miércoles, 18 de abril de 2012

Una de espías- Jueves literario


Salió de la mansión, sonriendo, entre la elegante multitud. ¡Misión cumplida! Se dirigía hacia el coche canturreando, cuando empezó a llover y de repente, como si se hubiera vuelto loca, empezó a darse cabezazos contra la pared más próxima.
Cuando la escena dio a su fin y ella mirando hacia el suelo, sabiéndose observada, repetía “te maté, bestia inmunda, te maté”, alguien osó preguntar, “si estaba bien o necesitaba ayuda” y ella, muy digna, contestó:

-Es que tenía una araña en la cabeza y he tenido que matarla, poco decorosamente, lo reconozco, pero es que odio esos bichos. Siento la escena, señores.

Era su primer día como espía y creía haberlo hecho bien, mientras había grabado la conversación ordenada por sus superiores, entre esos magnates del petróleo, pero con la lluvia, el cacharro ese del transmisor obsoleto, que llevaba a modo de broche, le había producido descargas eléctricas, difíciles de soportar, haciendo que reaccionara en el único modo que se le ocurrió.

Esperaba encarecidamente, que a sus nuevos jefes, no les importara el modo en que había acabado su primera misión, sino el éxito de la misma. Y con “el broche-transmisor” en el bolso, destrozado, porque mientras se daba cabezazos (porque le habían enseñado, que ante cualquier imprevisto, había que desviar la atención, con todos los medios a su disposición) lo había arrancado del pecho y pisado con fuerza, se encaminó canturreando, de nuevo, hacía su coche.

Estaba segurísima, de que su vida de espía, sería larga y fructífera.

Dos meses más tarde, esta era la nueva espía captada por la CIA:



Para más información secreta, seguir estas coordenadas: 
wxassss 667s8990 eee Juan Carlos

27 comentarios:

  1. Varios aspectos, a ver si soy capaz: coincidencia, hoy le decía una jefa mía (agencia) a la mujer de la limpieza (agente paloma) que eliminara una telaraña en mi despacho.
    Mi intervención en favor de la araña no sirvió, cuando volví de comer la telaraña no estaba.
    Los superiores ¿magnates del petróleo? Genial, genial.
    Muy bueno, con esa capacidad de sorprender que te caracteriza, esta vez con esa sacrificada agente alada.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  2. La crisis está haciendo estragos por todos sitios. En las agencias de espionaje han recortado el presupuesto anual y no hay dinero para nuevas tecnologías. Mucho me temo que pasará tiempo hasta que le proporcionen un nuevo broche.

    Un abrazo Juji.

    ResponderEliminar
  3. y si... a ese costo, y siendo de "aguantar pocas pulgas", no hay quien te mantenga en el puesto...
    Un relato ágil, y rápido, el tiempo en que ponen a volar, a una espía novata!!! jajaja

    besotes, y no digas de quien son, shhhh......sshhhh....

    ResponderEliminar
  4. jajjaj esos sí que son recursos!...con adecuado entrenamiento uno puede prepararse para salir airoso e insospechado de cualquier situación inconveniente!jajaja
    Un abrazo de espías!
    =)

    ResponderEliminar
  5. JUJI, mal empezó, a mazazos por una araña y luego destroza el transmisor y luego !premio! la nombran espía de la C.I.A. ¿No sería la T.I.A? porque de lo contrario no me extraña que la caguen últimamente los espías del ente americano.
    Le diste un magistral puntito irónico-cómico al asunto del espía.

    ResponderEliminar
  6. jajajaja excelente y divertido relato de espias. Pobrecilla!!! que mal acabó y mira que imaginacion no le faltaba. felicidades. besitos

    ResponderEliminar
  7. Juan Carlos, Elena, Cas, Neo, Natàlia y Maria José, por haber comentado, os habéis metido en un buien lío: Tengo las coordenadas, vuestros datos y todo lo que necesito para seguir espiándoos... Por cierto, si veis a un palomo observando disimuladamente, por favor, no le déis con la escoba (que os veo venir) que es un nuevo agente y mi complice :) Jajajajajaja
    Graciassssssss a todos, espías-dicharacheros.

