sábado, 8 de septiembre de 2012

Sinsentidos





Hace tiempo que no te escribo, que no te digo qué pienso –aunque últimamente pienso  demasiado para poder expresarlo todo- y que no te expreso nada con más allá de un silencio elocuente…

No me disculpo. No vale la pena y tampoco tengo porqué hacerlo.

Simplemente, han sucedido muchas cosas  y todas ellas, han ido ocupando un lugar en mi vida, que no merecían, dejándome sin fuerzas, para analizarlo todo como a mí me gusta –con algo de insensatez y esperanza, rebozado con toques oníricos incongruentes-.

He perdido el sabor a caramelo por el camino y si no vuelvo a recobrarlo, moriré de pura realidad. Miraré los escaparates vacíos y me sentiré como esos rótulos luminosos a los que les falta una letra.

Cuando intentas ser alguien que no eres, tu mente te grita que huyas, pero las taquillas de las estaciones a las que voy, nunca tienen un billete para mí y para mi huida.

Mi desayuno con tostadas rebosantes de mermelada y margarina y el humeante café, me ha recordado que la vida es absurdamente cruel, pero que algo cálido que entra en el estómago, te hace sentir mejor… mejor de lo que recordabas hacía tiempo.
Seguir soñando con ese bosque de la niñez, donde en pleno otoño recogías nueces y hacías castillos en el aire, también ayuda.

Las apuestas a esos caballos que siempre se desbocan y acaban sacrificados, son parte del juego. De este maldito juego. Las rejas de esta prisión dorada, a la que llaman vida (¿vida?) a veces me aturde. Me aturde demasiado, como para entender algo. Será mi estupidez o mi completa ignorancia o incultura -a saber-.

Desciendo por caminos –porque todos son en bajada- llenos de piedras afiladas e hirientes y me doy cuenta de que no llevo el calzado adecuado y tal vez, ni tan siquiera el número adecuado de zapato para mis sensibles pies. Y esbozo una sonrisa amarga cuando sangran. No tengo remedio.

Valoro y estudio la conexión entre un punto y otro, y nunca encuentro el término medio.           
Y sé que existe –creo- aunque ya no sé qué creer. Y el martilleo incesante de los ladridos del perro del vecino, me desconcentra, así que tampoco me ayuda, en esa valoración y estudio.

Sinsentidos.

Escribir. Nada me gusta tanto como entornar las lamas de mis persianas para que se cuelen los rayos del sol, dando esa penumbra que me fascina… y escribir. Y tú. Nada me gusta tanto –nada, ni tanto-, como tú.

Me aferro a ello, para poder seguir sonriendo. Me aferro a mi risa, para poder seguir creyendo. Me aferro a mis creencias, para poder seguir viviendo. Me aferro a la vida, para poder seguir amando.
Me aferro a lo que no duela, para poder seguir escribiendo. Sinsentidos. Pero escribiendo.

Y ahora, tengo que dejarte… por fin ha sonado la sirena. Nos sacan del patio, de este asqueroso patio, donde la nieve y el frio se cuelan en mis entrañas. Donde me obligan a estar, mientras entran en mi celda, -en mi mente- y revisan mis escritos, se empapan de ellos y después los queman… y todo, metafóricamente hablando. Metafóricamente escrito.

Porque, ¿qué quieres que te diga, lector de mis historias, de mis líneas de la mano y de mis frases escondidas? A veces, escribir sinsentidos, libera el alma.

Como esta mariposa que se acaba de posar en la baranda de mi terraza y ahora, alza el vuelo, recordándome que hoy es sábado, soy feliz y mi mañana…es hoy. 

26 comentarios:

  1. ¡¡Guauuuuu... Juji!!! Qué maravilla de sinsentidos acabas de regalarme, y eso a pesar del calor, el abanico, el sudor...
    Es lo más bonito que te he leído.
    Precioso de verdad.

    Mil besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Y eso que lo he escrito sin pararme a pensar... Eres un sol, Elena, gracias por tus palabras.
      Mil besazos para ti también.

      PD: Ya nos queda poco para que lleguen los meses que nos gustan, ¿eh? ¡yupi!

      Eliminar
  2. Ja veus, inclús quan escrius "sesesentit", resulta que en té molt de sentit el que dius! T'hi posis com t'hi posis te'n surts de maravella!
    Un petó caramelitzat, perquè no perdis la dolçor, però compte no t'enganxifis gaire...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ets una lectora encantadora i magnànima.
      Accepto el teu petó caramelitzat amb molt de gust :)

      Una abraçada enorme, estimada Victòria.

      Eliminar
  3. La verdad es que me siento bastante identificada muchas veces contigo. Enfín, me ha gustado este relato " sin sentido".

    Bello blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Amapola Azzul. Un placer, que te haya gustado tanto sinsentido junto :)

      Gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Fíjate, si me ha gustado que estaba pensando abrir un blog nuevo y tal llamarle como tu entrada esta, con este título( o alguno similar).

    Pero todo se quedó en la nada, un sinsentido mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pero Amapola Azzul, ¡si tienes muchos blogs! :) Cuida de ellos para tu expresión y disfruta.

      Abrazo..

      Eliminar
  5. Sentimientos sinsentido, pero cuando lo escribes recobra todo el sentido, porque lo volverás a leer y entonces sentirás lo que ahora sientes, con la vaga displicencia que da la distancia.
    bessosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Spaghetti! He vuelto a leerlo esta mañana y por lo visto, aún no me he distanciado :) La próxima vez, dejaré el escrito en la nevera hasta que tenga sentido :)
      Un fuerte abrazote.

      Eliminar
  6. Un sinsentido sencillamente G E N I A L.
    Escribe Juji jujita, no se te ocurra el sinsentido de dejarnos sin tus letras. Olé tú, así se escribe.
    Besito muy contento, estic bocabadada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ets tan bona, Natalí! :) Un inmenso placer, que tanto sinsentido, haya encontrado un lugar en los sentidos... mmmmmm
      Tu amiga, Jujita :)

      I tanca la boca, bocabadada jijijiji!
      Muaks!

      Eliminar
  7. Muy bueno Juji, quien no ha navegado a veces en "sinsentidos", algunos me han sonado de cerca...
    Siempre es un placer pasar por tu casa...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer, es mutuo, Matices, te lo aseguro.
      Gracias por haber venido, estás en tu casa.

      Besitos.

      Eliminar
  8. Hacía tiempo que no te ecribía ni decía lo que pensaba, ya de regreso te dire que como siempre es un apetitoso bocado de saborear tus entradas, lo que es un sinsentido es dejar de pasrme por aquí tanto tiempo, no lo volveré a hacer.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos sabemos, Gloria, que no siempre es factible visitar todo lo que nos gusta y mucho menos comentar. Aún así, seguimos aquí, y eso es lo único que importa... eso, y la calidez que se regala. Gracias.

      Un besazo enorme.

      Eliminar
  9. Qué gran desinfectante es dejar que resbalen las palabras…

    Un sinsentido extraordinario, cargado de razón, y con el que me identifico en alguna de sus partes. Continua escribiendo, juji, y, sobre todo, compartiéndolo.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu frase del desinfectante, Mari Carmen :) Yo que admiro tu escritura (que siempre tiene sentido) aplaudo que mi sinsentido te haya parecido extraordinario. Siempre me sorprendéis con vuestros comentarios... es increíble.

      Besitos enormes.

      Eliminar
  10. El sabor de las letras le confiere sentido al sin sentido.
    El vino amargo lo bebemos todos. La cantidad es el problema.
    Abrazos sentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazos sentidos, también para ti, Sergio. Un placer volver a verte por estos sinsentidos del sabor de las letras.

      Besos.

      Eliminar
  11. Es tan real, como escrito de una forma bella y poética. Es tan real... como el sinsentido de la vida.
    Es tan real, que captas con claridad la esencia de lo que sentimos todos los que escribimos.
    Un plato exquisito, nos has servido, tal vez no tan dulce... pero no menos satisfactorio.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que a veces, estimada Casss, sólo a través de los sinsentidos encuentras algo a lo que aferrarte. Y sólo aquellos que dejan su sensibilidad expuesta, como por ejemplo, los que escribimos, logramos captar su claridad, como bien dices.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Todo esto es un sinsentido compartido. Juji la vida misma de las letras.
    Un brazo Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un enorme abrazo para ti también, escritora y sensible acompañante de las letras.

      Muaks.

      Eliminar
  13. Es buenísimo. Veo un escrito a corazón abierto, con montón de metáforas todas excelentes.
    ¿Lo mejor que te he leído? No sé, te he leído muchas entradas muy buenas, pero ésta tiene mucho corazón.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No importa si es mejor o peor, o si gusta o no, como bien dices, mi querido amigo, está escrito con el corazón abierto, cosa que nunca suelo hacer en este blog, así que... :)

      Un besazo enorme.

      Eliminar