jueves, 17 de mayo de 2012

Pacto con el Diablo-Jueves literario





Por favor, señor Lucifer, compórtese. Firmo este contrato si deja de echar humo por esas posaderas peludas, si deja de echarme ese aliento que sabe a diablos (usted se ha buscado el insulto solito) y si es tan amable, de dejar ya de impresionarme y gritarme con esa voz ronca de "camionero-carajillero”.
Ya le he dicho que se quede con mi alma, que a mí no me sirve de nada, pero, que lo que sí quiero es que ¡por Dios! (¡uis! perdone, se me ha escapado invocar a la competencia) bueno… a lo que iba: Que se quede con mi alma, pero ¡que a cambio me de la llave de casa, que yo no llamo más al maldito cerrajero, que van tres veces este mes! 




Más pactos, en casa de otro Demonio: Gustavo

23 comentarios:

  1. Nada de pedir memeces, a lo importante, a lo vital, la llave.
    La clave de este pacto es la ironía y la chufla en la jeta del poble diablo, feo, peludo, apestoso a azufre, Juji, jajaja, quita quita. Preséntame a un demonio guapo a lo mejor pico y le pido un Perú o un plato de lentejas. Besitooooooooooo.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaj... menudo pacto, nunca mejor dicho lo de menudo.
    Dios me libre de hacer alguna vez un pacto demoníaco pero, si llegase el caso, pediría... pediría... no sé... lo impensable... o la llave, sí, pero la llave de mi palacio, jeje.

    Besos Juji.

    ResponderEliminar
  3. Siempre está bien tratar estas cosas con sentido del humor. El alma que más da; pero la llave es imprescindible.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. jajaja es que hay situaciones cotidianas que ponen al límite de la paciencia a cualquiera! jejee
    Muy graciosa la personificación del maligno!
    =)
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Anda que... el amigo mas "quemao" que la pipa de un indio, haciéndole de menos al mismísimo Diablo, jaja...
    Pasando de San Cucufato y San Antonio, ¿para qué? estando el Diablo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Yo sinceramente creo que el diablo es el propio cerrajero disfrazado, o que el susodicho perdulario anda siempre tan beodo que únicamente hace que perder la llave y se vuelve loco buscándola. El diablo es una farola a quien tiene machacada.

    Divertido como siempre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ay días, incluyendo los jueves que todo se va al diablo.
    Diabólica verdad.

    Abrazos, luciferino

    ResponderEliminar
  8. Es que estos endiabladamentes profesionales son endemoniadamente caros ¿no? Tengo la suerte de vivir con uno.
    jajajajaj pero no me cobra, bueno sí y no se que decirte.... noooo! lo segundo sin duda.

    ResponderEliminar
  9. Me sigo riendo con el relato y con el coment. de J.Vte.
    Vaya imagen de Lucifer ¡diabólica! Me has abierto un mundo, voy imaginando demonios de carne y hueso en lugar de ese bicho rojo con rabo y cuernos, ¡horrible!
    Besazos, amiga.

    ResponderEliminar
  10. !Que asco de diabloChica! feo , mal oliente, mal hablado y mangante. Lo importante es lo importante, la lleve y es que los cerrajeros cuestan una pasta. jejeje.
    Divertidas 125 palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Jeje! Diría que ha sido un gusto pasar por aquí y leerte, pero ha sido tan realista tu descripción de Lucifer que hasta el olor me ha llegado! Genial! La verdad? Hay situaciones cotidianas que nos exceden a tal punto, que somos capaces de vender el alma o lo que sea, con tal de que no se repitan!
    Ahora sí, reitero, un gusto conocerte en este jueves!
    Besos al vuelo!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  12. Cuenta Quevedo que un soldado herido y en su lecho de muerte decía en sus oraciones: "Que Dios me guarde de caer en las manos del Señor Diablo" pero alguien le preguntó por qué trataba siempre al Diablo con tanta cortesía, siendo la más vil de las criaturas, a lo que el soldado respondió ... "quién sabe donde he de caer después de la muerte y en qué manos he de dar"... y es que ser educado, costando poco, vale mucho.
    un besazo.

    ResponderEliminar
  13. Que bueno!.
    Ya podía el diablo guardar un poco las formas y asearse de vez en cuando, si sigue de esa forma llegará un momento en el que nadie será capaz de aguantar a su lado el tiempo suficiente para firmar.
    Si es que a veces la situación más nimia nos desborda de tal forma que nos supera.
    Muy divertido

    ResponderEliminar
  14. Al asunto, en el alma ya pensaremos, ahora lo importante son las llaves....y...de camino podríamos incluir un poco de memoria. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Jo! tienes razon, lo que cuesta un cerrajero! Que frescura el de tu pacto, y que valiente por hablarle de tu al de las posaderas peludas jajajajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Y es que a veces conseguir una llave es todo un triunfo
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Los cerrajeros que te cobran una pasta por abrir la puerta,llaves que pueden abrir muchas cosas y tu diablo de lo más desagradable...interesante micro.
    Un besito

    ResponderEliminar
  18. Muy buena, Juji, lo malo es que ya no sé a quién vas a llamar la próxima vez que te dejes las llaves en casa.
    Yo que tú le daría la llave a él para que vuelva siempre que te pase ¡y por escrito! Besos.

    ResponderEliminar
  19. a alfredo le comenté algo así como que ME HE DESCOJONADOOOOOOO...
    a alfredo le comenté algo así como que reírse viene bien...
    a alfredo le comenté que gracias ...
    lo que le comenté a alfredo, lo multiplicas por dos...y ese es mi comentario para ti...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  20. Jajajajaja me encanta el enfoque de humor que le diste a este escabroso tema.
    Excelente!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Gracias a todos y a cada uno de vosotros por vuestros divertidos comentarios, en estas locuras del Jueves...
    Besitos, abrazos y saludos mil.

    ResponderEliminar
  22. Llego tarde, lo sé, pero he estado alejado de cualquier atisbo de ordenador durante el fin de semana. Hice un pacto con el Maligno a cambio de un finde en la playita. No es tan importante como una llave, no, pero a mí me resultaba muy apetitoso.
    He disfrutado mucho tu relato, con ese punto de ironía de entregar algo tan intangible e irreal como el alma por algo mucho más pragmático y necesario, la llave de tu casa.
    Un placer leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, Pepe, por ser el último, te mando un abrazo distintivo :)
      Gracias por tu constancia.

      Eliminar