miércoles, 30 de mayo de 2012

En la quietud de la noche-Jueves literario




En la quietud de la noche... en la noche... la calma que...
Mejor que cierre la puerta de la habitación, que con los ronquidos de mi media naranja, no logro concentrarme para el relato.
Bueno, ¿por dónde iba?
En la tranquilidad de la noche...
¡Maldito reloj de pared! Que tic-tac más escandaloso tiene, será mejor que lo pare, o no va haber manera de empezar a escribir...
Perfecto. Ahora sí. Veamos...
En el sosiego nocturno que...
¡Lo que me faltaba! ¡El camión de la recogida de basura! Voy a cerrar la ventana, a ver si me concentro de una vez. Si supieran que hay gente que necesita escribir para el jueves, y que solo pueden hacerlo por la noche muy tarde, seguro que el ayuntamiento cambiaria los horarios para que... ¿pero que estoy diciendo?
A ver... he vuelto a perderme... concentración, concentración...
En la noche tranquila y...
¡Retruécanos! Ya se ha levantado el vecino del 4ºB, para el turno de noche. Que escandaloso es el condenado y que poca consideración tiene hacia los demás, será por la rabia de tener que levantarse a estas horas o porque...
¡Concéntrate!
En la nocturna y placentera quietud...
¡Maldito frigorífico! que ruido hace el cacharro, deberíamos platearnos lo de cambiarlo de una vez, de hecho el otro día...
¡Está bien! ¡Basta!

Lo siento NEO, pero este jueves, no puedo participar. 
No se me ocurre nada sobre "la quietud de la noche", porque la verdad, es que no tengo ni idea de qué es eso.




30 comentarios:

  1. Qué bueno! Muy divertido, es muy original y,al mismo tiempo, real como la vida misma.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, que relato más gracioso, esto suele ocurrir algunas noches, siiiii, me ha encantado tu noche inquieta, jaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. jajaja
    Cuando las musas andas distraídas, cualquier ruido es motivo de distracción.
    Sobre todo el vecino o los vecinos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, sí señora.
    Y hay noches así.

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, lo que se dice quietud, sosiego, calmaaaaa absoluta, es mentira, repica en mi oído mi corazón y no valen tapones porque repiquetea para adentro.
    Jujiiiii, le diste el tono irónico a la ¿placentera? noche, viva tú y la luna que es muda. Besito.

    ResponderEliminar
  6. Divertido y genial Juji, jaja, como siempre. Sabes como nadie darle el punto en el que pasar por aquí es sinónimo de risa segura. La noche no es que tenga quietud, es que no para quieta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me pongo de pie y te aplaudo!!! Genial Juji! Me ha encantado! (no que logres tan poca concentración en el horario nocturno! jaja!) pero te diré, que la llevaste tan bien, que te traería a mi vecino que practica con su batería a altas horas de la noche!.
    Así que te entiendo!
    Un besito al vuelo, y gracias por esta cuota de humor, que hace falta para amenizar la noche.
    Gaby*

    ResponderEliminar
  8. jajajaj muy bueno!...pese a las buenas intenciones, hay veces que las cosas no se dan! jejejee
    pero vale la intención, por supuesto!
    jajaja
    =)
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. cuántas noches de calma nocturna hemos pasado alguna vez todos Y qué largas son esas noches

    ResponderEliminar
  10. Juji, hola!
    Muy buena esa, recuerdo cuando vivía en una gran ciudad y así era, dormía entre estruendo y estruendo, cláxones y recogidas de basuras... ya es verdad, ya. Qué recuerdos!

    Un besito, compi. Cafelito.

    ResponderEliminar
  11. Plas plas plas plas plas y mil veces plas.
    Genial Juji, de lo mejor y más inteligente que te he leído.
    Además me identifico contigo, sólo que a mí me pasa a todas horas del día.

