miércoles, 21 de noviembre de 2012

Buenas ideas







Intento ser un buen empresario, aunque no sé por qué, nunca logro que una de mis empresas tenga éxito.
Una de las primeras que creé, consistía en la venta de nubes. Las vendía a un euro. 
Pero en cuanto hacia la venta, el cliente se quejaba de que su apenas adquirida nube, ya había desaparecido, o cambiado de forma o se había unido con otras, creando un caos, entre los propietarios de esas movibles adquisiciones.
Tuve que cerrar el negocio.

Yo sigo en mi empeño, porque nadie va a quitarme la ilusión de seguir llevando a cabo mis geniales ideas empresariales, de hecho, la próxima va a ser algo sonado y que de nuevo -que extraño- a nadie más se le ha ocurrido...



12 comentarios:

  1. Lástima, no abundan los empresarios soñadores, merecía triunfar pero se le olvidó vender con la nube una escalera para subirse a ella.
    !Siempre estás en las nubes! le dice la competencia, ¿qué venderás ahora, las musarañás?, añaden son sorna.
    Apuesto por su nueva idea, la espero Jujinita mía. Besito en una nube color violeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces, me gustan más los comentarios que mis propias historias... lo de "se le olvidó vender una escalera para subirse a la nube" me parece pura poesía, mi querida Natalí.
      Jujinis en todas las gamas del arco iris.

      Eliminar
  2. Los soñadores.... ojalá nunca estén en vías de extinción. La vida sin sueños, no vale la pena!
    Tu empresa marcha bien, la sabes atender y nos vamos contentos con lo que nos vendes: letras de todos los colores.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que bonito, Casss! si realmente esta fuera una empresa y vendiera letras de todos lo colores y os fuérais siempre contentos... ¡regalaría acciones por doquier! :)
      Un besazo enorme.

      Eliminar
  3. ¡Pobre! alguien le debería decir que un buen empresario es el que tiene los pies en la tierra y no en las nubes, de todas formas no está mal un poco de ilusión.

    Un beso Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que a este personaje, mi querida Elena, no habrá manera de ponerle los pies en la tierra, sus ideas son demasiado ilógicas y soñadoras... y la verdad, es que no me apetece ser yo la que se lo diga :)
      Un besote enorme.

      Eliminar
  4. El empresario, ¿no querrá vender pinturas?

    Abrazo en saldo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno, Sergio! ya se lo comentaré :) esperemos que esos saldos sean realmente asequibles.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. deberiamos asociarnos. Tú con tus nubes, yo com mi aire pulmonar que vendo, para llenar globos de colores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hecho! empecemos a a crear esa asociación :)

      Eliminar
  6. Dos miradas (o aquí hay para todos):
    Cara: Es que hay quienes se apropian de todo, de las nubes, de los ríos, del aire ... y como son muchos, unos lo comercian para que otros quieran atesorarlo ... y no sepan.
    Cruz: Pues oye, una nube es una nube. No sé de que se quejan, tienen algo que es fugaz pero maravilloso, que lo fotografíen, pinten o graben en su mente y ¡nada de quejas!
    Besos, querida Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos miradas, cara y cruz, aunque el protagonista sigue viendo "buenos negocios" sin "maldad" él sólo quiere ofrecer aquello que nadie ofrece, extrañamente... :)
      Besitos y buen viaje, querido JC.

      Eliminar