viernes, 24 de agosto de 2012

El palacio de la memoria




He intentado crear varias veces, el palacio de la memoria, para poner en él, lo más interesante, lo más privado, lo más importante, incluso he intentado crear una estancia donde solo pulularan mis escritos, esos que aún tenía que formarse y cobrar vida. Todo inútil.

Hace unos días, adentrándome en el sopor de la siesta, me vino una historia, que mientras iba cobrando vida, la califiqué de especial y original y sabiendo que estaba a punto de imbuirme en otro mundo, rápidamente, la incluí en la estancia de las historias por escribir… cuando desperté, por mucho que miré en todas en las habitaciones, cajones, armarios, baúles, laberintos secretos y demás estructuras palaciegas, no la encontré.

Alguien me dijo al respecto, que igual yo no tenía un palacio de la memoria sino una caótica y desestructurada chabola de la memoria… y no pude parar de reír durante horas ante tal ingeniosa frase… pasada la risa y analizándolo fríamente, llegué a la conclusión de que, tal vez, tenía razón.

20 comentarios:

  1. jejeje...a veces pasa, es cierto...por más que luchemos para recordar algún sueño, algo ingenioso que se nos ocurrió en la duermevela, no logramos avanzar más que un paso entre las nubes de la desmemoria!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ¡y da una rabia! Neo, porque ya no se puede recuperar. Esta memoria que empieza a fallar...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No tenía razón, es que como todo palacio tenía rendijas, ventanas con estrellas, alguna guarida de ratones, fugas de aire y entradas de intrusos. Si pudiéramos atar la memoria cuando nos viene una idea, sería un prodigio ya que al segundo esa idea, uf, cambia y es otra. Cómprate una grabadora y como hablas soñando, lo graba todo.
    Juji, insisto, jujita, ríete siempre que nunca sobra. Besitooooooo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tendremos que comprar esa grabadora jajajajaja... pero si me graba en sueños, mientras hablo, tal vez me encierren :)
      Yo siempre me río de todo, Natalí, ya lo sabes.
      Muakssssssssssssssss.

      Eliminar
  3. Me encanta, yo creo que también tengo la chabola de la memoria jajajaja y yo que estaba leyendo tu relato y pensando qué tiene que ver esto con la taza? no pillaba la relación jajaj hay que ver cómo están las cabezas! voy a seguir leyend más abajo
    Hasta ahora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, que bueno, Teresa, tú buscando esa taza y vas y te topas con un palacio :)
      Besitos.

      Eliminar
  4. Pues ya somos dos.Mira que da rabia cuando pasa eso de que ya lo tienes medio que y al final nada, ¿no?
    Habra que construir el palacio y dejarnos de chabolas o mejor la idea de Nátali, la grabadora...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he intentado, San, pero mi palacio creo que sigue en construcción :) tendré que aceptar el consejo de Natalí :) que suena a más prático y sabio.
      Besitos.

      Eliminar
  5. No es que la memoria falle, Juji. Nuestro cerebro es una máquina de una enorme perfección, pero no siempre está a nuestro servicio. Los procesos que lo llevan a almacenar conocimientos son altamente complejos y no se rigen por nuestra voluntad. En ese palacio o chabola están pienso que todos los conocimientos adquiridos y los momentos vividos, pero los mecanismos para traerlos al plano consciente no siempre los manejamos. A veces aparecen cuando y como quieren. Para corregir esta aparente anarquía se inventaron las agendas, los cuadernillos de notas, las grabadoras. Lo mio se asemeja más a una chabola también.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Aunque el cerebro sea una máquina perfecta, con sincera simpatía y sin maldad, te diré Pepe, que me encanta saber que hay más chabolas de memoria por ahí, a parte de la mía. Así que, como bien dices, habrá que recurrir a esos otros medios para corregir esa anarquía.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No te me quejes Juji. En la cabeza no tienes una chabola de la memoria, y si así fuera, mírale el lado positivo, en las chabolas se encuentran multitud de cosas distintas.
    A mí me encantan las cosas que salen de tu covacha.

    Un beso Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin quejas, mi querida y bienvenida Elena, con palacios o sin ellos :) Se te echaba de menos y ¡oh! veo que has publicado ¡Yupi! me voy a tu callejón de la prisa, corriendo.
      ¡Muaks!

      Eliminar
  8. No recuerdo, Juji, quién fue exactamente el que dijo que si pudiéramos escribir todas esas historias, que en el duermevela nos parecen tan interesantes y maravillosas, al despertar, tras leerlas, las desecharíamos. No lo sé, quizás tenga razón… Lo que si sé es que, gracias a la perdida de esa fábula, podemos disfrutar de este texto.

    En cuanto a lo del palacio… yo ni siquiera tengo chabola. Tan solo una pequeña alacena donde guardo los tarros de lo importante. Por eso, ante un instante de inspiración, las pocas veces que los tengo, más vale que salga corriendo en busca de un papel.

    Un besito, y por favor, continua con tu chabola, a pesar de lo que se crea, son mucho más acogedoras.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Mari Carmen, puede que al despertar, tras leerla la desechara, lo que da rabia es no acordarse de qué trataba :)
      ¿Esos tarros tuyos contienen etiquetas, tipo: "momentos felices", "momentos bellos", "momentos insuperables"...? Un tarro así, también es un "palacio" enorme.
      Un besazo grande, grande.

      Eliminar
  9. Va a ser una barriada de chabolas, porque a mi me ha pasado también. Ahora, un par de veces me levanté y apunté la idea. Una vez descarté la idea, la otra es mi micro favorito.
    Buena entrada, besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, querido amigo, vamos a formar esa barriada de chabolas por doquier... ya verás, ya jajajajaja. En fin, tendremos que recurrir al papel, a la grabadora y en mi caso, a lo que más me ayude a mantener esta memoria mía.
      ¡Un besazo!

      Eliminar
  10. Mentres encara m'enrecordi d'escriure ja em puc donar per contenta. Lo meu ja no arriva ni a barraca, ni tan sols a potet, jo, amb una caixeta de llumins vaigs tirant....un palau...quanta exuberància, no tinc tantes cèl.lules al cervell per tanta informació....que hi farem!... disfrutarè contemplant aquest barri de barraques que us heu montat, tan ple d'històries fantàstiques...
    petons, Victòria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No diguis tonteries, Victòria, tu pots tenir un veritable palau. Ho sé. M'encanta veure't per aquí. Ets una "fan" que no vull perdre mai, pel que dius i com ho dius.

      Petons, estimada amiga.

      Eliminar
  11. Increible, me encanta. Besos. Lo de chabola, esta "muy bién"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de nuevo, un placer que disfrute con la lectura, Amapola Azzul. Vuelve pronto.

      Eliminar