lunes, 30 de julio de 2012

El teatro de la vida




Estuvo a punto de perderlo, con un súbita ráfaga de viento que se coló entre la calle, como un guiño más de la vida para hacérsela aún más difícil, aunque eso, a esas alturas, era ya imposible. Y perderlo estúpidamente, era una crueldad, aunque gastarlo, como acabaría haciéndolo, tampoco era una exquisita ni arriesgada manera de perderlo.

Ese único billete de cinco euros que le quedaba, era su gran y único tesoro y cuando volvió a aferrarlo con fuerza, su dilema se amplió: “¿no sería mejor gastarlo de una sola vez, como había leído en algún sitio, haciendo ver que al gastarlo uno tenía tanto dinero que no le importaba?”, ¿por qué no arriesgarse y en vez de comprarse pan para cuatro días y algo de agua, no lo gastaba en algo que pudiera darle más satisfacción durante más tiempo, como unas plantillas para sus desgastados zapatos?”.

Así fue pasando la mañana, hasta que su estómago empezó a protestar y sus dudas sobre su modo de invertir esos cinco euros fueron creciendo.
Desesperado, cansado, hambriento y triste, se sentó en un banco y empezó a llorar, cubriéndose la cara con las manos. 

Tras el banco donde se había sentado, había un imponente muro, donde con gran acierto en colores y dibujos, se anunciaba, la nueva puesta en escena, en un gran teatro de la ciudad de “Los miserables”…  Repentinamente, alguien notó la excelente publicidad, que de la obra se hacía, con actor incluido, formando un todo, animado y real y empezó a aplaudir ante tamaña y original idea. Los demás transeúntes se sumaron a los aplausos y a los vítores y emperezaron a arrojarles monedas, billetes y hasta flores recogidas de los jardines que por allí había.

Cuando levantó la vista, ajeno a que todo ese alboroto fuera fruto de su tristeza, contempló consternado, como el suelo relucía de monedas, billetes, flores y algún que otro objeto no identificado y ante el silencio de su publico ante su final de función tan sólo supo secar sus lágrimas, dar las gracias temblando, recoger todo lo que le había sido ofrecido y con una inclinación se fue con, de nuevo, aplausos efusivos a sus espaldas y oyendo algún que otro: “que buen actor”, “parecía que lloraba y que pasara hambre de verdad”, “que realismos hasta en su atuendo”…

Lo entendió todo, cuando se dio la vuelta para comprobar que no había sido todo un sueño y divisó el gran cartel publicitario.

Hoy, había descubierto algo tremendamente absurdo: la vida, es puro teatro.



12 comentarios:

  1. jejjeje...muy demostrativo el relato de lo inverosímil que puede ser la vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es la vida, neo, puro teatro :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No sólo la vida es puro teatro, que lo es, sino que la realidad supera con creces a la mejor de las ficciones. Si además se alían ambas realidad y ficción al servicio de un fin determinado, aunque sea de una forma casual e inconsciente, el efecto es fulminante como en tu magníficamente bien planteado y mejor resuelto relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo para ti, estimado Pepe... y sin teatro :) aunque la vida sí la vivamos así, muchas de las veces.

      Eliminar
  3. puro teatro...o sociedad con cargo de conciencia y mentalizada con la desgracia ajena. Bonita entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier, un placer que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Curiosa si que es la vida y quien la puebla ya ni que decir. Cada día una nueva función.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, San, cada día una nueva función :)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Un día desde el escenario ... viví de forma tan intensa mi papel, que me pareció estar representando mi propia vida.
    Pero es verdad que el resto de los días fueron puro teatro. La vida es tan hermosa que parece real.
    bssoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bello comentario, querido Spaghetti... sigamos disfrutando de esta bellísima vida que parece real :)
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  6. Que bó, m'encanten els teus finals sorprenents!!
    Un petó ventilat, fa tanta calor.....
    Victòria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmmm i a mi m'encanta que t'encantin jijijiji... No vull imaginar la calor i on estàs :)
      Molts petonts!

      Eliminar