viernes, 18 de mayo de 2018

No es abandono...







Siento que te he fallado al no presentarme cuando me llamabas. Lo hacías a tu modo, es decir, de una manera que nadie puede descifrar, ni tan solo yo, pero hacías ya meses que te echaba tremendamente de menos y lo absurdo de la situación es que estábamos a cinco minutos, una de la otra. Te presentía, te añoraba y cada vez que pasaba cerca de tu casa, tenía unas ganas irrefrenables de ir a verte, pero las circunstancias de las personas siempre lo estropean todo. Yo, deprimida como nunca lo había estado y tú, envuelta en una situación familiar, por parte de los humanos que cuidaban de ti (y tú de ellos) la cual, imagino, no entendías nada.
Añoro tu saludo, tan entusiasta que me dejabas llena de pelos y babas y una felicidad sin fin. Me reconocías a quilómetros de distancia y empezabas a avisar con tus ladridos de mi llegada, como si fuera una fiesta… como si mi presencia te llenara tanto como a mí la tuya.
Me siento tan triste… quien te amaba con tanta fuerza que duele tanto como respirar sin aire, me ha dicho que no llore que no esté triste, que te recuerde con felicidad, que recuerde todo lo que me ofreciste tan desinteresadamente como solo el mejor amigo del hombre puede hacerlo… prometo intentarlo, de veras, pero solo si tú me prometes que allá donde mores, seguirás siendo tan bella, cariñosa y esplendida como siempre. Solo así, podré olvidar el dolor y, sobre todo, este sentimiento de no-abandono que me oprime el corazón.

2 comentarios:

  1. Fffffffff pues yo lloro solo de sentirte triste mi juji, era un sol de ser y al igual que yo te amaba solo por como te sentimos y presentimos...

    Gracias por compartir algo tan basico e instintivo conmigo.

    Siempre estaras en nuestros corazones tuka...

    ResponderEliminar
  2. Sentimientos a flor de piel...
    No tengo más palabras, se han agotado por hoy.
    T.A. tantíssimo BB.

    Adios, mi Tuka bellísima.

    ResponderEliminar