domingo, 13 de mayo de 2012

El buen tabernero





Seria perfecto si pudiera decirle...

Te doy las gracias, por esa velita siempre encendida, encima de la mesa, para regalarme relajación, belleza y suave luz. Te doy las gracias, por esos manjares, que siempre preparas solo y exclusivamente para mí. Te doy las gracias por tu recibimiento, siempre acogedor, sincero y entusiasta. Por preocuparte de mi bienestar, por escucharme, por estar siempre ahí. Te doy las gracias, por tus sabios consejos, por tu savoir faire, por tu dedicación a mi causa, sea la que sea, según el día y mi humor. Eres el mejor hostelero que he conocido... y aunque me cuesta un dineral mi adicción a tu restaurante, vale la pena ser tu cliente.

Pero...

La realidad, es que no hay velita, sino un fluorescente que ilumina intermitentemente mi plato, fastidiando mi relajación y mi visión. No hay manjares elaborados y mucho menos, cocinados en exclusiva para mi. Ni te mira cuando entras, porque está ocupado gritándole al camarero de turno. O sea, que lo de explicarle mis problemas cotidianos o aceptar los consejos de un tabernero así, ni bajo tortura lo haría. No le doy las gracias de nada, es más, le pediría el libro de reclamaciones, si este bruto, supiera lo que es. Es el peor tabernero que jamás he conocido y estoy plateándome muy seriamente, lo de pagar a alguien para que le de alguna lección de buenos modales y empatía (aunque esta última no se aprende, por mucho que pagues)
Aun así, el muy desgraciado, me tiene pillada y totalmente a su merced, con sus chuletas de ternera, sus arroces y su buen pan y buen vino. 

22 comentarios:

  1. "Chuleta de ternera, arroces y buen pan y vino", chiquilla ¿qué más quieres? no le pidas a un camarero más ¿Te imaginas que te preguntara por tus problemas, te sonriera al entrar, te despidiera con un abrazo y te preguntase por la salud de la familia después de haberte puesto por delante un plato con una chuleta de lomo de cerdo quemada y más tiesa que la mojama?
    Sí, ya sé que lo ideal es que se conjugara todo lo bueno en ese camarero, pero...

    Besazos al montón Juji.

    Pd.-. Me encanta la imagen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJAJAJAJAJA, Tú siempre tan pragmática, Elena. No, si tienes razón... prefiero que me traten fatal (snif) a quedarme sin mis chuletas.
      Besazoooossssssssss

      Eliminar
  2. Al igual que la protagonista de tu Historia, he conocido algunos taberneros la mar de "esaborios" que decimos por mi tierra, pero cuya cocina hace que una y otra vez recalemos en sus instalaciones. Algunas lecciones de urbanidad no le vendrían nada mal, pero palian con creces su trato poco afable con la calidad de sus viandas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que perdonarlos, Pepe, ¿verdad? si compensan con sus viandas su poco tacto... ¡que pena que no se pueda conjugar calidad con amabilidad "cachis"!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Yo también he conocido a tarbeneros así, es una pena deberían de estar algo agradecidos por nuestra colaboración, o algo así, pero parece que son ellos los que te hacen el favor a ti. Me ha gustado un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, Rafa... gracias por tu comentario, que se que vas de promoción en promoción :)
      Muakssssssssssss

      Eliminar
  4. jjajaja...algo bueno tenía que tener!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Neo "algo" y mira que ese algo me hace la boca algo, pero le falta "tanto" jajajajaja
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. En qué quedamos Juji...te gustan la chuletas pero el servicio es una birria? jajajaja
    bssoss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Spaghetti, soy una pobre víctima del servicio a lo bruto, acompañado de unas viandas "qué pa´qué" te voy a contar... jajajajaja
      Un besicooo

      Eliminar
  6. Un buen tabernero debe surtirse en un buen abarrote.
    El humor es un platillo no de muchos cocidos.
    Abrazos bien condimentados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué cosas tienes, Sergio! :)
      Abrazos para ti, con aderezos y especiales sabores.

      Eliminar
  7. En definitiva que de romántico nada, pero a fin de cuentas te da muy bien de comer. No todo se puede pedir....

    UN abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No... ya lo sé, Josef, en esta vida no se puede pedir todo, snif... :)
      Besazo.

      Eliminar
  8. No te quejes, Juji, que es mejor así. Imagínate una nota con el siguiente desglose: menú tres platos, 20 euros; sesión de psicoterapia, 90; Total: 110 + IVA.

    Vamos, que se te corta hasta el arroz. :-)

    Petonets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Núria, tú tampoco es que lo desgloses más positivamente jajajajaja En fin, que me quedo con mi tabernero-el-bestia.
      Petonetssss

      Eliminar
  9. Ya sabía yo que habían chuletitas de por medio...nadie es perfecto ¿se llama nadie el tabernero? Petons molts i bon profit.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no se llama "nadie" jajajaja más bien se llamaría "ozú-mi-arma-que-te-pongo-pa'-hoy" (ets bona, Natalí jijiji)
      Bon profit!

      Eliminar
  10. ¡Ahhh, si la comida es buena lo demás te lo puedes imaginar! Vas sobrada de ello jajjaja. Lo mejor de todo es que esos lugares han proliferado con la crisis, lo mejor digo, por la comida buena y asequible, lo malo, por el trato, pero lo dicho ¡todos imaginativos! que es más fácil con la tripita llena.
    Saluditosss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, es que tienes razón, Gloria, con un poco de imaginación y la tripita llena, ¿qué importa lo demás? jajajaja
      Besitosssss

      Eliminar
  11. Jaja, eso pasa, sueños pero realidades que nos conforman. Mientras conformen ... los sueños siempre quedan. Puede ser que se renueve el local, la plantilla.
    No sé porque, yendo a lo puramente prosaico me he acordado de un restaurante que conocí en Barcelona en los tiempos que merodeaba por la Vall d'Hebron (nacía mi hijo) y encontré un restaurante agradable. Nada del otro mundo, comida buena, trato de casa (siéntate donde quieras, te dejo la botella y bebes el vino que quieras, etc). Tras lo que llevaba visto por el barrio fue "mi paraíso".
    Ya me he enrollado, muchos besos Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te has enrollado, mi querido Juan Carlos, me encanta cuando cuentas historias personales en tus comentarios :)
      Sigamos soñando...
      ¡Muchos besitos!

      Eliminar