domingo, 26 de agosto de 2012

Que no te muevas...




Que no te muevas, que no te va a doler, que lo que crees que te estoy rompiendo, te lo pongo en su sitio, que sé lo que hago, que lo aprendí del mejor maestro, que no te muevas, que no puedes seguir así, que en cuanto acabe contigo, vas a ser un hombre nuevo, que te calles y dejes de lamentarte, que si te digo que este es el mejor remedio al que puedes recurrir, tienes que creerme… que no te muevas… que casi hemos acabado…
¿Qué no era así como habías venido a mi consulta? ¿Qué te arrastra el brazo y no puedes levantarlo? ¿Qué si te he lisiado de por vida? ¡Memeces! ¿Acaso no es mejor que te cuelgue el brazo, a que te duela la espalda y sigas encorvado como antes? Aunque, si quieres, puedo solucionarte lo del brazo, pero… no sé que otro nervio travieso, puede dejar de funcionarte, porque el cuerpo humano es así y no soy no quien para cuestionar sus decisiones.
Que mira que si una cosa deja de funcionar, por algo será…

22 comentarios:

  1. Pasame la dirección de ese "entendido" así no voy!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí la tienes, Neo:
      中国
      上海市黄浦区南京西路325号

      Jijijijijijijij

      Eliminar
  2. Pupa nena nooooooooooooo!!! Lisiome, torturome, engañome cual china mandarina. Probaturas de doctor malas son para el dolor, y es que estamos en sus sádicas manos, jujitina mía, Juji.
    Toma besitooooooo saladito que el miércoles será dulce andorrano, ayyyy, pupa nena, al laboro me encamino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno... creo que el miércoles, mi querida Natalí, necesitarás un masajito "contundente" con ese sabio-mandarín, para que te haga olvidar la pupa de la vuelta al laboro...
      ¡Ánimo! que del saladito al dulce, es cuestión de mentalización y tu Jujita, estará por aquí, para hacerte reír cuando lo necesites.
      Muakssssssssssssss!

      Eliminar
  3. Dicen que a veces el remedio es peor que la enfermedad. Creo que ése es el caso de tu protagonista.

    Besos Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si es, Elena, normalmente, cuando te arreglan algo, te estropean cualquier otra cosa! Y así, cualquiera se atreve a ponerse en manos de esa gente "tan preparada" :)
      Besitos enormes, Elena.

      Eliminar
  4. Si es que al cuerpo hay que dejarlo que se despereze, que se estire y se contraiga, a su amor, sin sádicos que lo fuerzen, que lo articulen y desarticulen. Divertida entrada, Juji.
    Puestos a recibir masajes, prefiero los relajantes, tranquilizantes o enervantes pero desde la suavidad de unas manos complacientes y cómplices.:)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Has dado en la diana, Pepe! Nada como masajes relajantes o enervantes desde la suavidad de esas manos... Me alegra que te haya divertido :)
      Como siempre creo, de vez en cuando un toque de ironía, va bien.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Si, Juji, dicen que no te hacen daño, que el daño ya le traías a la consulta, pero es como al que le duele un pie y le atizan un garrotazo en la cabeza ... por unos momentos te olvidas de lo que dolía el pie....jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, creo que ese sistema, acaba con los nervios de cualquiera y si uno es listo, renuncias diciendo eso de "a mí no me toque, que no me duele nada de nada" aunque te duela hasta el alma jijijijiji
      Un besazo, Spaghetti.

      Eliminar
  6. Fisios como ese no conozco, pero economistas así ... ¡a paladas!
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji, siempre hay alguien peor , nada como un economista para retorcer el cuello :)
      Besito, querido Juan Carlos.

      Eliminar
  7. Me duele con solo imaginármelo… Eso quiere decir, Juji, que has sabido plasmarlo con precisión anatómica :-)

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! Lo siento, no pretendía que te doliera jajajajajaja
      Gracias, Mari Carmen, eres un sol.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Las contracciones musculares suelen ser muy dolorosas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Alejandro, muy dolorosas.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Hay de todo en ese mundo... te lo digo yo que dependo de ellos en muchas ocasiones. Aunque para que engañarte prefiero caricias a retorcimientos y dolor. ¿Este que nos muestras no será amigo de aquella que ponía velas negras? jejeje

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, Pues igual tienes razón, Matices, y es amigo de la de las velas negras, todos son del mismo saco, cuando brilla su incompetencia.
      Un besazo.

      Eliminar
  10. Mejor no probar!
    Y mira que a mí me gustan los masajes!
    El otro día me dieron a mí uno relajante de espalda, pero, se ve que estaba yo tan contracturada y agarrotada, que salí peor que entré, me hicieron un daño...!
    Ahora sí, el barzo estaba en su sitio, no me colgaba, menos mal!
    ;)

    Un abrazote!

    ResponderEliminar
  11. Bienvenida, Edurne :) Jajajajajaja, ¿ves? al menos el brazo quedó ileso. Si es que no te puedes fiar...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muy buena la entrada, saludos. Me gusta el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si ya te has reído, Amapola Azzul, pues placer doble :)

      Gracias.

      Eliminar