jueves, 31 de enero de 2013

Hablar. Escribir. Sin límites- Jueves literario







-Repítamelo otra vez, por favor, porque sigo sin entender, porqué el hombre, con quien dice que tenía su primera cita, se tiró del balcón de un tercer piso.

-Pues eso digo yo, señor agente, sigo sin entender que ataque de locura le cogió... Escriba, escriba, mientras hablo, que quede to bien clarito pa’ la autoridá….

Verá, señor agente, yo a ese hombre es la primera vez que lo veía en mi vida. Si es que no te puedes fiar de nadie. Lo conocí en un Chats de esos, que me dijo mi sobrina que se ligaba. Quedamos aquí en esta pensión y después de tomar un vinico y hablar de cuatro tonterías, pa caldear el ambiente, pues me quise poner cómoda como hago en casa y ahí empezó todo. Bueno, en principio, lo único que hice fue quitarme la faja que me esconde de barriga y me levanta el culo, porque sino, ya me dirá usté, señor agente, como íbamos a follar. Pues eso, aunque ya lo vi rarillo, seguí y me saqué las lentillas de color azul, que ya me molestaban esas cosas en los ojos, que mi amiga Maripili la muy zorra mentirosa, me había dicho que eran muy cómodas, pero ¡que va! y me puse mis gafas, que soy miope, señor agente, ¿sabe usté? Es que tengo los ojos marrones y un poco bizcos y las gafas aunque están un poco antiguadas, es lo más cómodo que existe... pero bueno, que me pierdo, que le decía, señor agente, que ya empecé a ver en él signos de locura, porque empezó a sudar y a tener ese nervio en el ojo que tiene los locos. Cuando me quité el guanderbrá, o como se llame, no vea usté, como le fue aumentando el tic y el cambio de color de su cara... uf, señor agente, le digo yo, que ese hombre no estaba bien y que no había visto en su vida unas tetas, porque sino, tampoco habría puesto esa cara de susto, porque las tengo caídas, señor agente, pero muchos las querrían tocar. La coleta postiza, que Maripuri, mi peluquera, me dijo que era lo que más se lleva ahora, viendo el estado lamentable en que se encontraba el hombre, me la quité como una estrella de cine, o sea se, señor agente, usté ya me entiende, con movimientos suaves pa no asustarlo, y ahí ya empezó a murmurar algo así como "dios mío, dios mío...me quiero morir" y cuando me quité las uñas de porcelana a mordiscos pa no perder tiempo, porque pensé que le iba a dar un patatús antes de fornicar conmigo, va y se tira por el balcón el muy desgraciado.
Mireusté, señor agente, ¡si es que no te puedes fiar de nadie!
¿Está to apuntao?





23 comentarios:

  1. Jujinita, los hay muy tiquismiquis, no aguantan una metamorfosis, flojos ellos. La bellesssa está en el arma mía, y olé.
    Pos nada Juji, que te has despachado hablando y tecleando a gusto. Petons molts.

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, no me extraña que el pobre hombre se tirara por el balcón, y no por la fealdad sino por la mentira.

    Un texto muy divertido Juji, me hiciste sonreír.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, vale, que te crees que has exagerado no?, ya te contaré yo a ti un dia que esto de las citas a ciegas es todo un mundo y que la realidad supera la ficción, imaginate la cara del que quede conmigo y en cuanto me mojo sale mi cola de pez, ;P, miles de besosssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  4. es que los hombres nos conocemos , tenemos unos arranque que si no hay alguien cerca que nos sujete, nos tiramos por un balcón...fijo

    ResponderEliminar
  5. jajajaja pobre tipo!...con la que se encontró!
    =)

    ResponderEliminar
  6. jajaja! No sé si el oficial habrá dejado por escrito cada detalle, pero que habrá terminado de comprender las razones del suicidio de ese pobre hombre, eso tenlo por seguro!
    Muy gracioso el relato! Me encantó! (solo le faltó que la mujer se quitara la dentadura porque le molestaban los postizos al hacer sus declaraciones!).
    Besitos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  7. Pues el agente es un poco lerdo, porque yo lo entendí a la primera.
    Para saltar y con carrerilla ...
    Me he reido, amiga, muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. ¡ qué bien nos deja una carcajada y más con los tiempos que corren!

