domingo, 28 de octubre de 2012

La cerilla




Tengo la cerilla en la mano. La sostengo entre mis dedos, encendida y con la mano bien firme. Tan sólo tengo que lanzarla unos metros más allá, donde he dejado el bidón de gasolina y todo habrá acabado. Nada me une ya a esta casa y verla desaparecer entre llamas, es lo único que puede acabar con ella y con mis sufridos tics nerviosos.
Arderá bajo ese fuego como yo ardí durante años bajo esa incesante penuria y frustración ¡putas cuatro paredes de mierda!

...Que si ahora se ha roto la travesera, que si ahora hay que arreglar los techos, que si ahora hay un escape de gas, que si ahora hay humedad, que si ahora hay que volver a pintar, que si ahora esos cables producen cortocircuitos, que si ahora las escaleras de madera hay que ponerlas de otro material, que si la fachada no está de acorde con la normativa, que si…

Tengo la cerilla en la mano. Sin remordimientos. Allá va…

Y así empezó todo. Ahora me buscan las autoridades de medio mundo por pirómano. ¡Hipócritas desgraciados!

Total, porque desde que sentí esa sensación liberadora cuando quemé aquella asquerosa casa, que tanto me hizo sufrir, desde entonces me dedico a liberar a otras personas de sus cadenas, arrasando con el fuego, todo aquello que puedo... y más.

12 comentarios:

  1. Fuego purificador, se le paró el tic, ahora es el ángel del infierno. ¿Pirómano se nace o se hace? Juji, esta vez has quemado todos tus barcos, besito vienés casi, con vals jujirero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé, Natalí, creo que en este caso, él se hizo solito y con "ayuda" de la casa :) pirómano-justiciero, sin haber nacido así... y ahora te dejo que tengo que quemar mis vestidos, para endosar otros nuevo y ponerme a bailar un vals jijijijiji
      Muaks y reketemuaks!

      Eliminar
  2. Ah, esos que tienen la manía de ayudar a los demás, desde éste hasta el que se disculpa diciendo "lo hice por tu bien ..." ¡Diablos! Cada cual a lo suyo.
    Es lo que me sugirió. Besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh, sí, sí, sí! esos "también me encantan" los de "lo hice por tu bien" :). Acertadísima sugerencia mental y que también viene al caso. ¡Caracolas, Maese Juan Carlos, tú y tus asociaciones de ideas geniales!
      Besotes enormes, amigo mío.

      Eliminar
  3. Lo malo es que pase de quemar casas por el bien de los demás a quemar bosques por el bien de la Humanidad. Qué de locos por el mundo ...y por tu blog.

    Un beso Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a jugar con tu última frase jijijijiji y voy a dejarla ahí, en una placa dorada "Qué de locos por el mundo y por tu blog" y voy a imaginarme mil y un sentidos al respecto.
      Eso te pasa, Elena, por ser tan rematadamente buena con tus ("¿ambiguas?") frases jajajaja.
      Muchos besos, sin prisa.

      Eliminar
  4. Hasta que has dicho ÉL, parecería un fotograma del último libre de la trilogía "Millennium" -publicación póstuma de S. Larsson-. Que susto! he estado a punto de dejarlo.
    bsssoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo entiendo Spahetti, ¿qué te ha asustado tanto?
      Un besote.

      Eliminar
  5. ¿Sabes que has narrado lo que ha pasado por mi mente más de una vez con una casa que me dejaron en herencia?Ha escapado porque en ella habita parte de mí y sería como autolesionarme.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta, Gloria... por una parte ese "odio" a "cuatro paredes" y por otra, es cariño... al menos en ti a prevalecido el sentido común :)
      Un besazo enorme.

      Eliminar
  6. Lo que bien empieza mal termina. La liberación tiene limites, nombre y apellido.
    Abrazo a oscuras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena reflexión, sobre que la liberación tiene un límite... espera, Sergio, que enciendo una cerilla para ver tu rostro y darte un abrazo :)

      Eliminar