miércoles, 4 de abril de 2012

¡Tengo obras en casa! - Jueves literario




Esta casa, tan solo me había regalado, hasta ahora, placeres y alegrías, pero todo cambió hará unos meses, cuando la hembra humana, decidió que quería hacer unos arreglillos. "Nada complicado", aseveró, a su macho. "En una semana, lo dejarán perfecto", insistió.

Ahora y desde hace mes y medio, desde aquella nefasta decisión, no encuentro mis accesos preferidos, mis provisiones y hasta me pierdo en mi propia casa, en unos laberintos que antes no existían.

Si la cosa sigue así, tendré que mudarme de domicilio y eso que esta pareja humana, con sus dos hijos balbucientes y ese gato, gordo y feo, que tienen de mascota, me cae estupendamente.

Pero estas malditas obras, son insoportables, incluso para alguien tan curtido como yo, en ruidos, incomodidades, carencias y desastres, sufridos, durante mi ratera vida, en la calle, en una prisión, en una caja de un museo de arte moderno y en una licorería irlandesa, pero, en serio, estas inacabables obras, no hay ratón que las aguante... y por lo que veo, los humanos de mi casa, últimamente, no lo llevan mejor que yo.



25 comentarios:

  1. ohhh Juji me encantaron estos ratoncitos y !pobres! ni ellos aguantan tanto laberinto.
    No hizo falta ni un renglon más. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. jejejeje...por algo antes de remodelar o demoler, casi siempre se desratiza! jejejeje
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Una visión que me sorprende, pero que tiene su "miga"
    ¿Algún día, nos pasarán cuenta todos esos animalillos, por nuestras decisiones?
    Muy original, claro y de dibujos animados.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Pobre ratoncito... con las obras domésticas hemos topado. ;)

    Me ha encantado.

    Un beso, Juji, y gracias por tu visita a mi blog.

    Núria.

    ResponderEliminar
  5. En esta casa no hay quien viva!!!! vamos Juji, apura a esos obreros, porque no podemos permitir que ese ratón san simipático de mude de barrio....jajaj

    besos, muy original tu relato, y divertido!

    ResponderEliminar
  6. Ni las ratas aguantan unas obras que empezan con un "arreglillo" y terminan con la casa entera...y con el presupuesto familiar.
    bssoss

    ResponderEliminar
  7. Que ratoncito más mono, tiene una cara de asustado el pobre, con tantas obras no me extraña, y es verdad los humanos lo llevamos igual o peor que él, sobre todo el ruido y el polvo. En fin, paciencia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Está claro que cuando hay que hacer arreglos en casa tenemos que contar hasta con las cucarachas. Arreglar sin molestar, jeje. Muy original.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Juji.
    Me estreno en estas líneas, viendo la perspectiva de un ratón cuando hacen obras...desde luego, asi debieron pensar los ratones que había en mi casa hace poco mas de dos años...porque desde que mis gatos llegaron no dejaron ni uno!
    Besos
    Wendy (la eurovisiva del bloque)

    ResponderEliminar
  10. Las obras vistas con la mirada de un ratón, me resultó genial!!!
    Me divirtió mucho, y no pude evitar que a la vez me diera ternura.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  11. Sois todos unos comentaristas muy amables, San, Neo, Alfredo, Núria, Cas, Spaghetti, Carmen, Maribel, Wendy, Sindel...pero ¿alguno de vosotros me acogería en su casa? Soy un inquilino muy disciplinado y prometo ser tan silencioso que ni os daréis cuenta de que estoy ahí :)

    ResponderEliminar
  12. Este personaje es la parte tierna de las obras....siiiiiiiii, un inquilino muy especial. En mi casa vive el Ratón Pérez, seguro que son parientes jajjajajaj.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Si es que las obras son como los gases, se extienden, se expanden hasta ocupar todos los rincones, la física es lo que tiene afecta a todos losniveles, hasta los roedores jajajajaja.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Pienso que las cosas que han de afectar a la convivencia familiar se han de acometer con el consentimiento de toda la familia y es claro que, en este caso, el simpático roedor forma parte de esa familia. ¿Cómo se les ocurre realizar una obra de envergadura sin contar con su aprobación?. Con razón está más que enfadado y pensando en mudarse a pesar del cariño que profesa a su familia humana. Original perspectiva Juji.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Rosa_desastre, Manuel, Pepe: nuevas casas a las que ir, en caso que me vaya de esta, si las obras siguen :)
    Abrazos ratoniles.

    ResponderEliminar
  16. lo he dicho ya varias veces por ahí, por algunos comentarios hechos a algún compañero. si hay un tipo de relato que me encanta, dentro dle relato corto, es este, el sorpresivo...pero si hay otra cosa que también me encanta en esto de escribir de una manera forzada, forzada por el tema dado, forzada por que hay que atenerse a él dentro d elo que cabe, ese algo es el ingenio... d eingenio y de sorpresa está más que lleno este texto, juji..con lo cual he de decirte que me ha encantadoooooo...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  17. T'envio el ratcotxe per que puguis anar-te'n de vacances mentres duren les obres, com que és molt gran segur que hi cabreu tots. Va aprofiteu la oporunitat que no crec que es tornin a liar amb obres durant moooooolt temps...
    Quan torneu ja m'explicareu com ha anat....
    Fins aviat, un ratpetó de bigotis llargs
    Victòria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Et recordo que la idea va ser teva :) Gràciessssssssss
      Muaks!

      Eliminar
  18. Y es que a este señor con bigotes nadie lo tiene en cuenta... y sufre como el que más el desastre que ellas generan...
    Un enfoque excepcional...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Me encantó este relato! me pareció ingenioso, fresco, divertido..bueno, ya te lo han dicho por lo visto!! Encantador desenlace, no esperaba al habitante roedor. Un placer pasar por tu casa Juji, abrazo

    ResponderEliminar
  20. Ufff, lo sé por experiencia. Pobre ratoncito...
    Un abrazo y encantada de poder leerte

    ResponderEliminar
  21. Veo, que este señor de Matices, Ceci y mj, tampoco me invitan a ir a su casa a pasar una temporadita. Repito, que soy un roedor muy disciplinado y nada molesto :) sería un buen vecino. Os animáis?

    ResponderEliminar
  22. Ya estoy, llego, leo tu jueves y te felicito por este punto de vista, el más frágil en una obra. Y me pregunto: ¿por qué se fue de la licorería irlandesa? Parece un lugar excepcional para vivir.
    Estupendo, amiga, un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Carlos, me dice el ratoncito que te diga, que en la licorería irlandesa se estaba bien, pero hacían mucho ruido, cuando brindaban y cantaban a altas horas de la noche y no le dejaban dormir :)
      Abrazote.

      Eliminar