miércoles, 4 de abril de 2012

El artesano fiel





Es en el preciso momento, en el que el barro toca sus manos, que nace su creación. Un destello, se abre paso, con una forma real y no puede detenerse, hasta que su obra, tiene una forma completamente definida. Son sus creaciones, quien lo dominan y no al contrario. Y en ese tiempo en el que es sometido por su obra, no come, no bebe y no duerme. Nada puede hacer, que no sea seguir tejiendo, su tirano desvarío creativo.

Después de la satisfacción, una vez su obra ha creado vida, llega el dolor cuando tiene que despedirse. Se le rompe el alma cada vez que tiene que decirles adiós. Tan solo obtiene consuelo cuando, instintivamente sabe, que a quien se la está vendiendo, la empleará para un bello fin, un deleite interno o una silenciosa ovación a la belleza.

Ayer acabó la de un anciano, sentado bajo un árbol, leyendo un diario y ya siente la tristeza del adiós. Lo daría todo por saber, quién se la quitará de sus manos, a dónde irá a parar y a qué fin servirá.


La compró una mujer. Más tarde, fue regalada y fue posada en un sitio de honor de una casa. Sirvió para crear una sonrisa, renovado sentimiento y una esperanza.

14 comentarios:

  1. Qué bueno saber que tu obra, tu tiempo, tu trabajo, no caerán en saco roto ni en el olvido.

    Besos Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que bueno saber, querida Elena, que unas letras tampoco, aunque sean para el autor.
      ¡Un besazo!

      Eliminar
  2. Esos destellos fugaces son el rastro de que dejan las musas inspiradoras. La creación puede -plenamente- manifestarse aún dentro de las llamadas "artes menores"

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que exitan las mal llamadas "artes menores", todo es grande cuando uno pone todo de sí, ¿verdad, Neo?
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Cuando la pasión por lo que haces te atrapa con " su tirano desvarío creativo" no hay más remedio que sucumbir a su embrujo.
    gracias Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, por favor... gracias a ti, Spaghetti, que me lees desde mis primeras letras y ahí sigues.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  4. Describes algo que sentimos cualquiera que nos dediquemos a crear, aunque a nivel de simple aficionado. Una creación hecha con ilusión no puede caer en manos de cualquiera.
    Mi admirado Karl Walinger intentó impedir que Robin Williams versionara su "She's the one" sin ñéxito, aunque debió reportarle grandes sumas de dinero. Karl decía que Robin no podía sentir lo que él quiso expresar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una creación, no creo (y espero encarecidamente) que caiga nunca en manos de cualquiera, porque seguro que a ese "cualquiera" le ha gustado :)
      Un beso, Juan Carlos y ¡buenas vacaciones!

      Eliminar
  5. describes perfectamente el sentimiento de quién entrega una obra propia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier...imagino que tú de eso, entiendes más que nadie...
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Per mi, qualsevol creació feta et dona primer la satisfacció d'haber-la realitzat, i desprès un sentiment contradictori: orgull i vergonya al uníson quan els altres la veuen i opinen. De tota manera un cop surt del taller, ja no et partany, pren vida pròpia, i només ella es responsable del que li passi.
    Una besada de bisbe (a aquestes mans creatives que mai es cansen)
    Victòria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una visió perfecta de tot. Conec els sentiments dels que parles. Un petó de bisbe a les meves mans? t'has tornat boja? jajajajaja
      Gràcies, Victòria. Moltíssimes gràcies.
      Un petó tímid.

      Eliminar
  7. Lo que se crea, sea lo que sea, es como una extensión del creador, por eso cuesta despedirse de ellas.
    Precioso post Juji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a veces es tan difícil desprenderse de una obra, aunque una vez creadas tengan vida propia. Gracias, mj.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar