lunes, 28 de mayo de 2012

Oculta tu nombre





No se lo digas. Nunca le digas lo que piensas. Guárdate tus secretos para ti. Guárdate tus fantasías, tus opiniones contradictorias o dudas. Nunca dejes que sepa lo que podrías decir, sorpréndelo con un dialogo inesperado. Nunca dejes que vea toda la realidad al desnudo, enséñasela a trazos, con pinceladas aquí y allí.


Y nunca le digas tu verdadero nombre.

Engáñalo siempre ¿Acaso no lo ves? Él necesita mentira tras mentira, para poder seguir logrando su objetivo y su verdad, necesita seguir pensando que aunque existes, él solo te conoce por haberle hablado otros de ti.

No le defraudes, en el fondo sabes perfectamente, que si él se comportara como uno más, tampoco lo amarías tanto, como para apartarte de su lado. 
Estáis hechos el uno para el otro, créeme. 
La locura os acompaña y envuelve, uno no puede existir sin el otro, aunque jamás podáis coincidir.

El nombre de él: Valor.
El nombre de ella: Cobardía.

Y ella, siempre tendrá que seguir mintiéndole y ocultándose, para que él pueda seguir ponderando su nombre a los cuatro vientos, con osadía y tesón.

17 comentarios:

  1. Los polos opuestos se atraen. Jejeje, Juji, ¿sabes que puse esa misma foto en un relato medieval que subí a mi blog?
    Nombre de la tercera en discordia: Casualidad.
    En el valor desbocado existen gotas de cobardía antes del "combate" Besitoooooooo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Natalí, ahora entiendo porqué la foto me ha gustado tanto en cuanto la he visto y sentía eso del "dejà vu" :) La he cambiado por respeto hacía ti. Sé que con la imágenes de Internet suceden estas cosas, pero me parecía lo correcto. Y como mi relato va del valor de un guerrero... aquí hay otro que me encanta y que parece no conocer a la señora Cobardía :)
      ¡Un besazo!
      (Por cierto, reitero que las imágenes de tu viaje me han encantado)

      Eliminar
    2. Nooo, Juji, ¿por qué la quitaste? era foto de archivo, libre para todo el mundo. Me gustaba la mirada del joven caballero a través de los agujeros del yelmo, no expresaba ni valor ni cobardia, expresaba dulzor y curiosidad !qué cosas! Gracias por el piropo a mis fotos, un besito cariñoso.

      Eliminar
    3. No pasa nada Natàlia. Repito, que aunque fuera una foto abierta, me parecía lo correcto. Venga... nos vemos en la quietud de la noche :)
      Besitos enormes.

      Eliminar
  2. Comparto la opinión de Natàlia, creo que detrás de un valor exagerado se esconde la cobardía más vil.

    Me encantó tu relato Juji, siempre me sorprendes muy gratamente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Cobardía que debe seguir ocultándose para que resurja el gran Valor... ¿Sabes; elena? Pués que a mi me encanta más aún, sorprenderte gratamente :)
      ¡Besitos!

      Eliminar
  3. Los extremos opuestos siempre se atraen y en el fondo se necesitan!

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ying y el yang, Neo, siempre ahí...
      Un besito.

      Eliminar
  4. Se retroalimentan... suele suceder, nada sería el uno sin el otro.
    Me gusta tu modo de escribir, pues además, sorprendes con los finales. Muy bueno!
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gaby... así pues, sigamos "retroalimentándonos" con nuestro mutuo placer leyéndonos.
      Un besito.

      Eliminar
  5. el exceso con la carencia, lo cóncavo con lo convexo , el yang y el ying, mujer hombre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blanco y negro, noche y día, sí y no... :)
      Abrazo.

      Eliminar
  6. La orma encontró su zapato aunque luego te lo pongas y te hagan llagas. Es que lo contrario a uno nos atrae y a veces nos da vida. ¡QUE CHULADA DE TEXTO!y esos finales con girones, me encantaaaaan!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Esas hormas y sus consecuencias! jajajaja Gracias, Gloria, todo un placer que te haya gustado.
      Un besazo.

      Eliminar
  7. Una buena historia de dualidades, una se sacrifica para la preponderancia de la otra. Historia aplicable en más contextos.
    Vaya, que me he puesto a pensar ...
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji, mi querido amigo, no pienses mucho, que hace mucho calor, pero si insistes, mientras piensas escríbenos algún cuento para nuestro deleite :)
      Un enorme beso

      Eliminar
  8. En principi la gent és cobarda,... no he vist res, jo no sé res,... només quan les circumstàncies obliguen, surt la valentia, potser hi ha un punt on es troben, per passar-se el relleu...
    un petó cobart( al front) i una abraçada valenta (ui!, que no et deixo respirar,perdona no et volia ofegar...)
    Victòria

    ResponderEliminar