miércoles, 8 de junio de 2016

200 y más



Era inútil intentar no perderse en esa bruma, porque ya no podía despojarse de una frase, de un olor, de una risa, de una caricia o de una cara y su historia... solo era cuestión de poder escribirlas un día y otro y otro...





Doscientos. Doscientos escritos publicados.

Gracias, adorados destellos de fantasía.

2 comentarios:

  1. Pues es precioso. Me ha gustado mucho como has contado esa situación.
    Y no, que no te dejen esos destellos de fantasía. Gracias a ellos disfrutamos esos escritos con ese sello tan tuyo que tanto me gustan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, querido amigo.
    Seguiremos por esos senderos, siempre que podamos y que siempre podamos coincidir.
    UN ENORME BESO.

    ResponderEliminar