viernes, 8 de febrero de 2013

Cálida mentira





Hoy hacía mucho frío. Mucho frío para esta zona en la que vivimos, en la que el clima invernal me hace reír, yo que vengo de un lugar donde el frío me cortaba los labios, entumecía mis miembros y muchas veces, me hacía llorar involuntariamente…

Hoy hacía mucho frío. Y esta temperatura al fin ha hecho, que estrenaras los guantes de piel que te regalé. Hacía más de dos inviernos que deseabas ponértelos… tú que vienes de un clima cálido y seco, donde en tus inviernos soñabas con ponerte una bufanda y ver la nieve, cuando salías en plena navidad en manga corta y mirabas hacia el norte y nos envidiabas…

Hoy hacía mucho frío. Cuando después de una mañana maravillosa, hemos optado por ir a comprar algunas cosillas necesarias y a la vez innecesarias, al salir del supermercado, he notado que había un hombre sentado en una de las puertas externas, pero en mi abstracción de la realidad casi no he sido del todo consciente de esta visión. Pero tú sí lo has sido.

Hoy hacía mucho frío. Hacía tanto frío, que me has dicho que espera dentro del coche un segundo “que ahora volvías”. Pero al ver que tardabas, he salido y con la bofetada del aire glacial te he visto… estabas hablando con el hombre, al que no puedo llamar mendigo porque no mendigaba, pero sí que, ahora me percataba, era un ser humano necesitado. Te habías puesto a su altura y en cuclillas, intercambiabas algún tipo de diálogo, después, estupefacta, he visto como le dabas tus apenas estrenados guantes y él se los ponía, como le chocabas la mano y como has emprendido tu vuelta al coche cabizbajo.

Hoy hacía mucho frío. Frío que me recordaba las lágrimas involuntarias de antaño. Lágrimas que hoy, cuando me he subido al coche, antes de que tú me vieras, han sido calientes y llenas de un temblor dulce a corazón abierto.

Hoy, que hacía mucho frío, cuando hemos llegado a la protección del hogar, te he preguntado por tus guantes “que no los llevas puestos” y “espero que no los hayas olvidado por ahí” y tú, tú me has contestado: “lo siento, pero los he perdido... y mira que hoy, hoy hacía mucho frío para no llevarlos puestos”.

Sí, hoy hacía mucho frío, pero creo que jamás he sentido tanto calor en mi corazón. 

16 comentarios:

  1. Muy entrañable y solidaria tu entrada Juji...
    Que cunda el ejemplo.
    bsssosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi querido amigo de letras y cálidos momentos.
      Esta vez no he podido evitar "robar" esa realidad que supera a la fantasía y plasmarla... y hacer protagonista a alguien, esta vez real, que lo merece realmente.

      Eliminar
  2. Una entrada muy emotiva Juji. Tu pequeño homenaje a la solidaridad me ha emocionado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Venga! pronto intentaré hacerte reír, Elena :)... pero si hoy ha tocado emoción, mejor que mejor.
      Gracias. De verdad.
      Un fuerte y sincero abrazo.

      Eliminar
  3. Hoy hace demasiado frío por todas las calles Juji y parece ser que muy dificil encontrar esa solidaridad, El que más tiene más quiere.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencida, San, de que hay más solidaridad de la que sabemos (o nos informan los medios). Estos gestos "Ínfimos" son los que al final pueden obrar milagros.
      Un besito bien cálido para ti.

      Eliminar
  4. No se atrevió a decir que lo había regalado a alguien que los necesitaba.
    Me costo entender la historia, pero ya capté la idea. Bien escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí se atrevía a decirlo, "Demi" solo que no le dio "importancia" a su gesto... porque no deseaba "pavonearse" ante algo tan "normal y humano", por eso decidió decir una "mentirijilla".
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. juji, què instante tan calentito para el corazòn!

    abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo fue, lo fue. Y estos pequeños gestos marcan la diferencia entre un día normal y un día "diferente".
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Un bello acto. A veces nos cuesta desprendernos de ciertas pertenencias, más cuando poseen un valor afectivo... y más si son realmente necesarias, como calmar el frío cuando realmente duele, porque petrifica cada uno de los dedos. La frase final, es de una comprensión y admiración silenciosa. Solo el corazón con sentimientos verdaderos puede entender estas cosas! Lindo escrito, linda enseñanza.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo añadir mucho más a tu comentario, Gaby*... perfecta exposición.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Tu relato tiene un gesto tan humano como unos aspectos igualmente muy humanos, como ese regalo de los guantes que quien recibe casi no usa ... recuerdo regalos de esa clase.
    Me gustan tus relatos, pero este registro en concreto me llega mucho.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé a que aludes con esos regalos que casi no se usan... aunque en este caso, su "no-uso" venía impuesto por las cálidas temperatura invernales.
      Me gusta saber que mi emoción te ha llegado. No lo dudaba.
      Besos y abrazos, amigo.

      Eliminar
  8. Un relato, que dice tanto de la clase de ser humano que tienes a tu lado. Estoy tan orgullosa!
    Tata, me has hecho llorar. Pronto, reiremos y lloraremos,pero de alegría.
    Os quiero!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, muy pronto...
      Hasta ahora, tata-isa.

      Eliminar