viernes, 16 de noviembre de 2012

Re de La Mirada





Lleva tanto tiempo ahí colgado…
Siempre me mira cuando salgo afanosamente, cerrando la puerta tras de mí con un golpe, erizando el vello de mi nuca, sintiendo su desaprobación por mis inadecuados modales. Y siempre, inquisitivamente, me observa, cuando entro, escudriñando mi semblante en busca de pruebas que denoten como me ha ido el día.
Lleva tanto tiempo ahí colgado…
Nunca me he atrevido a descolgarlo, a cambiarlo de sitio, a anularlo de mi vida enterrándolo en un desván.
Nunca.
Él me posee y me aterroriza como cuando era pequeña y a la vez, me da seguridad, porque por mucho que cambien las cosas, él sigue ahí, protegiéndome de las novedades insidiosas que pueda darme la vida, y recordándome, que el tiempo es efímero para todos… para todos, menos para él.
Lleva tanto tiempo ahí colgado…
Sé que es un pariente lejano, aunque no recuerdo de que rama, tampoco cual era su oficio y mucho menos, cuál fue su historia. Tan solo sé, que ha presidido la entrada de esta casa desde siempre y así seguirá haciéndolo, porque no seré yo la que lo desahucie de su pedestal, de ese mirador particular, del cual nadie ha osado deponerlo.
El marco, inmenso y decorativo, con sus filigranas doradas, no luce, no llama tu atención, porque la atención, toda la atención, es un privilegio y un déspota requerimiento que tan solo su porte y su mirada, acaparan sin concesiones.
Tal vez un día, logre abstraerme de su influjo y logre mantener su mirada y tal vez, también, un día, pueda reírme de él y lacerarlo mecánicamente con mi burla y  un martillo, y así hacerlo desaparecer para siempre.
Pero por ahora, ese día, aún no ha llegado y es que… Lleva tanto tiempo ahí colgado.

26 comentarios:

  1. Y mira que es fácil, Jujita mía, descolgarlo y colgarlo en el primer contenedor. Ayyy que las hay masoquistas. Quita eso de tu vista que da yuyu, pon la foto de...Paul Newman, por ejemplo, no sé, a tu gustirrinin jujinita que hoy me has provocado tembleque, diosa escribana.
    Besito asíns de grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji Natalí, haré llegar a la protagonista tus sabias palabras, a ver si coge ese martillo de una vez y se deja de tanto rollo :)
      Yo tengo una de Cary Grant, en blanco y negro, sonriendo, que es una delicia jajajajaja, que hay que decorar la casa con "cosas" bonitas ¡diantres!.
      Un besito jujinista enorme pa' ti.

      Eliminar
  2. Todo llega amiga, si te guías por impulsos, ese retrato desaparecerá para siempre en un pis pás. Si te riges por el ¿qué hago, hago o no hago? el retrato se pudrirá colgado en la pared. ¡Hala! Un empujón y fuera telarañas...

    Un beso y cafelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haré otro relato, tal vez dentro de unos años jijijiji, donde la sufrida protagonista logre derrocarlo de su pedestal, así aprenderá a ser más fuerte, "Censu" :) y en un plis plas, todo solucionado.
      Un abrazote.

      Eliminar
  3. Pues espero que si tu no te decides, esa puntilla de la que cuelga empiece a sufrir los años y caiga. No lo colgaras y podrás llamarlo pereza...
    Que buen invento el de los trasteros, es el primer paso hacia el contenedor :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ains, Matices! que prácticas que llegamos a ser... y que complicados nuestros protagonistas, ¿eh? Lo dicho, en algún momento, haré que la pobre encuentre su Norte... o el desván :)
      Besitos.

      Eliminar
  4. ¡Ay, la de cosas que no descolgamos de nuestra vida! ¿Costumbre quizá? De todos modos, hay cosas a las que damos demasiada importancia, y creemos que no hacemos bien cambiándolas de sitio o arrojándolas a la basura, pero ya te digo, el día menos pensado quitamos el clavo, tapamos el agujero y ¡a otra cosa, mariposa!

    Un beso Juji, guapetona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos, mi pobre protagonista, está subyugada bajo un cuadro... mejor eso, que llevar un amuleto enorme y pesado, colgado toda la vida del cuello y no poder desprenderse de él... esos sí que lo tienen más crudo jajajajaja.
      Otro besazo pa' ti, encanto de persona.

      Eliminar
  5. Entiendo esas presencias autoritarias que están aunque a veces no sepamos para o por qué, y mantienen una autoridad que es más moral (mira que queda mal la palabra moral con lo que quiero decir) que de otra clase.
    Bueno el relato, muchos besos, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son las imposiciones irreales a las que se dan crédito sin una lógica acptable... el cerebro humano se las trae Juan Carlos, ya lo sabes :)
      Besitos enormes para ti, mi querido amigo.

      Eliminar
  6. Pues sabes que creo? Que deberías quitarlo. Sólo hacer frente a esa mirada me espeluzna. de modo que tener que pasr ante ella todos los días, para mí sería un seterno suplicio.

    Gran relato.

    Saludos, de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A petición popular, haré que un día logre quitarlo de su vista y que cambien las vistas :)
      Un placer volver a verte por aquí Josef.
      UN abrazo.

      Eliminar
  7. Hay dictaduras que sobreviven aún a las muertes...
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y dictaduras absurdamente impuestas por nosotros mismos, Neo...
      Un abrazote.

      Eliminar
  8. No será el retrato de Dorian Grey?
    muakssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji, pues igual, si me apuras, tiene algo que ver con ello :)
      Muakssssssssss

      Eliminar
  9. Invitación
    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven acá, y, deja un comentario, para Yo seguí tu blog.

    http://www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo no?... voy ahora a visitar tu blog.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Esos ojos Juji son terriblemente inquisitivos, si no lo descuelgas dale la vuelta, chica que mira a la pared, señor si que da un no se qué... Genial tú.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero si este cuadro reside en la vida de la protagonista! ¿cómo puedo hacer para que reaccione y lo cambie de sitio o le de la vuelta? tal vez escribiendo otra historia... jijijijijijiji
      Besazos San.

      Eliminar
  11. esa mirada testigo de tantos avatares de tantas rutinas de memoria. cuando lo quite será el momento. ni antes ni después.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen y sabio comentario, Rochies... dejaremos que llegue el momento adecuado :)
      Saludos.

      Eliminar
  12. Los temores y los miedos a veces nos hacen sentir seguros ¡que controversia!,¡no? pero quizás va siendo hora de desterrarlos y sustituir esos ojos vigilantes y amenazadores por una puerta abierta a otro tipo de vida porque el tiempo apremia.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dicho, Gloria, tal vez debería escribir una historia liberadora y así dejar a la protagonista libre de esa mirada :)
      Besitos.

      Eliminar
  13. Tirar objetos es fácil, desprenderse de lo que significan, complicado. Entiendo perfectamente a tu personaje, espero que lo consiga :-)

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también espero que lo conseguida, Mari Carmen... me pondré a ello, cuando las Musas decidan :)
      Besitos enormes para ti.

      Eliminar