lunes, 5 de marzo de 2012

Lector octogenario II




Lo he visto y me he acercado a él lenta y afablemente, para que no se asustara, dado que no me conoce de nada, ofreciéndole una sonrisa, presentándome y revelándole donde trabajo y le he rogado que acepte mi pequeño regalo, acompañado de una nota en su interior.

El regalo es una pequeña figura de barro preciosa, que encontré en un mercadillo y que representa a un hombre mayor, sentado en un árbol, leyendo un diario. Cuando la vi, recordé a mi "lector octogenario" y no pude evitar comprarla, aún sin tener muy claro, si tendría el valor de dársela algún día. O si llegaría a tiempo, ya que su avanzada edad, incita a pensar en el tiempo efímeramente.

Cuando llegué a casa, miré de elegir la cajita más bonita y adecuada, imprimí la nota y lo envolví todo con sumo cuidado. Lo metí en mi bolso y ahí seguía sin ser tocado, hasta esta mañana. Porque desde hace casi un mes, por culpa de mi cambio de horario (que por fin ha vuelto a la normalidad) no había vuelto a verlo, aunque siempre he girado la mirada hacia el punto por donde suele pasar, como un tantra repetitivo y consolador.

La nota que acompaña el regalo, es mi escrito, el que le dediqué en este Blog, porque no sabia que otra cosa decirle. Yo... tan solo quería, que supiera que su rutina, me llena, que su presencia me conforta, que no lo conozco de nada, pero que aun así, le tengo un cariño inexplicable.

No sé que habrá pensado de mi.
No sé, si cuando he seguido mi camino, habrá tirado la cajita envuelta con su lacito incluido, asustado.
Y tampoco sé, que habrá sentido, si la ha abierto y ha leído mi nota...

Me siento como una niña esperando a Santa Claus. Los nervios me devoran por dentro, deseando emprender mi ruta, mañana, hacia mi trabajo, para ver cual ha sido el resultado de este último y alocado impulso. 


10 comentarios:

  1. Seguro que le encantará leer tu nota, y le hará sentirse importante como nunca.

    Un beso Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, querida Elena, eso espero... ¡me gustaría tanto!
      ¡Un besazo y un maravilloso martes para ti!

      Eliminar
  2. Cuando uno ha vivido tantos años, parece no sorprenderse de nada, pero si una sorpresa como la tuya le cae en las manos, le obliga preguntarse algunas cosas...
    bsosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería perfecto, si un pequeño e insignificante detalle, a su edad, llegara a sorprenderlo con renovada energía, ¿verdad, Spaghetti? A ver que depara el destino hoy... y os lo cuento.
      Besos.

      Eliminar
  3. Le habrá encantado, seguro, como tu relato a los lectores. Además, las sorpresas a cierta edad son tesoros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Mercedes. Aunque hoy no lo he visto... me gustaría tanto pensar en que al final se lo ha quedado...
      Un placer verte por aquí.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. CAMINANDO POR LA VIDA...

    Caminando por la vida, me he encontrado con verdades, me he encontrado con mentiras, me he encontrado con hombres y mujeres buscando Amor en las sabanas y encontrarlo en la humildad y la entrega incondicional,
    he visto niños y ancianos encontrarlo en una sonrisa, he visto a otros dar de sí y disfrutarlo, he visto a otros recibir y quejarse.
    Caminando por la vida, he visto lagrimas, he sentido temores, he visto sonrisas pintadas de atardecer, nubes de algodón en mentes de ilusión, besos diáfanos en rostros deformados, aves pensando que no pueden volar y toneladas de acero subir a grandes alturas...

    He escuchado a Líderes hablar de Paz y entendimiento y para hacer presente su comunicado y en nombre de La Paz y del orden mundial, enviar a sus ejércitos salvadores a asesinar personas, hombres, mujeres y niños.

    Caminando por la vida he encontrado incongruencia entre la mente y el corazón, también la más sabia organización y orden en seres primarios, tales como las hormigas.

    Caminando por la vida he sentido el amor entrar en mi vida y florecer mi entendimiento, he aprendido a Amar amándome y a recibir dando, he aprendido que la flor tiene su tiempo para crecer, para convertirse en capullo y después desplegar su belleza, sin apremio, sin prisa, he aprendido que todo tiene su tiempo, nacer, crecer, aprender, experimentar, compartir, enseñar, amar y morir.

    Caminando por la vida he percibido que nada es fortuito, que todo tiene un para que y que perdemos el tiempo pensando en los porque.

    Caminando por la vida he aprendido a vivir y Caminando por la vida se aprende a morir también.

    He descubierto que mi pensamiento tiene un orden y un sentido, que mi experiencia de vida me dicta palabras que se convierten en voces y comunicados, en entendimiento.

    Caminando por la vida he aprendido a ver las estrellas y a ver el mar, caminando por la vida he visto gente ver y he visto gente mirar sin percibir nada, caminando por la vida he visto hombres que no ven mas allá de sus limites mentales y ciegos salir adelante caminando sin tropiezo, he visto lisiados caminar apoyándose con las manos en el suelo y hombres y mujeres enteros no poder dar un paso en la vida por miedo.

    Caminando por la vida he aprendido que compartir, es amar y que amarte lo es todo para mí.

    Este es el sentido de mi vida, encontrarte a tí, alguien con un corazon tan grande, tan hermoso, tan generoso
    que en él cabe todo un mundo entero y en ese mundo de Amor yo quiero vivir... y tambien morir.

    De tu esposo.

    Ti Amo cuore.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amor mío, mi corazón, es tan solo una extensión de ti.
      Y esta vez, yo, no tenngo más palabras...
      Tu esposa.
      Ti amo, cuore. Sempre.

      Eliminar
  5. Hola Juji!!
    Qué sensibilidad la tuya, ojalá todo el mundo mirara a los octogenarios/as de la misma manera que tu.
    Pues no lo dudes que en cuanto ha llegado a casa, ha puesto la figura en un lugar preferente de la casa.
    Besos.
    Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que exagerada eres, Sarita jajajaja, en todos los sentidos. Tu sensibilidad y buen corazón, si que son oro puro, amiga.
      Besitos.

      Eliminar