas que vivimos a veces.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Viví lo que cuentas. En mi caso para preguntar algo, contarle ... Emotivo tu jueves, Juji. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Juan Carlos, sorprende que suceda algo así a tanta gente, ¿verdad? Este cerebro nuestro...
      Un abrazo inmenso.

      Eliminar
  7. Ufffff, duro y desgarrador Dejá Vu y a la vez estoy seguro que muy frecuente. Muy visceral.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y real, Manuel, como la vida misam.
      Un besazo para ti.

      Eliminar
  8. Yo he esperimentado el VÚ-DEJÁ es decir, el efecto contrario: Cuando entras en un sitio que conoces de toda la vida y parece nuevo, como si nunca hubieses pasado por ahí....pero en este caso, no hay marcha atrás.
    bsooss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También he vivido el dejà vu a la inversa, como tú, Spaghetti. Y es aún más extraño... ¡qué cosas!
      Besitos.

      Eliminar
  9. Es un bálsamo para el alma eso de...."Y si no puedes, mañana te llamo" Incontrolable dependencia,
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa_desastre :) Sí, terrible dependencia, pero es la costumbre de tantos años.
      Un besazo.

      Eliminar
  10. Un deja vu... un recuerdo... un sueño que se repite una y mil veces o... una espantosa pesadilla esta ves?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos opciones, Maria Liberona, un dejà vu y una pesadilla, junticas de la mano :)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Juji, que triste tu déjà vu. Puedes pensar que ahora ya no te hace falta marcar un número de telefono, pra hablar con esa persona, pues ya es parte de ti, y la llevas en el corazón.

    Besos...besos...besos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... Atalanta, y lo siento mucho, creo que mi historia de este jueves ha sido demasiado triste, prometo resarciros con algo divertido muy pronto.
      SÍ, ¡Besos!

      Eliminar
  12. El teléfono, una y otra vez, instrumento de un subconsciente que nos traiciona, y que vuelve a traicionarnos en ese "si no puedes, mañana te llamo". Y es que siguen ahí, ocupando un importantísimo lugar y ahí van a seguir por siempre, aunque ya no estén.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a mi blog, Pepe. Coincido contigo en todo: son tan importantes los que no están, como los que están.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Que extraña sensación y que macabra broma del destino intentar llamar por teléfono una y otra vez a una persona que ya se marchó, pero a la que necesitamos. Esta vez, el déjà vu es un poco triste, pero a su protagonista le queda el consuelo de saber que esa persona siempre permanecerá en su corazón. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Critina, así es la vida: macabra y extraña :) Bienvenida a mi blog.
      Un besazo.

      Eliminar
  14. Que necesidad imperiosa sentimos al cojer el telefono , e intentar contactar con alguien que ya no esta, es doloroso, pero al fin aprendemos a hablarle al aire, que es mas sensible que un frio telefono , precioso y muy habitual parece ser tu déjá vu.
    perdona mi tardanza, no he podido entrar a leeros hasta hoy, besos Lucia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lucia, no te disculpes, por favor! Es normal, no poder llegar a leer o comentar a todos. Sí, tienes razón, como se ha podido ver por aquí, es más habitual de lo que imaginábamos, lo de intentar llamar a quien ya no está con nosotros.
      Besos.

      Eliminar
  15. Cuesta mucho desprenderse de las cosas cotidianas que nos unían a otra persona que ya no está. Pero seguramente cuando pase el dolor de la perdida, aparecerán maneras de seguir en contacto y de reencuentro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maneras para seguir "en contacto", las hay, incluso hablando a una pared :) cualquier método el bueno, si ayuda.
      Un abrazo, Sindel.

      Eliminar
  16. un excelente relato con un deja vu textual, en esas palabras... repitiendo una y otra vez la misma situación. hermoso relato! un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gastón Avale, por tus palabras. es un placer verte por aquí.
      Un besazo.

      Eliminar
  17. Pasan los años, y esos gestos "automáticos" nos siguen sorprendiendo.... La necesidad de la presencia física, por más que nos sintamos unidos por lazos intangibles a esos afectos, nos hace estas trampas o nos tira ese salvavidas. A veces es para bien, a veces para volvernos a una realidad dura y cruel.

    Tu relato logra conmover, movilizar, lastimar, porque está escrito con el dolor de la ausencia.
    Muy bueno Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cas, por tus palabras tan emotivas.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. Uiiiiiiiiiiiiii! Llàgrima viva, botiga plena, no puc seguir.....
    M'hauré de censurar aquests relats teus tan tristos, són preciosos i tan ben expresats... que és per això que em superen.....
    Que bona que ets fent aflorar els sentiments!!!!
    Un però salat...
    victòria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tot i la teva emoció em fas morir de riure, i es que t'imagino a la botiga amb la llàgrima i m'encanta!!
      Gràcies, Victòria, per les teves paraules, que sempre son un plaer llegir.
      Va... acepto el petó salat :)

      Eliminar
  19. diría que este jueves, juji, y ya me quedan pocos por leer, está siendo de leves matices...diría que me está gustando muy espcecialmente...
    así, el tuyo, constreñido como todos por el título elegido por carmen, se centra en la partida para el otro mundo del ser amado, querido, s ecentra en la "locura " del ser viviente que se queda en este mundo...y he escrito locura pudiendo muy bien valer amor eterno, pudiendo muy bien valer dolor por la partida...o pudiendo muy bien valer aquello de que el amor aun nos une estemos donde estemos...pero claro, quien siente, al menos en apariencia, es el que está en este lado de la realidad...y claro, en estando en este lado d ela realidad, sucede que a ciertas cosas o acciones o pensamientos se les dice locura...¿y será locura el hecho de decir que mañana te llamo por teléfomo querido, aunque estés del lado de la muerte? ah, y tu matiz es ese, la idea que has escrito y expuesto más que bellamente...
    medio beso, juji.

    ResponderEliminar
  20. Si en en fondo, Gustavo, los vivos, estamos todos locos. Gracias a tu comentario he podido llegar al tuyo que se me había pasado (sorry). Así que perfecto en todos los sentidos, que nos gusten estos jueves, tan rica y bellamente.
    Un besazo entero.

    ResponderEliminar
  21. Reconozco haber tenido ese dèjá vu Juji, cuando murió mi madre estuve algún tiempo repitiéndolo. Lo has expresado muy bien y emocionan esos sentimientos, los comparto contigo.

    Un abrazo emocionado Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, por tus palabras, Carol. Sigo pensando que es increíble la de situaciones que todos vivimos casi identicas, ¿verdad?
      Un abrazo sincero y emotivo.

      Eliminar
  22. No se podía explicar y entender mejor con menos palabras. Preciso y contundente.
    Somos débiles y necesitados, nuestras ganas y el pasado pueden con nosotros.
    Muy bueno, felicidades.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alfredo. Nada puedo añadir más ante tamaño comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. Cierto, muy cierto. Momentos desgarradores en los que vamos a compartir algo con ese alguien que ya no está entre nosotros. Dificil de soportar y de revivir perdidas. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria jose, incluso a veces, esos momentos desgarradores, te unen más a aquellos que ya no están entre nosostros, ¿verdad?
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  24. Con poquitas palabras has dejado un relato impresionante..
    Feliz domingo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Primavera
      Feliz lunes... y ya puestos, feliz seman ;)

      Eliminar
  25. Que dolorosa sensanción, esta que nos cuentas. Vive un Dèja vu al marcar el teléfono, que curioso y extraño a la vez. Un abrazo aunque tardío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale más tarde que nunca, Encarni. Así que acepto tu abrazo y comentario tardío con deleite.
      Besos.

      Eliminar