martes, 1 de mayo de 2012

La abuela "canguro"



Había una vez en un país, muy, muy lejano, un…

-¿A qué latitud, abuela?
-¿Latitud? ¿Y yo qué sé de esas cosas, Carlitos? Lejos, hijo, muy lejos. Deja que siga, a ver si esta noche te duermes antes de que lleguen tus padres.

Había una vez en un país, muy, muy lejano, un príncipe que…

-Abuela, ¿qué tipo de príncipe?, ¿uno moderno que va a la universidad y vive bien y sale en la televisión cuando va a esquiar o a navegar?, ¿o uno de esos antiguos con corona y todo?
-Pero, Carlitos, ¡qué tonterías dices! acabo de empezar y si me interrumpes a cada palabra no voy a poder contarte el cuento, así que calla y escucha…

Había una vez en un país, muy, muy lejano, un príncipe que buscaba a su princesa ideal para…

-Abuela, abuela, ¿una princesa de esas que se emborrachan y salen en las revistas o una como Blanca nieves?
-¡Dios mío, Carlitos! Es un cuento. Un cuento de los de antes, hijo, así que imagino que es un príncipe con corona y una princesa como Blanca Nieves, ¿vale? Y no me interrumpas más.

Había una vez en un país, muy, muy lejano, un príncipe que buscaba a su princesa ideal para poder gobernar juntos su reino…

-Oye abuela, ¿y por qué no ponía un anuncio en el diario o en Internet, como hace todo el mundo, para buscar pareja?
-Hijo, ¡pero si aún no existían esas cosas raras de ahora! ¿Quieres dejarme seguir?

Había una vez en un país, muy, muy lejano, un príncipe que buscaba a su princesa ideal para poder gobernar juntos su reino… Su más fiel guerrero…

-Abuelita ¿un guerrero como el del videojuego “Assassins” o uno como…?
-Carlitos, hijo, no sé de que me hablas, pero tienes que dejar de interrumpirme o te vas a la dormir sin cuento. Tú decides.
-Vale, abuela, ya me callo… sigue, por favor.

Había una vez en un país, muy, muy lejano, un príncipe que buscaba a su princesa ideal para poder gobernar juntos su reino. Su más fiel guerrero, tenía una hermana que…

-Abuela, ¿una hermana “molona” que haya ido a un programa de televisión para hablar de quien fue su novio famoso, como la de Juan, que fue a explicar lo de ese futbolista o una hermana como…?
-Vale, Carlitos, te has quedado sin cuento…


¡¿Pero qué les enseñan a los niños de hoy en día?!


20 comentarios:

  1. Mucho me temo que el niño no estaba para muchos cuentos. Las diferencias generacionales cada día son más acusadas. Ahora se desarrollan muchas acciones en sentido contrario, nietos que enseñan a sus abuelos un conocimiento básico de las nuevas tecnologías. Han cambiado los parámetros, pero lo que no cambia afortunadamente es el cariño mutuo entre abuelos y nietos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Pepe. Sé que lo único que no cambia es el cariño, entre nietos y abuelos, aunque haya un abismo generacional.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. ¡¡Santa paciencia la esa abuela!!
    Yo que ella le hubiera seguido la corriente, y al final le hubiera contado un cuento en el que el príncipe encontró a su princesa en "Hombres y mujeres y viceversa".
    Hay que ir con los tiempos.

    Besos Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú, Elena, siempre tan práctica jajajajaja. Sí, la pobre abuela, tendría que haber tirado por otros derroteros y no tener tanta paciencia.
      Un besazo.

      Eliminar
  3. Jajajaja, qué paciencia... Supongo que quizás no todo sea el problema de lo que enseñan a los niños, sino que también nosotros tenemos que ponernos al día. No son tiempos de Príncipes azules, sino más bien de lobos que se van de discoteca con Caperucita. La idea de Elena de buscar a la princesa en "Hombres y mujeres y viceversa", es genial :-)

    He disfrutado mucho con esta historia.

    Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Mari Carmen, pero ¿cómo le explicas a la abuela, que los niños de hoy, ya no creen en príncipes ni princesas? pobrecilla...
      Un besazo enorme.

      Eliminar
  4. yo saldría en los papeles por asesinar a mi nieto ticapelo ( borro) tocaflautas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Control, Javier, control... que no quiero tener que llevarte naranjas y una lima, a donde acabarías si pierdes la paciencia jajajajaja
      Besote.

      Eliminar
  5. Lo que se pierden los niños de ahora!!!! cualquiera les cuenta un cuento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendríamos que insistir, insistir e insistir, pero... no sé si lo lograríamos, San :)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. jajajaa...es que los crían con un alfiler bajo el brazo, para pinchar la burbuja dela fantasía!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja, Neo, lo de "alfiler bajo el brazo para ..." me ha parecido genial.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Jajaja! pobres niños, en qué mundo les criamos. Me adhiero al comentario de Neo, por cierto. Besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Juan Carlos, pobres niños... :) aunque ¿y lo bien que viven en su mundo?
      Un besazo.

      Eliminar
  8. jajajaja. me ha encantado este post. Inteligente y divertido.

    FElicitaciones por el cuento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me gusta: sonrisas y risas por doquier. Un placer Josef.
      Besos.

      Eliminar
  9. Hoy es muy dificil ser abuela y sobre todo contar cuentos porque los niños se crían mamando sobredosis de estiércol humano que se esparce por los infinitos medios tecnológicos.
    Ha sido muy divertido, pero con cierto sabor agridulce, estamos robándole la inocencia a los infantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Madre mía, Gloria, que contundente! jajajaja, Aunque tienes tanta razón...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. És que la monarquia està en hores baixes, això l'àvia ja ho hauria de saber, si hagues escollit explicar-li alguna faula potser li hauria anat millor.
    un bes,
    Victòria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Victòria, no veus que la pobre iaia, no tenia ni idea de com estan les coses? jijiji
      Abraçada!

      Eliminar