viernes, 28 de septiembre de 2012

Mirada retrospectiva-Jueves literario





Lo que recuerdo, son sus recuerdos de los recuerdos. Nos poníamos bajo la sombra del árbol del jardín y allí, recordábamos juntas. Y yo siempre me sorprendía con sus historias y ella se sorprendía con mis preguntas.  

Me contaba de su cortijo, de sus cuadras, de sus caballos. Me contaba de sus bailes juveniles, con pañuelo en mano para evitar el contacto, y de como amasaban el pan. Me contaba de su maestro particular y de sus amorosos padres y el trágico final. Me contaba de como pasó de ser rica y señorita, a ser sirvienta en otra ciudad. Recordaba entre lágrimas, como tuvo que sufrir las humillaciones y aceptarlas sin rechistar. Me explicaba bajo el manto de sus recuerdos, como una gitana le leyó la mano y le dijo que había nacido rica y rica moriría.

Doy fe de ello: la gitana acertó. Murió rica. Rica en propiedades y monedas… pero mucho más rica en un amor, que jamás desaparecerá.


15 comentarios:

  1. Intuyo Juji, que llega un momento en que nos alimentamos de recuerdos pasados en mayor medida que de ilusiones futuras, ya que estan comienzan a escasear y aquellos... ¡son tan abundantes!. Si a su paso dió y recibió amor, tuvo la mayor riqueza que tenerse pueda.
    Gracias por participar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Los recuerdos compartidos con quienes amamos y no los han vivido tienen el poder de transmitir las experiencias pero además nuevas sensaciones, esas que provoca escuchar por boca de otro lo sucedido, así como un cuento, que se va instalando en nuestra memoria como si de veras hubiésemos sido parte de él.
    Muy emotivos recuerdos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Los recuerdos son fantasmas de la realidad...porque nada ocurrió como se recuerda.
    bsssossss

    ResponderEliminar
  4. Recordar los recuerdos de quien nos los ha contado. Es maravilloso cuando las personas a quien queremos nos cuentan sus propias vivencias que acaban convirtiéndose en parte de nuestras propias vidas. La gitana le leyó bien el destino.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Ser rico en amor, es un lujo que no se puede comprar ni con todo el oro del mundo.

    Bss.

    ResponderEliminar
  6. Emotiva mirada retrospectiva, en la que intuyo recuerdos (felicidades por la primera frase) y percibo sentimientos.
    Me ha gustado.
    Muchos besos, amiga.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, pues ya que podemos pedir... creo que el amor acompañado de salchichón, es mucho mejor que sólo de sopa de aire y buñuelos de viento...

    Un beso y un café.

    ResponderEliminar
  8. Al final es lo único que importa, el amor, y ser rico en amor no es algo que nos alcance a todos.

    Muy bella historia Juji.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Es bonito compartir los recuerdos con otra persona, así parecen formar parte de ella, y lo principal de todos esos recuerdos sin duda fue el amor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Pienso que esa persona que pasó de rica a pobre, sabrá valorar mejor que nadie la inmensa riqueza de un amor verdadero. Bonito recuerdo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Linda historia, creo que es mejor ser rica en pasiones, sueños y amores que de dinero, pues así haria el esfuerzo de vivir aún más feliz de mi vida

    ResponderEliminar
  12. Los recuerdos de tus recuerdos son mis recuerdos.
    Muy bonita tu mirada atrás.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. La verdadera riqueza es vivir en paz, habiendo seguido a nuestro corazón y llenándolo de cosas inmateriales que son las más difíciles de adquirir.
    Hermoso relato Juji.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Tal vez lo tenía todo y se quedó con lo mejor...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. Gracias a todos por vuestra lectura y vuestros amables comentarios.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar