lunes, 1 de octubre de 2012

El mismo fin



Pensamientos de un dependiente de una tienda de electrodomésticos:

Ahí está, mi próxima víctima, mi próximo ingreso. Mi próximo récord. Soy el mejor y seguiré siéndolo, siempre y cuando no encuentre ningún contratiempo insondable, que a veces, también surgen inesperadamente. Hace tiempo que he aprendido a no fiarme de las apariencias. Tengo que estar seguro que no va a cambiar de dirección, apuntar a lo más alto y disparar. Y después pasará a ser un número más para atestiguar mi superioridad. Y mis jefes, a los que no conozco, sabrán que aunque me muevo en las sombras y yo también paso a ser  un número para ellos, he llevado a cabo su cometido pulcramente, o sea, añadir una víctima más a su colección. Pero el logro es mío, la víctima me pertenece y la satisfacción inmensa de verlo caer ante mi astucia, me excita y compensa, en igual medida.
En el fondo, me pagan para hacer lo que mejor sé hacer.









Pensamientos de un asesino a sueldo:

Ahí está, mi próxima víctima, mi próximo ingreso. Mi próximo récord. Soy el mejor y seguiré siéndolo, siempre y cuando no encuentre ningún contratiempo insondable, que a veces, también surgen inesperadamente. Hace tiempo que he aprendido a no fiarme de las apariencias. Tengo que estar seguro que no va a cambiar de dirección, apuntar a lo más alto y disparar. Y después pasará a ser un número más para atestiguar mi superioridad. Y mis jefes, a los que no conozco, sabrán que aunque me muevo en las sombras y yo también paso a ser  un número para ellos, he llevado a cabo su cometido pulcramente, o sea, añadir una víctima más a su colección. Pero el logro es mío, la víctima me pertenece y la satisfacción inmensa de verlo caer ante mi astucia, me excita y compensa, en igual medida.
En el fondo, me pagan para hacer lo que mejor sé hacer. 

18 comentarios:

  1. Oh, qué mala eres Juji, no me compares a un comerciante con arte para sacarte los cuartos al cliente con un asesino a sueldo mujer.
    Mi padre ha tenido una tienda de tejidos toda su vida y daba gusto ver cómo manejaba sus artes de seducción para que la señora se llevara dos juegos de sábanas en vez de uno. También supo ayudar a quien no tenía para pagar.

    Pero bueno, esto no significa que tu(s) texto(s) carezcan de un punto de realidad.

    Un beso Juji.

    ResponderEliminar
  2. Jijijijiji, es que no he podido evitarlo, Elena. La profesionalidad de antaño en un comercio (como la de tu padre) nada tiene que ver con los tiburones de hoy en día que te acosan y que si te descuidas, tú que habías entrado cándidamente a comprar unas pilas, sales con tres neveras y dos batidoras y sin entender aún muy bien que ha pasado :)
    Besitos, mi querida amiga, con una sonrisa.

    ResponderEliminar
  3. Juji, no me cabe la menor duda de que las modernas técnicas de marketing, son capaces de venderle un frigorífico a un esquinal o un calefactor a un tuareg, pero es claro que el objetivo entre un vendedor y un asesino a sueldo es muy dispar, ambos están a años luz. Humorísticamente, los extremos se tocan en el ardor y meticulosidad que ponen en el desempeño de su función, pueden incluso obedecer a un lenguaje y pensamiento mimético, pero entiendo como Elena, que no son comparables.
    Me has hecho reir con tu entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante de todo esto Pepe: que te hayas reído.
      Por lo demás, de acuerdo contigo en un tanto por cien elevadísimo :) pero ¿a que si lo piensas bien, casi, casi son un mismo pensamiento? jajajajaja.
      Tu comentario ha sido magnífico.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. En el fondo tienen mucho que ver los dos. El de los electrodomésticos también puede venderte un congelador para los fiambres.
    jajajajajajajaja
    bsssosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Perfecto, Spahetti. ¿Ves cuánta similitud y cuánto siguen pareciéndose estos dos?
      Besitos.

      Eliminar
  5. jajaja muy bueno!...si bien cada quien vive de lo que mejor sabe hacer, y en eso se igualan, me quedo con la rutina del vendedor de electrodomésticos...al menos tiene más posibilidades de no morir violentamente...si no asaltan la tienda donde trabaja, claro!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me fiaría tanto, Neo, como bien dices, no se sabe muy bien cual de las dos profesiones puede ser más violenta jijijijiji
      Abrazo.

      Eliminar
  6. Y lo que tiene que fastidiar a este vendedor una vez tiene el objetivo a vista que le digan... "Solo estaba mirando"... ¿ o no? supongo que es cuando ejerce de asesino a sueldo. Lo que hace la gestión del talento, ehh?

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Frase maldita donde las haya, Matices, jajajajaja jamás se te ocurra decir eso de "solo estaba mirando"¡por dios!
      Besitos.

      Eliminar
  7. Pues resulta bastante genial. Es inapelable que la formación y mentalización de los vendedores es la misma,, lo cual nunca había (ni seguramente habría) pensado. Depredadores.
    Muchos besos Juji, me he divertido y me he puesto a pensat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijijiji, mi querido Juan Carlos, tú si que entiendes de esto, que has captado la misma mentalidad en los dos depredadores al instante :)
      Me encanta que te diviertas.
      ¡Muaks!

      Eliminar
  8. Ambos han sido entrenados para depredar, unos a clientes y los otros a las vidas. Pequeños defectos de esta sociedad fría y numérica que nos han inventado y vendido como lo más.
    Buena entrada con una crítica sarcástica, como nos tienes acostumbrados.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un diferente entrenamiento, para un diferente y a la vez, igual fin :)
      Un besazo, Gloria.

      Eliminar
  9. jajajaja.... la verdad es que mi risa es nerviosa..jajajajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por temor a encontrarte con uno de los dos? jajajajaja
      Abrazo.

      Eliminar
    2. Apunten fuego. Soy la próxima víctima. Suerte que antes del insuceso, me pude divertir con tu buen texto.
      saludos ingeniosa hidalga de las letras

      Eliminar
    3. Jajajaja, Casss, mira que llamarme "hidalga de las letras" ¿a que te "vendo algo" y verás?
      Un besazo enorme.

      Eliminar