sábado, 2 de junio de 2012

Insípida realidad




Ya no me miras como antes. Ya no me mimas como antes. Ya no me sonríes como antes.
Aunque ese “antes”, nunca recuerde si fue ayer, hace un mes o hace un año.
Vivo anclada en el sueño de lo que fue y de lo que fuiste y aborrezco este presente, porque si abro los ojos una vez más y vuelvo a chocar con esta insípida realidad, juro que los cerraré para siempre… 
Y si los cierro para siempre, juro que me perderé en un mundo donde jamás me encontrarás y donde exista solo mi anhelada realidad, esa que sigo sin recordar cuando cambió. ¿Fue ayer, o hace un mes, o hace un año… o tal vez, hace muchísimo más? 

22 comentarios:

  1. I tú el mimas com abans?, el cuides com abans?,el somrius com abans?, potser el canvi l'has fet tú, i ell s'està plantejant les mateixes queixes. Podries probar de presentar-li la teva anhelada realitat embolicada com un regal per a tots dos, que heu d'anar obrint a poc a poc, saborejant-la.
    Un gran somriure!!!!
    Victòria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tinc ni idea de que et diria la protagonista, però el consell que li dones es molt bonic.
      Petons.

      Eliminar
  2. Es fácil y casi egoísta remitirse a un antes intemporal...

    Buen post!

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes una razón enorme, Josef.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es un error en el que todos solemos caer: pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor.

    Besos Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso va el escrito, Elena, de "ese tiempo pasado" que todo el mundo cree que fue mucho mejor y mientras se deja transcurrir el presente sumido en añoranzas...
      Besitos enormes.

      Eliminar
  4. El pasado en el que nos colgamos sin pensar que el futuro avanza a otro ritmo, hay que adaptarse "en plural" lo mismo tampoco es lo mismo para la otra parte, pero cuando hay raíces se puede esbozar un nuevo cuadro en el que la soledad desaparezca y la realidad tenga otro sabor. Hoppe, me gusta...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji ese "hoppe" me ha encantado, hacía muchísimo que no lo oía... En un tiempo pasado esa palabra... (era para estar en consonancia con el post)
      Besitos.

      Eliminar
  5. Los que nos volvemos insípidos con los años y las rutinas, solemos ser nosotros. La realidad, de por sí, es muy sabrosa!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pienso yo, Neo, aunque nuestra protagonista viva anclada en un pasado que ni ella sabe "cuando fue" :)
      Besitos.

      Eliminar
  6. No es tan difícil en cada despertar palpar su cuerpo y agradecer a Dios que otro día más para compartir. Luego, besarla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, Javier, mucho me temo que la protagonista, después al llegar la tarde, pensaría eso de "ya no me besa como esta mañana"...
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  7. Lo último es cerrar los ojos ante estas situaciones, si no te gusta algo o alguien haz por mejorarlo porque si callamos corremos el riesgo de vivir una mentira y encima amargados. No,no,no,no, la vida es muy bella para verla pasar sin ton ni son.
    Saludoss!, como siempre dando en la diana, Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido, Gloria, la vida es demasiado bella para dejarla pasar sin ton ni son :) Gracias.
      Un besito.

      Eliminar
  8. Me digo todo esto en la insípida soledad bajo una luz, ante una taza, espero que me pinte Edward Hopper en otro bar noctámulo, el personaje será yo misma ¿Cuándo será, cuándo fue?.
    Besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! Natàlia, ojalá supiera pintar como Edward H., te regalaría una sabrosa realidad contigo de protagonista.
      Muakkkkkkkkssssss

      Eliminar
  9. Otro buen tema que abordas, nostalgia, una mirada subjetiva sobre una relación que cae en la rutina.
    Otro más para esta colección de visiones pensamientos de personas a las que observas.
    ¡Muaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me vino la inspiración, mi querido Juan Carlos, con alguien que con nostalgia (¿tristeza?, ¿hastío?) aferraba su taza de café... La vida... esta maravillosa vida, con su anónimos protagonistas ¡cuánto nos ofrecen!.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Hay situaciones que nos pierden... en todos los sentidos, el tiempo pasa sin que nos demos cuenta de cuánto!
    Solo nos queda la sombra del recuerdo.
    Besitos al vuelo!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esa "sombra del recuerdo" es lo que pierde a la protagonista. Buena deducción, Gaby.
      Abrazote.

      Eliminar
  11. Por más que soñemos, Juji, la realidad siempre nos alcanza. Y de nada nos sirve pensar cuándo, sino cómo. Lo importante es comprender cómo se ha llegado a una situación que no nos gusta, que no queremos, y hallar las claves para el cambio.

    La vida no hay que soñarla, hay que vivirla.

    Buena entrada y reflexión, Juji, gracias por compartirla.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tu, Mari Carmen... A veces una pintura te inspira algo, como me sucedió con esta y lo escribí. Aunque la frase "antes tal, antes cual..." la oigo por doquier y no me gusta. Coincido con algunas opiniones de aquí de que hay que vivir el presente siempre.
      Besazo y abrazote.

      Eliminar