    ResponderEliminar
  8. Juji,por fortuna estoy en el extremo de la península y no seré observado.
    Abrazo sin telarañas.

    ResponderEliminar
  9. ja ja ja que buen relato con que tienes las coordenadas ufff que miedo que nos espies, puedes acabar loca de remata con todos nosotros ja ja
    Me he partido de risa..
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Tenía la espia de tu relato una enorme capacidad de improvisación, que es una cualidad muy apreciada entre los aspirantes a ese intrigante trabajo. No sé si el palomo de tu imagen estará a la altura de lo que de él se exige.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Menudo comienzo tuvo la pobre espía, se quedó sin el valioso aunque obsoleto "broche" y casi se rompe la cabeza. La mujer al menos era ingeniosa y supo ascender rápidamente. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. De estos textos que te hacen plantearte cosas que ni se te habían pasado por la mente. Un placer.

    ResponderEliminar
  13. Yo también creo que le espera un largo camino; aunque tendrá que pensar por si misma y no obedecer ciegamente, porque sino acabará muy mal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Como suele ser habitual, Juji, me encantan tus propuestas, suelen ser unos relatos de lo más divertidos y sobre todo diferentes. Aun me estoy riendo. De nuevo mi enhorabuena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. llevo una temporada de estar hasta los cojones...así, como suena...es producto del maldito paro...bien, en eta temporada, al menos, ya me he reído unas cuantas veces. ¿sabes quien es la culpable?
    creo que este enigma es fácil de rsolver, juji...
    medio beso...al cual sumo otro medio.

    ResponderEliminar
  16. Sergio, Primavera, Pepe, Cristina, Bailando con lobos, Carmen, José Vte. y Gustavo Sabiendo que a partir de ahora os arriesgábais a ser espiados por un palomo y ¡¿aún así habéis comentado?! ¿Na', ya veo, que sois unos temerarios de cuidado!
    Besitos a todos. Muakssssssssss

    PD: Me encanta robaros sonrisas y por unos instantes haceros olvidar las cosas feas de la vida.

    ResponderEliminar
  17. Me parece que esta espia no se ganara de la vida con estos trabajos, mal empezó y peor terminó. Divertido relato Juji.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Es que si una no se cree la mejor mal vamos, y el oficio de espías tiene que estar con los presupuestos restringidos... Pobre!! jajaja... me encanta tu "bis" cómica

    ResponderEliminar
  19. Jajajaja me encantó la idea del broche y las descargas eléctricas!!!
    Un relato muy entretenido que nos dibuja una sonrisa al final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. San, Matices, Sindel. También habéis caído en mi red de espionaje ¿"el palomar anónimo"? :)
    UN fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  21. Qué divertido! Me ha encantado, muy bueno y muy original. Un beso

    ResponderEliminar
  22. Con tanta tecnología última genereación ¿no pueden hacer broches-transmisores ani estaticos digo yo?, no me sorprende que la agente haya tenido que improvisar dandose golpes en la cabeza, o tambien podía haber argumentado que le agarró un ataque de caspa si la veian rsacándose la cabeza y tirandose los pelos como loca!! en fin, cosas del mundo del espionaje..
    Muy bueno y divertido enfoque de los espias Juji! me parecío excelente, te mando un beso

    ResponderEliminar
  23. Teresa, Ceci, ¡ya están vuestros datos en la CIA, por reír y comentar! jijiji
    Besitos.

    ResponderEliminar
  24. Ja em pots enviar aquest colom tan tecnològic que tens d'ajudant, li tinc preparada una sorpresa......que no sé si et voldrà tornar. Tinc un estol de colometes blanques precioses que em sembla que el tindran entretingut una boooooona estona.( Fa temps vaigs fer un "curset especial",jejejejeje!!!!!!!!!!)
    PIU PIU ( dos petons de colom)
    Victòria

    ResponderEliminar
  25. Un relato espectacular que buen gusto leerte.

    ResponderEliminar