martes, 26 de febrero de 2013

¡Torero!





La mirada impenetrable. 
El porte impecable. 
La paciencia, infinita. 
La mente receptiva. 
El recuerdo de otras veces, indeleble. 
La percepción del momento, cristalina.
Sin capote. Sin público. Sin aplausos. Solo ante el peligro.
Solo ante ella.

Durante minutos eternos para él y efímeros para ella, tan solo se oyen sus protestas, la controversia sobre derechos que cree pisoteados, y exige sin pudor y sin estupor contiendas sin rehenes, y constantes noches de luna llena sin estrellas.

Y él, impertérrito asiente. No habla. No se amilana.

Cuando acaba, ella sudando, se abraza a él con el corazón desbocado y lágrimas de arena. 
El monstruo que habita en ella ha sido de nuevo liberado y sacrificado… hasta dentro de veinte y un días. 
Y con la calma que se respira tras el tsunami, ahora sí, no puede más admirar a ese ser y gritar en silencio: 
“¡Torero!”

15 comentarios:

  1. Duro el relato ¡eh!, hasta yo he sentido miedo de no poder llegar al final.
    Hay personas y sus circunstancias que no son nada fáciles de lidiar y uno debe ser un auténtico MAESTRO para poder llenarse de valor y echarle el arrojo que el momento aclama.
    Y esa soledad...., ¡me ha dejado mal cuerpo y todo!
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
  2. Caramba, qué inquietud, muy bueno, bravo.

    Respecto a los pecadillos del entrada anterior, me he reído mucho porque la parecía que ibas a describir las "cualidades" del pedófilo de turno :))))

    Un beso, he disfrutado. Cafelito para ti.

    ResponderEliminar
  3. Genial Juji, te ha salido un texto breve pero intenso, de ésos que a mí me gustan.

    Y es que hay personas difíciles de sobrellevar. Como dice la canción "hay que ser torero, poner el alma en el ruedo..."

    Un beso Juji.

    ResponderEliminar
  4. Espero y deseo que fuera una buena "faena", templando con cariño y en todo lo alto. !Olé! hasta dentro de 21 días. Besitos jujinitos.

    ResponderEliminar
  5. Lidiar un buen toro en silencio y sin inmutarse es una gran faena.Te felicito por el texto.

    ResponderEliminar
  6. Ah, me encanta este relato, por fin un merecido reconocimiento a uno de los nuestros (los del género masculino).
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. La afición no recomienda torear en luna llena.
    Tu si que eres torera Juji y cada día superas tu faena.
    bssoss

    ResponderEliminar
  8. Alparecer, la faena ha sido de orejas y rabo. Bravo por el torero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me descubro, mi montera a tu pie por tal faena.
    Abrazos en seda y oro.

    ResponderEliminar
  10. Aquests dies en què les dones ens tornem isuportables,reconec que es fa difícil la nostra companyia, però tot té solució si tens un xic de paciència,( fins els 50, ja falta menys). Ara que és d'admirar l'enteresa amb la que ens suporten els que ens estimen.
    PD: Ho dec haber interpretat malament...
    un petó

    ResponderEliminar
  11. Muy buen relato! Y original. Al cura le ha dado un síncope de oír tantos pecados jajajajjaja!

    Bss.

    ResponderEliminar
  12. Ole, Ole y Ole, buena faena la del maestro, una vuelta al ruedo y hasta dentro de 21 días . ¿tantos?
    Bravo Juji, un beso.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. intenso tu texto lleno de sabrosas letras
    un abrazo con afecto

    ResponderEliminar
  15. Hola que tal, mi nombre es Vania y soy webmaster de algunos blogs... me gusta mucho tu blog y quería pedirte permiso para enlazarte a mis blogs, Así mis usuarios podrán conocer acerca de lo que escribes.

    si estás interesado o te agrada la idea, contáctame a ariadna143@gmail.com para acordar el título para tu enlace. Y si no fuera mucha molestia, me puedes agregar tu también una de mis webs. Espero tu pronta respuesta y sigue adelante con tu blog.

    Vania

    ResponderEliminar