domingo, 17 de junio de 2012

Superación




Imposible.

Pierdes el tiempo intentando convencerme de la importancia de fortalecer el carácter, de lograr los objetivos, de la superación del miedo, de la liberación mental, de que todos somos seres vivos del planeta, de la concordancia espiritual entre especies... puedes hablarme de lo que te de la gana, porque no voy a cambiar de opinión.

Por mucho que tú insistas y que él llore, ya le puedes decir que yo no me quedo con esa cosa, durante vuestras vacaciones. Aunque sea la mascota del mocoso ese de mi sobrino de siete años, al que malcrías, por mucho que me insistas en que la tiene domesticada (¡¿domesticada?!) y que le hace cosquillas cuando se pasea por su cuerpo (¡no quiero ni pensarlo!).

A mi me dejas, con tanto misticismo, rollos de superación y con chantajes emocionales con las lágrimas de mi sobrino, porque no pienso tolerar que una tarántula entre en mi casa y menos, para tratarla “como una más de la familia” como dices que la consideráis vosotros ¡¿Estás loca?!
¡Como te acerques a mi casa con “eso”, la que tendrá que superar la vergüenza del escándalo, histerismo, el miedo, renuncia de la familia y palabrotas que hasta ahora no habías oído, vas a ser tú! 





17 comentarios:

  1. Te lo dedico Elena :)
    Porque sé que te encantan los animalicos, que equivocaste tu profesión (tu sueño de ser veterinaria) y porque no puedo parar de reír cuando te imagino ante una petición similar...

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajaja..., te juro que mientras estaba leyendo pensaba en lo que me dices, y a la vez iba ideando mi respuesta: "a mí no hace falta que me pidan que me quede con una tarántula, basta con que me pidan que me quede con un pollito o con un colorín enjaulado. Que no, que en mi casa no entran animales."

    Un millón de gracias Juji, por esa dedicatoria y por ese texto tan lleno de gracia y ...de sentido común. A ver, si me dan miedo todos los animales qué hago, ya quisiera yo ser capaz de acariciar un gato o tomar en mi mano un gorrión.
    Te podría contar miles de anécdotas con animales, tendrías para escribir entradas en el blog durante mucho tiempo.

    Un beso agradecido Juji.

    ResponderEliminar
  3. Pues creo que deberías dedicar una sección en tu blog (lo digo en eserio) titulada "mis anécdotas con los animales". Te aseguro que la risa y el éxito, estarían garantizados.
    ¡Ains! si el pobre San Francisco, levantara la cabeza y viera que fobia crean sus amados animales jajajajajaja
    Ha sido un placer dedicártelo :)
    Un besazo agradecido a ti, Elena.

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabes Juji?. Eso de la comunión espiritual con los animales está muy bien, siempre y cuando estos no sean potencialmente peligrosos para nuestra integridad física. ¡¡¡Una tarántula, por Dios!!!. Con razón dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos.
    Es cierto que todos somos seres vivos sobre el Planeta Tierra, pero no es menos cierto que algunos pretendemos seguir vivos.
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cuando ves según que animales como mascotas, me da que pensar que la gente cada día está más loquilla :) Lo del sentido común, como el menos común de los sentidos, es perfecto.
      Gracias, Pepe.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Qué lindas las tarántulas! Son unos bichos alucinantes, lo reconozco. Pero yo no toco una ni loco! En cambio un lagartito africano como el que tiene mi sobrino, todavía. De todas formas se lo repito siempre a mi hermano, favorecer el mercado de las mascotas de animales exóticos va en detrimento de esa clase de fauna que está desapareciendo...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿"Lagartito" africano? creo que también voy a pasar, Josef :) Mejor me sumo a tu última reflexión, que son esas consecuencias y no otras, las que al final importan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Yo habría dicho lo mismo jajaja. Las odio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te imaginas "eso" por el salón de casa? Quita, quita... jajaja
      Un besito, Maria José.

      Eliminar
  7. Lo de las mascotas "exóticas" me enerva. ¡Dejen a cada bicho en su lugar y medio! después dicen que son amantes de los animales si, si. Vamos a soltar a un par de éstos en la selva amazónica a ver si se adaptan.
    Saludosss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Esa es mi Gloria! jajajaja enviándolos a todos a probar su propia medicina, a ver si se adaptan ellos :)
      Un besito.

      Eliminar
  8. Ni de locos...¡brrrr!. Se sale de la jaula (porque llevará jaula, ¿no?) y me da algo XDDD

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, no sé, Matices, jaula tendrá, digo yo, pero te recuerdo que se pasea por la casa "como uno más" jijijijiji
      ¡Besitos!

      Eliminar
  9. Juji, te entiendo, aunque seguro que yo al final la acogería, y mira que me dan repelús...Pero me encantan los animales y la curiosidad que siento por ellos supera mis fobias.

    Siempre es un placer leerte.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo tu fascinación, Mari Carmen, pero... pero... pero... ya me entiendes, puede más el "asquillo" que otra cosa...
      Besitos y abrazos humanos :)

      Eliminar
  10. Una noche me quedé a dormir en casa de un amigo. En plena noche noté que algo caminaba sobre mi muslo, dirección al costado. Era un gatiito. ¡VOLÓ! A la mañana siguiente la familia me recriminaba, pero aunque me gusten los animales, no me gusta tanta familiaridad. Imagino si en lugar de gatito hubiera sido una tarántula.
    Tan divertido como real.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaja he vivido una situación similar hace años, en casa de una amiga y... también voló. Y era también un gatito precioso, pero... ídem, de ídem :)
      Besos y abrazos.

      Eliminar