    Felicidades por el texto.
    Y un mogollón de besos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Muy bueno, Juji! Creo que has descrito a la perfección una situación en la que todos nos hemos encontrado alguna vez. Son los demás los que no nos dejan escribir, cuando no llega la inspiración. Besos, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  13. Esta historia no es de jejé, ni de jijí, es de JAJÁ. Oye, pero al ordenador no le dispares, que nos privarías de tus escritos.
    Lástima de tanto elemento prosaico que no nos permite encontrar la quietud de la noche.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Todo lo contratio a una noche tranquila, ¿quién dijo eso de la quietud de la noche, eh? jajaja. Muy divertido, como siempre, y a la vez totalmente real. Me he sentido identificada, ya que yo soy de las que me distraigo con cualquier cosa. Además, en el silencio de la noche parece que cualquier ruido, por pequeño que sea, se acentúan aún más. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Ese toque de humor que sueltas a veces es extraordinario. Tienes razón, la quietud de la noche a veces no es tal quietud.
    Un abrao

    ResponderEliminar
  16. Cuando no se está, no se está. Hay días que nos levantamos dispersos, sin poder central nuestro pensamiento en nada concreto. Tu noche en busca de las musas ha sido agitada, con ronquidos, con relojes cansinos,con vecinos ruidosos, camiones....como para poder inspirarse. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Original y desenfadado tu relato, me has hecho reir,¡gracias!
    Un placer leerte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Para no encontrar inspiración sobre la noche, nos has desgranado todo un muestrario de adversidades que en ella se producen y dificultan sobremanera la pretendida quietud de la misma.
    Me ha encantado tu entrada y me ha proporcionado una amplia sonrisa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Buenísimo tu relato. Me he reído mucho con él recordando situaciones parecidas.
    Todos hemos vivido algún momento como los que nos muestras, pero lo difícil es describirlo con la maestría que tu lo has hecho
    Un beso
    Mar

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué bueno!, ando riéndome, la foto me ha dejado "muelta"... anda, deja, deja que te haces famosa en el barrio con el "tirrro" ... ya sabes, por eso de que es un ruido poco familiar en la quietud de la noche...
    Ya sabes lo que pienso de estos relatos tuyos... jaja

    Besos!!

    ResponderEliminar
  21. A mi también me ha encantado, y es verdad... ¿Qué es eso de la quietud???? jajaja. Saludos Juji. Ye he recibido el correo, gracias a ti.

    ResponderEliminar
  22. Vaya, que noche más poco "quieta".
    Lo cierto es que te han dado la noche y las musas se escaparon al amanecer.
    Te ha salido un "jueves" irrespetuoso y divertido. Descarado y rebelde... ¿Qué más se puede pedir?
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Es que en algunos lugares nunca hay quietud!!! Por mi casa eso pasa a la siesta, imposible hecharse un sueñito, por suerte de noche hay quietud!!!
    Me divirtió mucho tu relato Juji.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. es de mañana, muy de mañana para mí,juji...acostumbro a levantarme en esta situación de paro, justamente, a estas horas...así que lo siento...que no, que no puedo hacerte comentario, aunque quiera. y es que no me concentro o lo que es lo mismo, los ojos se reconcentran sobre sí mismos anulándome, o lo que es lo mismo, las teclas no sé por dónde demonios andan, o lo que es lo msimo, acaba de venir mi papá a la habitación para decirme no sé qué leches...en fin, que no puedo hacer un comentario como dios manda en esta mañana henchida de SUEÑOOO...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  25. A todos: GRACIAS. Por vuestros comentarios, vuestra sonrisa, vuestro "buen hacer" y por vuestro tiempo y vuestra agradable compañía.
    Un beso enorme a todos.

    ResponderEliminar
  26. Señor Juji que me estoy riendo a carcajadas!!!!! me ha encantado porque eso mismito me ocurre muuuuuchos jueves jajajaja.
    Divertida mi Juji.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. jajajaja... me encanto... para saber que en la quietud de la noche también hay vida, mientras algunos duermen otros se levantan a empezar el día o que otros o aquellos que duermen de día y se despiertan de noche para que empeciese su día...

    ResponderEliminar
  28. Contigo Juji, no se puede...no se puede. Eres así, como el relato: divertido y fresco.
    (...y otras cosas más, que ahora no vienen al caso contarte, porque hay mucho barullo en casa y no me dejan escribir!)

    besos y abrazotes mil

    ResponderEliminar
  29. Buenisimo, eso si que es una noche normal, ruidos, y mas ruidos. Original. Me encantó

    ResponderEliminar
  30. Ja, ja, ja... buenísimo me ha encantado este relato. Me ha recordado muchas noches de insomnio llenas de ruidos por todas partes y cuando parecía que todo quedaba en silencia, volvia otro ensordecedor ruido.
    Repito, me ha encantado
    Sara

    ResponderEliminar