    Muy buena idea. Bien llevado el relato. Con ganas de no llegar al punto final, y eso dice mucho a favor de quien escribe un buen texto

    abrazos jueveros

    ResponderEliminar
  9. Está escrito con cierta maldad, muy interesante.
    La historia de una desilusión. Un argumento a favor de los detractores de conocerse por Internet.

    ResponderEliminar
  10. Hola, genial pasar por tu blog, es bien interesante, un gusto estar aquí, te invito cordialmente a visitar el Blog de Boris Estebitan y leer un poema cómico mío titulado “El baile de Snoopy”

    ResponderEliminar
  11. Pensaba en la cara del agente, perplejo debe estar, y ya no estoy tan segura que haya anotado todo.

    Lindisima cuota de humor, con esa pizca irónica.

    ResponderEliminar
  12. Jajajajaja. Juji, hay dos cosas que no termino de entender:
    1.- ¿Porqué no la tiró a ella por el balcón?. seguro que nadie la iba a reconocer con todo el andamiaje desmontado.
    2.- ¿Seguro que el agente aguantó estóicamente sin salir también corriendo?.
    Divertidísimo relato que me trae a la memoria el "Cuidado con Paloma, que me han dicho que es de goma" de Emilio Aragón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. juji, que ya me habìa reìdo con esa imagen de la maravilla!
    pero luego todo ese relato y con orígen en el chat, me ha desternillado de risa.
    hasta me he olvidado de este farragoso verano de buenos aires.
    gracias por eso!!

    ResponderEliminar
  14. Juji de mi corazón, que estampa, jajajaja fiate de la primera impresión jajaja, como para no morir de espanto jajajaja. Que gusto reir sin límites.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. acabo de leer a un compañero o compañera, para mí nuevo-a. el susodicho-a me he hecho descojonar, pero...tú...ay que me meooooooooo¡¡
    mi
    en
    hora
    bue
    naaaa
    medio beso.

    ResponderEliminar
  16. Siempre lo haces... me sacas de mi compostura y emito un gran... jajajajaja
    Uyss, perdón... espera que me pongo seria de nuevo... Ya lo sabes ¿no? me encanta... jajaja...(vaya no lo logré)
    Genial!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  17. A eso se le llama tener la autoestima alta, total por unos arreglitos de nada para causar buena impresion...estos hombres no hay quien los entienda jajajajaja. Que bien sientan unas risas, amiga.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  18. No por previsible, menos divertida. El dibujo ilustra mucho.
    Los "chats" tienen eso, escribes, escribes y escribes, pero no tocas, no tocas, no tocas... nada
    Abrazos

    ResponderEliminar
  19. Pues si era un figurín la moza! No sé que quieren los hombres ¿la perfección??? Que se quite él los pantalones y la camisa y a ver qué sale, unas piernitas de palillo, unos pies con uñas de metro y medio oliendo a roquefort, calcetines con patatas, cuatro pelos lisos separados por dos kilómetros cada uno, blancura total... calzoncillos de algodón amarillento blandos y caídos, la panza peluda como una sandía de cuarenta kilos, unas pechugas para una talla 200 y el cuello afeitado con ralla hasta el escote de la camiseta sport...

    Ya no subo más que me tiraré yo!!! :))))

    Un beso y un cafelito, compi!

    ResponderEliminar
  20. Jajaja Juji me morí de risa con este relato!!! Es tan cierto eso de los chats, algunos ponen fotos de su adolescencia, o que los favorecen, incluso hasta falsas y en el momento del encuentro más de una vez el otro sale corriendo.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  21. jajajajaja... mira vaya que relato muy entretenido y gracioso me ha gustado mucho, vaya que encuentro eeee jajaja...

    ResponderEliminar
  22. Gracias por vuestros comentarios, pero sobre todos... por el placer regalado con vuestras sonrisas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar