miércoles, 31 de octubre de 2012

HALLOBLOGWEEN 2012




Una noche única y sola y predispuesta al terror, no existía. Existían los días sin fecha, plagados de sustos, terrores y sobresaltos.
Disfrutaba disfrazándose de fantasma, zombi, vampiro o cualquier ser que infundiera terror. 
Me tenía completamente aterrada.

Me salía sin previo aviso y sin compasión, de detrás de las puertas, de debajo de la cama, corriendo por el larguísimo pasillo a mi encuentro, para morderme, devorarme, o fuese lo que fuese que su personaje inventado me decía con voz ronca, que había preparado para mí.

Yo sabía que tras cada caracterización se ocultaba el rostro angelical de mi hermana, pero siempre sucumbía a una única pregunta: “¿y si se ha transformado de veras?”.
Nunca esperaba a descubrir si me equivocaba o tenía razón, porque en mi fuga torpe y aterrorizada, no podía equilibrar la sensatez y la lógica.

Y lo que era aún más humillante: si alguna vez pretendía asustarla yo a ella, para cambiar ese equilibrio, cuando intentaba disfrazarme, mis manos temblaban y era incapaz de ejercer esa transformación, pero, aun cuando renunciaba a ese despropósito, me obligaba a esconderme para asaltarla cuan ser tenebroso… en la espera, la oscuridad en sí, volvía a jugarme malas pasadas y tenía que renunciar avergonzada a mi vendetta.

Adoro a mi hermana Isabel, pero juro que un día me vengaré de sus sádicas bromas a costa de mi desmesurada imaginación… tal vez, solo lo logre, cuando sea muy, muy mayor, me quite la dentadura postiza a traición, se la tire a un ojo o a una oreja y con garrote en mano, la persiga yo a ella, para cobrármelo de una vez por todas… 



21 comentarios:

  1. Jeje, esas bromitas de los hermanos... Yo de ti no esperaría a llevar dentadura postiza, pensaría algo antes :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Por Dios, te imagino de esa guisa y me muero de miedo.
    Me has hecho recordar lo que me hizo mi hermano el pequeño una noche: llegaba yo a mi casa después de haber estado con las amigas a eso de las diez de la noche, dije hola a todos y me dirigí hacia mi cuarto para desnudarme y ponerme el pijama; y de pronto, una mano que salía de debajo de cama se agarró a uno de mis tobillos. ¿Te lo imaginas? exactamente, gritos, carreras, risas, un miedo horrible...

    Un beso Juji, y cuando seas mayor, ten compasión con hermana.

    ResponderEliminar
  3. JEJEJE es que hay quienes no servimos para esto de espantar, por más que nos propongamos!...hacemos -como más- el ridículo gritando un poco y fingiendo que nos sale eso que -en otros- es natural y auto-suficiente!
    Hay ángeles y diablitos, convengamos jejejeje
    Buena elección para aportar a este nuevo halloblogween

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, afrontar el fin del mundo con la dentadura en la mano es muyyyyyyyyy terrorífico, sí señora...

    Feliz Halloblogween.

    ResponderEliminar
  5. jaja muyy bieen tata, devuelveselaaa pronto ehh!! :D

    ResponderEliminar
  6. jajaja que bueno. Los ("las" en este caso) hay, que son como Juan sin miedo, se burlan de fastasmas y demonios. Y si pruebas a derramarle un jarro de agua helada encima mientras duerme? Buen relato.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Y yo que siempre he pensado que tener hermanos es un regalo ja,ja,ja. Claro que cuando uno de ellos domina la situación...
    Me ha gustado mucho ese momento dentadura en una mano y garrote en la otra.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hay un juego muy interesante, la imaginación es debilidad, más que arma usada para ser quien asustara. Cierto, más fácil de sugestionar la persona imaginativa e incluso sugestionarse. De ahí que la la vendetta sea más prosaica.
    Eso me ha sugerido. Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  9. Genial relato con más chispa que terror...para el letctor, claro.
    Si yo te contara lo que de niña me aterrorizaba, te partirías de la risa...ya te lo contaré.
    Me ha encantado leerte de nuevo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Daba la sensación de asustarte entonces, pero ahora parece que quieres más a tu hermana. Un beso

    ResponderEliminar
  11. NO he sido jamás partidaria de bromas, ni de buen ni de mal gusto, me gustan las sorpresas agradables pero las bromas???? Ni de broma y menos para hacer daño. Hay mentes muy crueles que no maduran y si se les diera la opción 20 años después seguirían gozando haciendo sufrir a alguien, no se curan jamás y siguen riendo sus propias bromas año tras año... en fin...

    Un beso y un café con amor.

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado tu historia, aunque no quisiera ser yo la destinataria de bromas tan macabras. Lo de la dentadura, me parece la venganza perfecta.
    Gracias por participar.

    ResponderEliminar
  13. Diria yo Juji que por algo parecido, me viene a mi estos miedos a todo lo que huele a walloween jejejeje. Si es que algunos-as parece que nacen para las bromas macabras...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. la venganza aun desdentada, se sirve en plato frio

    ResponderEliminar
  15. Te comprendo, yo también he sido siempre muy miedosa y era muy facil asustarme, No seas muy vengativa con tu hermana,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Juegos de niños aunque en ocasiones se llevan algo lejos o no se entiende que a algunos determinadas bromas macabras no les van. Ya me imagino a la señora, desdentada y con bastón, persiguiendo a su hermana en silla de ruedas y tirándole a la cabeza su recién estrenado ojo de cristal, jaja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. jejeje, espero que tu deseo de venganza se haga realidad.

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  18. Hola paso de visita por tu blog y me gusta mucho muy bueno tu escrito pero ami no me gusta tanto copiar las tradiciones de fuera. Saludos

    ResponderEliminar
  19. Las personas que son aprensivas por naturaleza, difícilmente estárán nunca con la presencia de ánimo suficiente como para disfrazarse de monstruos y espantar a nadie. Es seguro que sólamente envolviéndose en ese atrezzo, las primeras espantadas son ellas mismas, así que presiento que la venganza no llegará a producirse nunca.
    Muy buena historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Mis queridos amigos blogueros: GRACIAS, por vuestra lectura y vuestros comentarios. Un placer veros a todos por aquí..
    Os abrazo.

    ResponderEliminar
  21. El terror del día a día, nada de halloweens direccionados que se ven venir de lejos los sustos, patéticos.
    Donde esté una hermana con dotes aterradoras e infatigables, creativas, que se quite la hermanita poco dotada para el tema. A cada cual su cruz, le recomiendo entreno y creatividad, a lo mejor aprende de Isabel, nunca se sabe. Perdón por el retraso, recién descargo la maleta. besito, ya sabes, jujinil.

    ResponderEliminar