lunes, 2 de abril de 2012

Me llamo, Jeremías...





Me llamo Jeremías. Jeremías, el animal. He puesto en mi mochila, los objetos punzantes, los líquidos inflamables, el revólver y las dos granadas de mano, que siempre me acompañan a todas partes.

Me dedico, a limpiar de la faz de la tierra, a los indeseables. Antes lo hacía por dinero. Ahora por honestidad. Muchos no estarán de acuerdo con mi profesión o con mis métodos, o por decidir, quien puede seguir viviendo y quien debe morir. Pero es lo que tiene ser un asesino honrado. Un “Dexter” en la sombra. No gustas a nadie, aunque interiormente, agradezcan que existas, cuando les limpias, de despreciables, el planeta.
Hace tiempo le regalé un puñal precioso, a una buena amiga, de profesión y de vida, similar a la mía, aunque ahora dice, que se ha reformado… pobrecilla, eso cree ella.
Tal y como están las cosas, sé que volverá a caer.

Así que si mañana, algún avispado lector, lee en el periódico “detenida, asesina profesional, por…” y jura y perjura que no ha sido ella. Y lo jura, por el Don, por el Padrino y por el santo Capo de los Capos.

Habrá sido ella. Creedme.





12 comentarios:

  1. Ho juro per el Don, per el Padrino i per el sant Capo dels Capos: jo no he vist res!
    Aquests cadavers que entorpeixen el pas per arribar a la feina no sé com hi han vingut a parar. Ahir quan me'n vaig anar estava tot net i sense entrabancs. De tota manera desprès de les magnifiques reformes que ens han aplicat suposo que n'hi deu haber més d'un que s'ha quedat ben tranquil, el favor que ens ha fet!!!!!!

    Un dolç i suau petò, ( és per contrarrestar un xic)i agraïr-te el favor!
    Victòria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaja, calla, calla, que em descobriràn :)
      MUaks!

      Eliminar
  2. Bueno los asesisnos son asesinos, o tal vez no?...Me han encantado los dos relatos. Bueno y lo de culparse mutuamente, sabiendo las ganas que tienen de matar. Muy bueno
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafa, la cuestión es que siempre podáis pasar un buen rato con un pequeño relato.
      Abrazote.

      Eliminar
  3. Si es que quien nace con el instinto asesino no cambia ni dándole la vuelta como a un calcetín.

    Me gustaron los relatos Juji, como siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ELena, tú siempre tan acertada, "dándole vueltas como a un calcetín" que divertido, hacía un montón que no oía esa expresión.
      Me encanta que te sigan gustando mis relatos... la cuestión es pasarlo bien.
      UN besazo enorme para tí.

      Eliminar
  4. Dudo:
    No sé si decirte: tranquila amiga
    O decirte: ¿necesitas ayuda?
    La razon opta por la primera solución, la ética por la segunda.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arriesgate, Juan Carlos, y da esa ayuda, que seguro que va a necesitar. Con indicaciones de donde están los indeseables, bastará :)... por ahora....
      Besazos.

      Eliminar
  5. Hay quien nace víctima y su destino es ser asesinado...espero que el verdugo no se equivoque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se equivoca, querido Spaghetti, hace un seguimiento exaustivo del que va a ser su próxima victima :)
      MUaksssssssssss

      Eliminar
  6. Las vocaciones son inextricables.

    Abrazo inofensivo.
    Sergio Astorga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mira que esta vocación-profesión es una de las mejores... o tal vez no... ¿quién sabe, Sergio? :)
      Abrazo estruja-huesos :)

      Eliminar