martes, 12 de junio de 2012

Voy a ser tu Dios





Se siguen buscando adeptos para la nueva Iglesia de la Santa Patata.

Aún estáis a tiempo, adeptos que dudáis, o que en su día no llegasteis a conocer mi Palabra, o que llegáis a mí de nuevo… lee y súmate, porque así tu vida cambiará.

Yo, Juji, tu nueva guía, te enseñaré el camino de la patata, el saber de la patata, el totalitarismo y la única verdad de la patata. La patata es sagrada y yo, su más fiel seguidora, que he llegado a la iluminación escuchando su palabra, he creado un nuevo credo y un nuevo camino que ahora te muestro…

1. En mi nueva iglesia, todo estará permitido, menos el canibalismo, o sea se, nada de aperitivos, ni comidas con patatas al horno, fritas, cocidas, rebozadas, etc.

2. El sexo estará permitido también, siempre que aceptes que una patata, hija de la Gran y Sagrada Patata, esté entre tú y el otro adepto, y yo, su iluminada directa, pueda mirar, objetando el mejor modo de llevar esa sucia práctica con decoro.

3. Tu dinero, pasará a mis arcas porque bien sabemos, que solo una Patata sagrada y yo, su iluminada seguidora y por defecto, ahora tu más carismático líder, pueden gestionar tus finanzas.

4. Tu familia pasará a un segundo o tercer, o tal vez, cuarto plano, porque gracias a mí, y las sagradas escrituras Patateras, no tendrás que volver a sufrir a tu suegra, a tus hijos, a tu esposa, a tus sobrinos, o a tu cuñado, borrándolos de tu vida, ya decidiré yo, si para siempre.

5. Podrás vestir como desees, solo que seré yo quien te diga que ponerte: el saco verde sin mangas y la cuerda que lo sostiene, solo los lunes, por supuesto, y los otros días, siempre con mi permiso, las bolsas de basura adheridas con pegamento a la piel, para tapar tus partes indecorosas.

6. Podrás pensar y hablar libremente, siempre que entiendas que deberé castigarte, por pensar y hablar libremente. Porque la única doctrina verdadera es la del credo de la Gran Patata y si dejo que te desvíes del camino, no sería digna de ser tu líder.

7. Los castigos corporales están prohibidos. Pero, cuando te castigue, y no dudes que tendré que hacerlo casi siempre, tendrás que aceptarlo sin rechistar y entender que yo no quiero castigarte, pero es la Gran Patata la que me indica el grado de humillación y dolor que debes recibir por haber sido un mal adepto. Cada día que pases con mi guía, entenderás que este pequeñísimo sacrificio, es lo mejor para ti.

8. Siempre podrás cultivar tu mente, jugando a “corro de la patata” junto con tus hermanos, una y otra vez, hasta que pierdas el sentido o hasta que yo decida, cuando parar. Así que como ves, mi querido y perdido ser, siempre estaré ahí para ayudarte a entender que es lo que necesita tu mente y tu cuerpo.

Ocho puntos.
Como los ocho grandes Padres: Spunta, Kennebec, Red Pontiac, Monalisa, Jaerla, Baraka, Fénix y Nagore. Santos Creadores en un híbrido mágico, de la Gran y Sagrada patata.

Ven y súmate a este gran credo patatero, sin dudarlo, aportando inicialmente tan solo tres mil euros, para que, yo, tu líder, crea en ti y en tus ganas de formar parte de este grande y único Templo Patatero.


15 comentarios:

  1. Parece ser que hay mucha gente que necesita de esas "patatas"...
    Qué triste!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Neo... tranquila. Míratelo como hay que mirarse, muchas veces, la vida...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Lo siento pero, conmigo que no cuenten.
    Soy defensora de la libertad hasta sus últimas consecuencias, ya lo decía D. Quijote: "la libertad, Sancho, es el bien más preciado...", y yo lo sigo a rajatabla.
    Soy de la secta de la libertad, y a los totalitarismos me los como con patatas.

    Besitos Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jopitas, Elena! Mira que te lo ibas a pasar de "miedo...uuuuuuuuuuuuu" jajajaja
      Un abrazote con besitos patateros :)

      Eliminar
  3. Juji, éramos pocos y parió un credo la patata.
    Pues no, soy atea de la patata y me la como asada, cometo deicídio (no viene de otro)y canibalismo ritual (¿otro?) a postas. Me suenan a repetido sus mandamientos, repiten a patata al ajillo.
    Al juego de la patata comeremos ensalada con patata aliñada.
    Besitos patateros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, Anda que tú también, Natàlia... ¡sacrílega patatera!
      Besitos, atea-inteligente :)

      Eliminar
  4. Por probar que no se diga....solo un asuntillo ¿podria cambiar el saco verde por otro color, que el verde no hace juego con mis ojeras? ajjajaaja
    Un besazo Gran Patatera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está hecho, rosa :) te pongo unas bolsitas rosas y verás que patateramente guapa vas a estar :)
      Besazos, adepta jajajaja

      Eliminar
  5. Que pena!! Juji, resulta que me he informado y la patata ENGORDA, no, no puedo seguiros, pero entonces tendré que regalar mis maravillosos vaqueros y mira que me ha gustado que seas tú la "animadora".... fuera de bromas, oye los que se aprovechan de todo esto...
    Bella motivadora un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ironía, ante la vida, San, es el mejor antídoto.
      Bella adepta-patatera: Muaks!

      Eliminar
  6. No hagas bromas que todavía alguno va y se apunta, que la gente se aferra a cualquier recurso, por patatero que sea.
    Y que con las cosas de comer no se juega ...
    Ácidamente divertido o viceversa.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, JuanCarlicos, apúntate, que vas a saber lo que vale un kilo de patatas jajajaja
      Muchísimos besos.

      Eliminar
  7. es que sólo me quedan billetes de 4135 euros, pero en cuando tenga uno de 3000, cuenta que me patateo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre escusas, Javier, !venga va¡ trae ese billete de 4135€ que también lo acepto.
      Muakis!

      Eliminar
  8. Hola, acabo de enterarme de este nuevo credo y la verdad al leer esto me he quedado un poco escéptico, pero aportaré los 3000 euros iniciales a ver qué pasa. Espero que después no resulten ser mentiras porque siempre me pasa lo mismo. Confío en ustedes.

    ResponderEliminar