lunes, 20 de agosto de 2012

El hilo




Tejía siempre un hilo imaginario entre la otra persona y ella. 
Le costaba muchísimo porque ya no creía en el ser humano, pero el hecho de tejer ese hilo imaginario para crear ese puente, le renovaba la poca fe que aún guardaba en un pequeño rincón de su ánimo. 
A lo largo de los días, meses o años, ese hilo, podía llegar a tensarse, pero si volvía a su estado inicial, las relaciones seguían su curso.

Solo si se rompía, jamás, volvía a recomponerlo. 
No tenia piedad hacia aquella persona, que la hubiese herido, engañado, utilizado, maltratado, obviado, mal interpretado o insultado, ya fuera con una frase un acto o incluso una mirada. 

No sabía perdonar. Y entonces, esa persona dejaba de existir para ella. Ni siquiera se molestaba en pedir una explicación o en darla, sin más, dejaba de existir para siempre en ese álbum fotográfico, también imaginario, que creaba a modo de recopilación de imágenes para perpetuar totalmente impoluto.

10 comentarios:

  1. Juji, me evocas a la Parca, esa que corta el hilo de la vida, que anuda el hilo de lana en un huso y cuando le parece, cuando le escuece, cuando la cabrea o por capricho !zas! lo secciona y uno menos. Tres eran las Parcas, tres y hermanas o parientas, cada una a su uso utilizaba la vida ajena. Nos atamos a otros de muchas formas, jujita mía, pero es buena idea llevar un hilo que se corte y listo, borrado de la foto.
    Buena imagen muy ilustrativa. Buena semanita te deseo mientras aún nado o miro mar.
    ¿Nos vemos? Eso espero cuando podamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ese !zas! que corta y cuenta nueva, fascina :) Es una buena descripción la tuya (como siempre, mi Natalí) sobre la evocación de la Parca. Sigue nadando y mirando el mar... nada hay más dulce que la serenidad de ese azul. Claro que nos vamos a ver pronto ¡digo! y sin hilos y sin tijeras jijijiji.
      Besitos, querida amiga.

      Eliminar
  2. Solemos tender lazos (en este caso hilos, es una manera de unir), para el personaje, sin dudas, nada tiene que ver con zurcir, eso no le va. Así de drástica. Pienso que en ocasiones no está mal, si media un daño o un dolor muy grande hacia otra persona. No siempre hay forma de recomponer y los remiendos en la vida terminan por descoserse definitivamente. En otros casos, una segunda oportunidad podría permitirse (más no sea con un hilo diferente, de otro color o textura). Me gusta creer en los hilos invisibles, que el destino nos tiende y nos lleva a coincidir con alguien, a enlazarnos y mantenernos unidos. Interesante y bello texto, muy bien "hilado"!
    Besitos: Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gaby*, todos los lazos, nudos e hilos que unan, son fantásticos y a los que aludes tú, los invisibles, son inexplicables y emocionantes. Esos, no creo que se rompan jamás.
      Muchos besitos.

      Eliminar
  3. La amistad materializada como un hilo. Resulta frágil y entiendo que son frágiles los sentimientos que se pueden dañar, ya que la amistad nos hace vulnerables a otros.
    Buena como metáfora, que nuestro hilo no se rompa.
    Muchos besos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que nuestro hilo se rompa jamás, Juan Carlos. Es imposible, amigo.
      Besitos y abrazos.

      Eliminar
  4. Hay hilos muy frágiles, esos se quiebran con facilidad, pero cuando el hilo con el que se ata es fuerte ese sabe aguantar, ahora bien si se rompe, es dificil recomponer, ya un nudo, una lazada...Perdonar hay que saber perdonar como hay que saber pedir perdón, pero cuando el dolor es muy grande mejor establecer distancia y dejar que el tiempo corra ¿no?
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, San, en el fondo, es el tipo de conexión que se tiene: si es auténtica, nada puede romper ese lazo, solo si uno lo desea... perdonar nunca es fácil, creo que es más fácil pedir perdón, pero al final, la elección de cada uno y sus circunstancias, es lo único que da una respuesta :)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. No es fácil perdonar, menos cuando hay una traición en el medio. Si el hilo fuera irrompible, nuestra dependencia hacia los demás pondría en riesgo nuestro amor propio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso, en esos casos, Neo, es mejor romper con todo y vuelta a empezar, ¿verdad? :)
      Un abrazote.

      Eliminar