viernes, 30 de marzo de 2012

El prestidigitador





Me convertí en el gran prestidigitador, reconocido y galardonado, que soy hoy en día, porque tuve que luchar, durante mi infancia, por mi única pasión. 

Mi madre me decía, que de qué me iba a servir leer tantos libros. Mi padre, a gritos, que apagara la lamparilla de noche, que gastaba electricidad para algo tan estúpido como leer. Mi hermano Juan, que estaba cargado de tonterías de niñas y que más me valdría jugar al fútbol como hacia él, para demostrar mi hombría, y mi hermano Matías, que si me creía alguien especial porque siempre estaba ensimismado en esas historias que solo me llenaban la cabeza de pájaros.

Hacía desaparecer mis libros durante el día, por arte de magia, cuando aparecía alguno de los componentes de esa absurda familia que me había tocado en suerte. Desaparecía de su radio de visión en cuanto estaban distraídos y a veces me divertía pensando, que salía un humo blanco del lugar, donde segundos antes, había estado. Hacía desaparecer la luz de mi linterna en cuanto los oía merodear por la puerta de mi habitación por las noches, con un truco mágico diverso cada vez, es decir, a veces si me daba tiempo, la apagaba directamente, otras la escondía bajo las sábanas y otras era el mismo libro, el que hacía el truco de magia que a su vez, desaparecía bajo otra capa de improvisación, como el pantalón de mi pijama o la almohada... era un pequeño mago frustrado y tosco, que tenía que esconder su gran pasión ante esos ineptos.

Soy un gran prestidigitador, porque unos ignorantes y mi gran pasión, me indujeron a ello.

18 comentarios:

  1. Quiero pensar que el mundo está lleno de prestidigitadores que hicieron oídos sordos a las necedades insistentes.
    Luchar, luchar y otra vez luchar por conseguir vivir en este mundo haciendo lo que de verdad nos hace felices. Ésa y no otra es la clave.

    Un beso Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, Elena, que hay más de los que imaginamos. Y nunca podrán arrebatarnos nuestros sueños y nuestra felicidad. Acabemos siendo prestidigitadores o no :)
      Un beso enorme para ti.

      Eliminar
  2. La prestidigitación, es solo una parte de la magia ... la que se realiza con las manos (digitos prestos = dedos más rápidos que la vista) ... pero tu magia, Juji, va más allá de las técnicas aprendidas en los libros ... es la magia de la imaginación.
    bssoss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emociona, como no te imaginas, leer algo así, Spaghetti... Pero "la magia de la imaginación" creo que la tenemos todos, tú sobre todo.
      Un enorme besazo.

      Eliminar
  3. Solo una gran pasion por la lectura sería capaz de mantener y soportar tanta tension escenica.
    La imaginacion al poder !!!!!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, Manuel, la imaginación al poder... Simpre, siempre y siempre, ¡que diablos! :)
      Un besote.

      Eliminar
  4. yo de mayor quiero ser como tú, vamos prestigitador, mientras voy ejercitando mi fantasía

    De verdad que haces aparecer de una chistera una paloma?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad, de la buena, Javier.. y no solo palomas, también conejos, manzanas rojas y alguna vez, luces de colores, que hipnotizan.

      Eliminar
  5. Una tierna historia...y es que ne todo podemos encontrar magia si sabemos buscarla...más en los libros, que dan alas a todo aquel que quiera usarlas!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los maravillosos libros... un vuelo de fantasía en cada hoja...
      Un beso, Neo :)

      Eliminar
  6. Buena profesión tienes, buen manejo de tus letras y tus artes. No hay mal que por bien no venga, verdad?
    Si se quiere, todo se puede capitalizar, en un buen sentido!

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo yo también, Cas, si uno quiere, hasta de lo malo puede sacar algo bueno.
      Un besazo.

      Eliminar
  7. Me recuerdas algo que escuché, un refrán que no sé decir, que la fortuna hace burros y la desgracia hace sabios. Las condiciones desfavorables pueden ayudarnos mucho a crecer, a desarrollar capacidades, como bien reflejas en este texto en que se ve una de tus virtudes literarias: la medida. Relato exacto con ritmo impecable.
    Besos Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan Carlos. Yo, no sé como escribo, solo que escribo. Y tu me ayudas con tu opinión.
      MUchos besitos, amigo.

      Eliminar
  8. La situaciones adversas hacen que la imaginación se desarrolle, es curioso cuanto más trabas ponen más ganas dan de hacer aquello que realmente se desea.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, San! Opino como tú. Más trabas y más te te apetece. Ya sabes eso de: para que un niño lea un libro, escondelo, como si fuera algo prohibido y lo leerá :)
      Un Besazo.

      Eliminar
  9. Veus com l'esperit de rebeldia és positiu, té molta més força que sotmetres a la voluntad aliena.
    Un petó sortit d'una xistera!
    Victòria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ets una "meiga", Victòria, una de les paraules encertades.
      Petons

      Eliminar