sábado, 1 de diciembre de 2012

Solo para mí





Y yo que creía que a mi paso, se inclinaban reverencialmente ante mí.
¡Me sentía tan importante y especial!
Incluso llegué a pensar que era pura hechicería, porque cuando hacía siempre ese recorrido y a esa hora, ahí los encontraba, perfectamente alineados y en esa postura tan perfecta. 
Y sólo para mí.
Los saludaba con una inclinación de cabeza, a modo de reconocimiento... hasta que alguien me explicó con aire se suficiencia, que los girasoles buscan el sol, con un movimiento limitado, pero eficaz, llamado tropismo.
Y ahí acabó mi momento de gloria y pleitesía vegetal.

Que manía tiene la gente, con destrozar la fantasía, con la simple realidad.

¡Oh, oh! Ahí veo un sauce llorón, con su follaje tremendamente elegante… creo que intenta decirme algo con su fluctuante i críptico vaivén…

10 comentarios:

  1. Así, manteniendo siempre la fantasía.
    Y vade retro aguafiestas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que no hay manera, Juan Carlos, y además, siempre son los mismos... ¡pesados sin escrúpulos! jijijijiji.
      Un besazo enorme y muchos besitos.

      Eliminar
  2. ¡Cachis! ¿quién ha sido el inconsciente?
    Cuando mi hija tenía 6 años y mi hijo 9, éste informó a su hermana de quienes eran los Reyes Magos. En ese momento lo hubiera estampado contra la pared. ¡Menuda conversación me saqué de la manga y de los sesos para enmendar el error!

    Por cierto, por aquí están los olivos llenitos de esmeraldas para que te fabriques un collar.

    Un beso Juji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo que me has hecho reír, no tiene precio! Elena, la historia con tus hijos y su desenlace, gracias a la imaginación de su magnífica mamá, es maravillosa... eres genial.
      Y lo de los olivos... que bonito ¡por dios! :)
      Besazos, mi querida amiga.

      Eliminar
  3. Si Juji, es que creo que hace un poco de viento y de ahí su vaivén... y no es que quiera fastidiar jajaaj!
    Cree lo que te haga feliz y a los realistas empedernidos pues que ¡les den! ellos se lo pierden y por eso van con esa cara de siesos permanentes.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji, sé que no quieres fastidiar, Gloria, y tan solo das un dato meteorológico ;)
      Estoy de acuerdo contigo: ¡que les den con tanto pragmatismo!
      Besazos.

      Eliminar
  4. La imaginación y la fantasía siempre van por delante de la desilusión. Los niños sobreviven aún cuando descubren o les cuentan que Papá Noel, son dos, Papá que es papá y Noel que es mamá.
    Suerte con el sauce. Seca sus lágrimas y puede que le hagas reír como a mi.
    bsssoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lágrimas del sauce secadas :) y este nuevo amigo árbol-mágico, sigue explicándome como robar sonrisas.
      Besitos, querido Spaghetti.

      Eliminar
  5. Escucha la canción del llorón sauce, llora porque se ha quedado desnudo sin acordarse de las primaveras, los aplausos del girasol y sus movimientos les provocan tortículis y callos de hojas, no obstante se curan comiendo pipas.
    Feliz lunes imaginativa, jujinita, feliz semana que ha empezado de perlas con tu bello cuento mágico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ya estamos a miércoles ¡cómo pasa el tiempo! Y sigo pensando en que tu magia es la de regalar bellas palabras con tus magníficos comentarios, mi querida Natalí.
      Jujinis enormes :)

      Eliminar