lunes, 23 de abril de 2012

El destino ¿perezoso?




Ella, baja del metro, cuando él sube. En esos mini segundos que se cruzan, no llegan ni a tocarse, pero los dos, cuando se cierran las puertas, sienten el vacío. Por la tarde, siempre a las tres, vuelven a cruzarse en un semáforo, él coge la avenida Norte y ella, la avenida Sur, y de nuevo, ese estúpido e inexplicable vacío. A las seis de la tarde, el juguetón destino, de nuevo hace su aparición, cuando ella sentada en el bar, que está enfrente del otro bar, donde él se halla, les vuelve a hacer sentir ese insistente vacío. Ella juega con la taza, del recién tomado café, fuerte y amargo, como a ella le gusta, y él, juega con su taza decorada, del recién tomado té, dulce y con leche, como a él le gusta.

Se añoran, se aman, se viven, se evocan, se sueñan y se esperan aunque no se conocen, pero se perciben.

Algún estúpido hilo de este destino, se ha quedado enganchando o mal anudado en la bobina y no hay manera de tejerlo adecuadamente, para que estos dos seres se encuentren por fin. O, simplemente, aún no es el momento y el sabio y a la vez, tirano destino, esté aguardando el adecuado instante para este fin.

Lo único cierto, es que es un hecho irrefutable, que las vidas de estos dos seres están unidas para siempre, por una fuerza desconocida e inexplicable.


16 comentarios:

  1. LA CASUALIDAD...amiga JUJI, un valor añadido que no controlamos. En el meto-poli-tani-no...ayyyy, encuentros y promesas !Salve! que no decaigan.
    Lo explicable es inexplicable, por sueret. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la casualidad, es algo tan místico, Natàlia :) Siempre me ha fascinado eso de "y ese día no cogió el avión y todo cambió" o "se conocieron después de ser vecinos durante años", etc., etc. ¡Hay tantas historias por contar aún!
      Besazos con rosa y libro.

      Eliminar
  2. Qué buen comienzo para una novela o el guión de una película.
    Tú y tu imaginación Juji, sin límites y con mi admiración.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ains, Elena! Ojalá mi imaginación fuera, como la constancia, el don y la disciplina, que se necesitan para escribir un libro o un guión y que en mí, brillan por su ausencia. Me conformo con disfrutar con pequeñas historias y con que alguien especial, como tú, las disfrute.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  3. Realmente es un micro que da pie a toda una novela; pero claro, hay que saber enhebrar ese hilo para que la trama discurra de la forma más sutil; igual que tu micro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dicho a Elena, Josef, sirve para ti también y es que hay que saber hacerlo tan bien como lo haces tú y eso, no todos sabemos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Esos hilos juguetones que se tocan, se enlazan...y a veces se enredan en complicados nudos...que nunca las ataduras logren seccionar la identidad de cada hilo...
    Un abrazo!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando es amor verdadero y vivido en total inteligencia y plenitud, no hay atadura que seccione ninguna identidad, Neo, ¿no?
      ¡Besitos, poeta! :)

      Eliminar
  5. es un relato genial !!! me ha encantado y com o una perfecta Acne tejiste una tela que antes o después les envolverá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmmmm, como-me-gusta-que-os-guste :) Javier.
      Desde que descubrí el "poder" que tenemos para tejer a nuestro antojo las historias, disfruto cada día más.
      Un besazo.

      Eliminar
  6. Es la vida. Uf, me pondría filosófico, lo dejo, veo que reflejas un tema muy básico y que me gusta mucho, ¿por qué ocurre lo que ocurre y no otras cosas? El destino puede ser perezoso o un maldito *#@& (donde *#@& es una palabra bastante fuerte)que puede permitir o no un acercamiento.
    Me ha gustado (como siempre), amiga Juji. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema que a mí también me intriga, Juan Carlos, es tan tremendamente fascinante. (¿A que esa palabrota tan fuerte, no te la ha dejado escribir el corrector? jajajajaja).
      Un placer haberos complacido con mi relato, Maese JC :)
      Besazos enormes.

      Eliminar
  7. Así conocí yo a una que no es mi mujer....jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno... pues el Destino sigue jugando y divirtiéndose a su antojo :)
      Besitos, Spaghetti-brother.

      Eliminar
  8. Amor y destino, destino hacia el amor, casualidad o no casualidad. Hasta que no se encuentren nunca lo sabrán. Aunque es tan fácil como creer en la predestinación y dejarse llevar. Encantador y exquisito relato. Gracias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, gracias a ti, Rafa y mucha suerte. Aunque seguro que el destino, en tu caso, no es nada perezoso y se pone manos a la obra.
      Un abrazo.

      Eliminar