sábado, 24 de noviembre de 2012

Pequeños despistes






Se puso la camisa, se maquilló, y se perfumó, todo ello con sumo esmero, ya que la cita lo merecía. Hacia meses que ese hombre le gustaba y ahora, por fin, habían podido concertar una cita. Cuando la llamaron por teléfono, se demoró con la conversación y cuando comprobó que quedaban pocos minutos para poder llegar a la cita a tiempo, despistadamente se puso el pantalón con rapidez, se dio un ultimo vistazo y salio por la puerta como un rayo.
Cuando al final de la noche, él le propuso una última copa en su casa, ella ruborizándose y odiándose por su despiste, recordó que llevaba puestas las Bragas, no las braguitas de encaje, las sexis, las que se endosan para una primera cita, sino las Bragas, con mayúsculas, esas que se llevan a veces en casa, esas a las que se les tiene un especial cariño, desgastadas y súper cómodas, pero que nunca se mostrarían ante nadie, ni bajo tortura. Así que usó para salir del paso, una estúpida frase que había oído en alguna que otra película americana, con la cual no estaba en absoluto de acuerdo y con la que se sintió diciéndola totalmente abochornada: “No está bien acostarse en la primera cita”.
A él, ese rechazo le pareció tremendamente anticuado y pueril, pero a la vez, interesante y sugerente y le propuso volver a verse al día siguiente.
Al día siguiente, en su segunda cita, él, cuando al final de la noche, se percató del “pequeño despiste” que había tenido por haberse puesto sin darse cuenta los Calzoncillos, sí, sí, también en mayúsculas, esos tan  horrorosos, que le había regalado su madre para Navidad, con dibujos de corazoncitos y flechas de color rosa, y viendo que ella estaba más que preparada para tomar “la última copa” en casa de uno de los dos, lo único que se le ocurrió fue decirle: “te respeto demasiado para tener sexo en nuestra segunda cita”.
A ella, ese aplazamiento, le pareció tremendamente anticuado y pueril, pero a la vez, interesante y sugerente y le propuso volver a verse muy pronto.
A la semana siguiente, en su tercera cita, ninguno de los dos llevaba ropa interior… ¡ups, que despiste de nuevo…! ¿O no?


18 comentarios:

  1. Vaya inconvenientes, desde mi punto de vista absurdos. Seré algo bruto, pero me parece ideal el atuendo íntimo de la tercera cita.
    Personalmente me ha hecho gracia, ayer metí en la maleta los calzoncillos más ridículos que tengo, que nunca uso, jaja.
    Ciao, parto verso Venezia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata, "de ser brutos" y dejarse de tanta ñoñería :)
      ¡Como te pille algún italiano con calzoncillos ridículos, te echan del país! jajajajajaja
      Buon viaggio, caro amico e torna presto. Muaks!

      Eliminar
  2. Vaya por Dios, y vaya par de tontos: ¿a quién se le ocurre perder un buen revolcón por unas simples bragas?
    Yo, cuando salgo de mi casa, me miro los pies, no vaya a ser que aún lleve las zapatillas de andar por casa.

    Besos Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, Elena, aún me río de lo de las zapatillas... ¡si tu supieras... una vez...! jajajaja.
      Estoy contigo: vaya par de tontos.
      Besitos, Elena-diver :)

      Eliminar
  3. por eso mismo a mis citas voy sin ropa interior

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien hecho, Rodolfo. Es la mejor manera de "acertar" o... de coger un resfriado si la noche sale mal jijijiji.
      Petons.

      Eliminar
  4. jajaja primero recordé El diario de Bridget Jones..después cuando él también cae en similar despiste pensé...y después de todo, vale ser sinceros! jejeje..aunque,claroestá esa "primera impresión" es determinante.
    =)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que eso de "las primeras citas" es un martirio :) y como bien dices, lo único que cuenta es ser sinceros... aunque salgan huyendo alguna de las partes jajajaja.
      Besitos, Neo.

      Eliminar
  5. Lo mejor, ese tercer despiste jejeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mejor y el más "salao" que ¡ya está bien de tanto despiste! :)
      Un abazote, San.

      Eliminar
  6. Nooooooooooo, lo tenían más claro que el agua los dos. Hoy toca!

    Un besito y un cafelito, compi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, sí parece ser que al final no se descuidaron de nada :)
      Un abrazote.

      Eliminar
  7. Bueno un despiste llevo a otro y a una tercera cita sin telas de por medio...jajajjaja ¡que bueno!, me recuerda a la peli de Bridget Jones cuando el prota le ve las bragas hasta la cintura y se espanta ante tal aberración a la lencería femenina.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Lo ves, Gloria? hay cosas que no se pueden mostrar en público y mucho menos en tu primera cita jijijiji
      Besitos.

      Eliminar
  8. Para que tantos remilgos... si de pensamiento ardían en el infierno desde la primera cita. :)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor es ser natural :) ya ves que sucede sino... y ¡cuánto tiempo perdido! :)
      Besitos.

      Eliminar
  9. Me quedo con el “¿O no?” No recordaba que fueran tan complicadas las primeras citas Jajajaja

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, seguro que era un ¿y sí, finalmente? si es que no hay que complicarse la vida, Mari Carmen.
      Besitos y abrazos.

      Eliminar