lunes, 7 de octubre de 2013

En otoño...


Voy y vengo, salgo y entro, leo, río, me emociono y siento, pero no espero un atardecer para vibrar por dentro. Desciendo, subo, abro y cierro; cierro con llave los momentos.
La noche me trae recuerdos, los enlazo, aprieto y sello. No busco la lógica, aunque tampoco la reniego.
De la estantería más alta, elijo el tomo más viejo, el de que tanto leerlo, me acompaña con letras y mantra en griego.


Como siempre, me perdí. Otra excursión con los amigos, que acabaría, primero con su resabida búsqueda del arca pérdida (osea, yo) y después con la celebración del hallazgo del tesoro (también yo). En la celebración recibiría todo tipo de comentarios y reproches, pero ya estoy acostumbrada.
Pero empecemos por el principio.
Cuando dejé de oír sus risas, parloteo y respiraciones forzadas por la marcha, ya era demasiado tarde. Siempre me tomo mis despistes como algo con lo que no puedo luchar y mi aceptación, por fin, me tranquiliza. ¿Qué más da? Uno no puede estar constantemente luchando contra sí mismo. Así que me adentré totalmente en aquel bosque sin objetivo alguno, sin prisa y sin pausa. Y ahí estaba.
Una casa dibujada en el paisaje, de tan proporcionadamente irreal, era perfecta, con todas sus imperfecciones. Y como un Hansel o una Gretel me atrajo sin remedio, aún no siendo de chocolate sino de argamasa, pérdida entre moho, enredaderas y verde sin definición, por doquier.
Entré. Sí, así, sin llamar, como una vulgar dominguera sin educación y sin sentido de la propiedad privada. Y es que, no pude evitarlo. La casa me atraía y me arrastraba hacia ella como si yo formara parte también de sus entrañas y ella de mi ser; de mi perdido ser.
El interior era otro capítulo a parte, pero si tu tuviera que describirlo en una sola palabra, sería Primavera. La infinidad de flores que reinaban en ese modesto reino, eran la exacta visión misma de la belleza. Me quedé como cactus desértico sin movimiento eólico que lo meciera. Y como si la primavera tuviera voz de mujer, entre sus colores se alzó una suave melodía que formó la frase "¿te has perdido?".
¿Perderme? Imposible. Yo pertenecía a este lugar. Sin embargo, con gran apuro, conteste: "Sí".
-Quien se pierde, es por una razón, hija.
-Pues entonces, yo no hago más que buscar razones, señora, porque no hago más que perderme.
Se rió con una cascada cristalina de agua pura y yo la seguí, con mi ronquido entrecortado, que por primera vez en mi vida no me avergonzó. Por fin podía reír como una cerdita, a mis anchas, y acompañada de melodía, esencias y colores. Que lujo, en tan humilde cubículo.
Y cuando mi concierto estaba al punto de finalizar por puro agotamiento, sin previo aviso ella me espetó:
    - La estupidez de aquellos que te rodean, no debes asumirla tú. Asume tan sólo la tuya, que es suficiente. No intentes cambiar algo de los demás, cuando no estás dispuesta a cambiar un ápice de ti misma. Deja de quejarte por ser soñadora, mejor soñar que vivir realidades que tanto desaniman. Deja de intentar que todo el mundo sea feliz, jamás lo lograrías. ¿Sabes por qué nunca dejas de perderte? porque...
Y cual Alicia, desperté. Una algarabía de voces y llantos y unos violentos embistes, lo hicieron posible. Me dolía enormemente la cabeza y no entendía nada.
Me explicaron que me había golpeado la cabeza con una rama y por lo visto, me había desmayado. Mi onírico recorrido, junto con la alegría de por una vez, no haberme perdido, me hicieron incorporarme con una sonrisa bobalicona y una sensación sin igual. Lo único fuera de lugar, era una flor marcada con sangre, allí donde debía haber un tremendo chichón por el impacto. Hecho al que cada uno de mis amigos, atribuyó su lógica para dar una explicación.

¿Y si la Señora Primavera existió de verdad? ¿Y si en Verdad estuve en esa casa y a punto de descubrir la esencia de la vida? ¿Y si...?
En verdad os digo, que cuanto más me pierdo, mejor me hallo.

16 comentarios:

  1. Tienen música tus letras, la música de los libros viejos, de los recuerdos de los cuentos.
    Un bsazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmmm, palabras que saben a gloria, canela y vainilla. Gracias, Spahetti, por estar siempre, desde el principio ahí.

      Eliminar
  2. ¡Pero bueno! ¿por dónde andabas? pensé que habías desertado sin despedidas ni nada.... ha sido una alegría volverte a leer, sabes que te guardo un gran cariño pues tu blog fue de los primeros que comencé a leer una vez llegada a este mundillo.
    Mal perdida y mejor hallada, así lo siento.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah! Dulce Gloria, yo también disfruto y estoy encariñada con tu blog y ya no digo de tus escritos, que tanta originalidad rezuman. Aquí seguiremos, hasta que el cuerpo aguante :) UN besazo enorme.

      Eliminar
  3. Esto es lo que yo llamo volver a lo grande. Un precioso sueño que te llevó, quién sabe, a vivir una realidad. Precioso texto Juji.
    Un beso. Me alegro de volver a verte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo de volver a verte a ti :) La verdad es que es una gozada volver y encontrarme con buenos y grandes amigos. Gracias, corassón :)

      Eliminar
  4. Qué bonito, Juji… Me he reído, he soñado y sobre todo he reflexionado. Y no olvides que no es malo perderse. Como dijo Gilbert Keith: “El único modo de estar seguro de coger un tren es perder el anterior” :-)

    Me alegro mucho de que hayas regresado. Se te echaba de menos.

    Besos y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Carmen, y yo te doy las gracias inmensas a ti también por tus palabras y tu gratísima visita. Un besazo enorme.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Las ganas nunca han faltado, Rodolfo :) Es Cronos que abusa de mi ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Juji buenos consejos los que entre sueños le dieron a esta protagonista,yo los pienso tener presentes, Y bueno si hay que perdersem pues se pierde una, que tambien es preciso.
    Un abrazo y un placer leerte,.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡San! Que alegría verte :) Perdámonos, sí señora que a veces va bien desconectar-
      Un fuerte abrazo. Muaks.

      Eliminar
  7. La última frase es gloriosa. Y algunas anteriores también. Me encantó esa de que que es mejor soñar ...
    Me encantó volver a leerte por aquí. Un besazo así de grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfecto :) Y a mi verte y leerte por aquí.
      Así de grande es el mío también de besazo y abrazote.
      Hasta ahora, JC.

      Eliminar
  8. i el gust que dona deixar-se anar,....mmmm!!!!!!
    Quan la imaginació es converteix en vapor que ho amara tot, no et queda més remei que summergir-t'hi, i seguir, com una gota d'aigua més, allà on et porti.
    Una forta abraçada per aquest niu de'històries que t'impregnen, i que per sempre t'acompanyin,....
    molts petons,
    Victòria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I si les histories sempre m'han d'acompanyar, espero que vagin de la mà dels teus increibles comentaris i la teva amistat.
      Muaks!

      Eliminar